El Paso

Facilitan estancia digna a migrantes

Aunque no es albergue, nuevo centro de la Ciudad ofrece baños, Internet y transporte gratis

Jaime Torres/El Diario de El Paso / La familia Coronel, originaria de Venezuela, recorrió la selva y cientos de millas para llegar a Estados Unidos

Jaime Torres/El Diario de El Paso

sábado, 17 septiembre 2022 | 07:15

El Paso, Tx.- Ante la avalancha de miles de migrantes –principalmente venezolanos– que han cruzado a Estados Unidos por El Paso en las últimas semanas, la Ciudad de El Paso implementó el martes su Centro de Bienvenida en el Noreste.

Y aunque no se trata de un albergue, las instalaciones buscan facilitar el trayecto de quienes buscan una vida mejor en este país, ante el colapso de los refugios a nivel local. 

En el centro se les busca hospedaje si es necesario, pero la directiva es apoyarlos para comunicarse con familiares en Estados Unidos, ofrecerles baños y proporcionarles transporte gratuito a su destino.

Sin conocer a nadie, pero con una fe inquebrantable por salir adelante, los venezolanos Wendy y Manuel y sus dos hijos dejaron ayer viernes el Centro de Bienvenida a Migrantes para abordar el autobús y dirigirse a la ciudad de New York, lugar que escogieron para empezar una nueva vida.   

Al igual que cientos de migrantes y después de haber permanecido cinco días en el centro de procesamiento de la Patrulla Fronteriza, la pareja y sus hijos Camila y Kenshin, de 11 y 7 años, fueron trasladados al centro de ayuda en donde recibieron orientación y explicación del procedimiento a seguir para poder viajar gratuitamente a la ciudad seleccionada.

“Feliz, felices porque Dios primeramente nos dio la fuerza y la dicha de estar completos… muchas familias no salieron completas de la selva o durante el camino que emprendieron al morir uno de sus integrantes al ser arrastrados por la corriente de los ríos. Nosotros fuimos bendecidos de salir y llegar todos juntos”, afirmó Wendy Coronel.

Después de atravesar la selva de Darién –entre Colombia y Panamá– durante 11 días, dormir en la calle, pedir limosna y enfrentar una serie de peligros en su travesía hasta llegar a Ciudad Juárez para lograr cruzar la frontera fue todo un reto que logramos superar, dijo a su vez Manuel, mientras abrazaba a su pequeño hijo.

Indicó que una vez que se entregaron a las autoridades de Inmigración el proceso fue relativamente corto y el apoyo brindado por las autoridades municipales fue el toque final para emprender el tan anhelado viaje a la ciudad de los rascacielos.

“Lo que estamos haciendo aquí es recibir a los migrantes en nuestro centro de procesamiento para asegurarnos de que los estamos conectando con los viajes que necesitan”, dijo Mario D’Agostino, viceadministrador de la Ciudad, quien junto con otros funcionarios recibió y abrió por primera vez las puertas del centro a los representantes de los medios de comunicación para que conocieran los servicios que ofrecen.

En conferencia de prensa el funcionario informó del servicio logístico que imparten a los migrantes, en su mayoría venezolanos, para que puedan continuar su camino sin incidentes y de manera segura.

El centro, ubicado en el 9566 Railroad, está equipado con estaciones de desinfección, una estación de carga de teléfonos, un área de juegos y una guardería para madres lactantes, área de primeros auxilios, sanitarios portátiles y servicio de comunicación telefónica e Internet.

Destacó que la Ciudad de El Paso y la Oficina de Manejo de Emergencias abrieron el Centro de Bienvenida a Migrantes para ayudar a que los migrantes lleguen a su próximo destino en respuesta a la crisis migratoria en El Paso.

Durante el recorrido se pudo observar la asistencia en el procesado de alrededor de 300 migrantes solicitantes de asilo que cruzaron la frontera en las últimas semanas.

Las autoridades informaron que si bien es cierto que este centro es de atención a migrantes no es un albergue en el que los migrantes puedan pasar la noche. 

“Es un centro de ayuda en el que los migrantes pueden procesar su información, contactar a sus parientes o patrocinadores y arreglar la agenda deviaje”, dijo Laura Cruz, vocera de la Ciudad.  

Indicó que lo que se busca es facilitar la salida de las personas que pretenden reunirse con sus familias o patrocinadores radicados en ciudades del interior del país, por lo que la Ciudad está comprometida a ofrecer este servicio para evitar demoras y que ante la saturación de albergues duerman en las calles.

“Nuestro interés es brindar una respuesta humana a la crisis migratoria y, por lo tanto, le pedimos a los medios que nos ayuden en este esfuerzo siendo respetuosos con el proceso, el personal y los migrantes”, se dijo.

De acuerdo con D’Agostino, el 50 por ciento de los migrantes no tiene medios para viajar, por lo que la Ciudad ha tenido que fletarlos hasta su destino. El resto tiene los recursos para viajar en autobús o avión por lo que sólo se les orienta y se les proporciona transporte local hacia las terminales de camiones o aéreas.

Explicó que hasta ahora la Ciudad de El Paso ha gastado 600 mil dólares en autobuses chárter y recientemente se autorizó un recurso por dos millones de dólares para enfrentar la contingencia por los próximos tres meses. Ese dinero será reembolsado por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA). 

“La mayoría de la población con la que nos encontramos son venezolanos, cubanos y nicaragüenses, grupos que no son candidatos a la expulsión del Título 42 y tienen que ser procesados bajo el Título 8 que luego agrega un poco más de procesamiento y mayor tiempo bajo custodia al pasar por una verificación de antecedentes”, dijo Carlos Rivera, portavoz de la Patrulla Fronteriza Sector El Paso.

Explicó que las personas con condenas por delitos graves o antecedentes penales no son expulsados ni liberados a la comunidad, “esas personas permanecen detenidas a lo largo de su ruta de inmigración”, expresó Rivera.

Yonder Rujano es otro de los inmigrantes que junto con sus amigos Richard, Jesús y Pedro decidió arriesgar su vida para buscar el anhelado ‘sueño americano’ pero al mismo tiempo convertirse en héroe al salvar la vida de un niño que cayó al río y que estaba a punto de morir ahogado. 

“Aquí me han tratado bien, tengo techo, comida y mucha ayuda para poder llegar a Miami con facilidad”, dijo quien permaneció detenido cinco días en las instalaciones de la Patrulla Fronteriza y que en un futuro pretende traer a su familia a Estados Unidos.   

“Trabajar, venimos a eso, a trabajar duro, somos profesionales”, afirma Manuel, quien dijo ser ingeniero mecánico y su esposa enfermera y maestra de educación especial.

Antes de abordar el camión manifestó que después de todo lo vivido y llegar solos a este país uno de sus sueños es algún día conformar un centro de ayuda y albergue para apoyar a la comunidad migrante que llega a este país tal y como ellos recibieron la ayuda del Centro de Bienvenida a Migrantes aquí en El Paso.