El Paso

En votaciones, define Texas su futuro

Tras la contienda más cara en la historia estatal, Abbott y O’Rourke se enfrentan para gobernador

Associated Press / El ex congresista de El Paso y el gobernador

De la Redacción / El Diario de El Paso

lunes, 07 noviembre 2022 | 23:08

Tras protagonizar la carrera electoral más cara en la historia de Texas –con un desembolso total de 200 millones de dólares entre ambos bandos–, hoy martes 8 de noviembre ha llegado el momento de la verdad: los votantes del estado definirán a su próximo gobernador.

Culmina una campaña en la que el titular republicano –el gobernador Greg Abbott– enfrenta a un retador demócrata con el menor diferencial de votos conforme a las encuestas, en tanto que el ex congresista paseño Beto O’Rourke se arriesga a perder su segunda elección a nivel estatal consecutiva en cuatro años.

La votación temprana terminó el viernes con unos 4.8 millones de sufragios emitidos por adelantado, poco más de la mitad de los 9 millones que participaron en la candente elección presidencial del 2020. 

En una campaña llena de sobresaltos, tanto Abbott como O’Rourke manejaron mensajes similares: su contrincante es terrible para el futuro de Texas. En sus discursos emplearon miedo y pavor mezclados con algo de esperanza y aspiraciones.

Abbott, el titular republicano, dice que continuará con una filosofía conservadora que mantendrá a Texas, bueno, Texas. Él dice que O’Rourke, su retador del Partido Demócrata, es demasiado liberal y marcaría el comienzo de una era de socialismo y arruinaría el éxito económico del estado.

El ex congresista de El Paso dice que la economía de Texas está prosperando a pesar de Abbott, quien le falló al estado al permitir que se disparen los impuestos a la propiedad, no fortalecer la red eléctrica del estado, no hacer nada para frenar los tiroteos masivos y firmar una prohibición del aborto sin excepciones para las víctimas de violación e incesto.

El próximo gobernador establecerá la agenda de dos sesiones legislativas –una programada para enero– y servirá como ejecutivo para numerosas agencias que operan bajo el presupuesto de dos años de $248 mil millones aprobado el año pasado.

Un demócrata no ha ganado una carrera estatal desde 1994, y la última en ganar una contienda para la gubernatura fue Ann Richards en 1990. Si Abbott gana, los republicanos continuarán con su dominio estatal. Si O’Rourke logra algo sorprendente y la Legislatura permanece bajo el control del Partido Republicano como se espera según las encuestas, el Gobierno estatal se dividirá.

Puestos claves en juego 

La mayoría de los electores texanos están familiarizados con la parte superior de la boleta: la batalla entre Abbott y O’Rourke.

Más allá de eso, hay varios puestos electorales estatales muy importantes en juego. El vicegobernador Dan Patrick, un republicano que preside el Senado estatal, se enfrenta al demócrata Mike Collier. Y el fiscal general republicano Ken Paxton, cuyas agresivas demandas contra la administración de Biden y las empresas de redes sociales lo hacen influyente a nivel nacional, se enfrenta a la demócrata Rochelle Garza. 

También hay contiendas a nivel estatal para comisionado de Agricultura, comisionado de Tierras, contralor, la Corte Suprema estatal y la Corte de Apelaciones Penales. En todas las contiendas estatales, los republicanos son fuertemente favorecidos.

En el Sur de Texas

La mayor tensión probablemente estará en el Sur de Texas, donde tres contiendas por el Congreso están atrayendo la atención nacional, debido a la posibilidad de victorias republicanas en distritos de mayoría hispana.

Al representante federal Henry Cuéllar, un demócrata moderado de Laredo, lo enfrenta Cassy García. 

Hay un fenómeno por más interesante. El demócrata Vicente González tuvo que postularse por un distrito distinto al que representa en Washington, tras la redistritación que realizaron los republicanos después de darse a conocer los resultados del Censo. Ahora se enfrenta a la representante federal Mayra Flores, una republicana que ganó una elección especial para el escaño a principios de este año después de que el demócrata titular renunciara. 

Por último, la republicana Mónica De La Cruz y la demócrata Michelle Valejo se están enfrentando por el antiguo escaño de Vicente González, que fue rediseñado para dar a los republicanos una mejor oportunidad de ganarlo. 

Si los republicanos pueden ganar dos de esos escaños, será un impulso para sus esfuerzos por ganarse a los votantes hispanos. Si ganan los tres, será un terremoto político, asegura The Texas Tribune.

Legislatura republicana

El nuevo trazado de las líneas distritales de la Legislatura de Texas el año pasado ha limitado la cantidad de contiendas competitivas en otras partes de la boleta electoral. Además de los tres escaños del Sur de Texas, ninguna otra contienda por el Congreso está siendo muy disputada. 

En 2020, la gente pensó que los demócratas podrían obtener el control de la Cámara de Representantes de Texas. Este año, es poco probable que el desglose partidista cambie mucho la ventaja de 85 a 65 del Partido Republicano en la Cámara estatal y la ventaja de 18 a 13 en el Senado estatal.