El Paso

Inaugura Texas primer tramo de muro ‘propio’

Estrena Abbott 880 pies de construcción con fondos públicos y recolectados en línea

The Texas Tribune / El estado ahora tiene al menos mil 50 millones de dólares para sus barreras fronterizas

Eleanor Klibanoff/Uriel J. García/The Texas Tribune

domingo, 19 diciembre 2021 | 06:03

El gobernador de Texas, Greg Abbott, visitó el Condado de Starr el sábado para inaugurar el primer tramo de un muro fronterizo que está construyendo el estado, y lo calificó como una inversión “sin precedentes” en seguridad fronteriza.

Los equipos de construcción en el sitio dijeron que se habían instalado alrededor de 880 pies –268 metros– de barrera hasta el sábado por la tarde.

Abbott ha hecho de la aplicación de la ley de inmigración uno de los principales temas en su agenda mientras busca la reelección el próximo año. 

En una conferencia de prensa frente al nuevo segmento del muro el sábado, Abbott condenó las políticas de inmigración del Gobierno federal, aunque algunas fueron extendidas desde la administración Trump, y criticó la revocación del presidente Joe Biden de los esfuerzos para construir una barrera entre Estados Unidos y México.

“Esta acción sin precedentes es necesaria por una sola razón, y es porque la administración de Biden no ha cumplido con su trabajo”, dijo Abbott.

En el año fiscal 2021, los agentes de Inmigración reportaron 1.7 millones de encuentros a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, rompiendo un máximo anterior de 1.6 millones de encuentros en el año fiscal 2000. Los encuentros se definen como la cantidad de veces que un migrante ha sido detenido por agentes de Inmigración. (Eleanor Klibanoff/Uriel J. García)

La administración Biden actualmente aplica dos estrictas políticas de inmigración de la era Trump. El Título 42, una orden de salud pandémica, fue emitida por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades el año pasado para expulsar rápidamente a los migrantes a sus países de origen sin la oportunidad de solicitar asilo. 

Tras una orden judicial, la administración Biden también revivió los Protocolos de Protección al Migrante (MPP) de la administración Trump, que obliga a los solicitantes de asilo a permanecer en México mientras sus casos pasan por los tribunales de inmigración de Estados Unidos.

Abbott ha priorizado la seguridad fronteriza mientras se postula para la reelección con el respaldo de Trump. El probable retador demócrata de Abbott, Beto O’Rourke, desestimó el anuncio del gobernador el sábado.

“Las comunidades fronterizas están cansadas de que Greg Abbott organice sesiones fotográficas en lugar de solucionar los desafíos reales que enfrentan nuestras comunidades fronterizas hoy, como las familias fronterizas que pagarán el Impuesto Abbott [Abbott Tax] en sus facturas de servicios públicos porque él no pudo arreglar la red”, O’Rourke dijo en un comunicado en referencia a la caída de la red eléctrica y el suministro de gas natural durante las heladas del pasado mes de febrero.

Abbott estuvo acompañado por el comisionado de la Oficina General de Tierras de Texas, George P. Bush, así como por representantes del Departamento de Seguridad Pública de Texas y la Guardia Nacional de Texas.

Bush, quien actualmente se postula para el cargo de procurador general de Texas, dijo que este tramo de muro se estaba construyendo en un terreno de propiedad estatal que fue arrendado a un agricultor local.

“Es en la superficie del estado donde nos encontramos hoy, donde la gente de Texas finalmente dijo: ya basta”, dijo Bush. “Basta de fronteras abiertas, basta de caos desordenado. Si el orden establecido de Washington, D.C. no hace su trabajo, Texas lo hará”.

Abbott anunció en junio que el estado construiría un muro a lo largo de la frontera entre Texas y México utilizando dinero estatal y donaciones privadas financiadas con fondos colectivos. La oficina del gobernador asignó $250 millones de dinero estatal como pago inicial para el esfuerzo de construcción del muro, y los legisladores asignaron $750 millones adicionales para barreras fronterizas durante una de las sesiones legislativas de este año.

Hasta el 13 de diciembre, el estado ha recaudado $54 millones en donaciones privadas, en su mayoría provenientes de un solo donante: Timothy Mellon, presidente de Pan Am Systems, una compañía privada de transporte y carga. Mellon ha donado a los esfuerzos de aplicación de la ley de inmigración en el pasado.

En total, el estado ahora tiene al menos mil 50 millones de dólares para sus barreras fronterizas.

Eso financiaría entre 31 y 183 millas –50 a 294.5 kilómetros– de construcción de barreras, de acuerdo a los costos por milla de los contratos iniciados por la administración Trump, según un análisis del Texas Tribune. Los contratos, que fueron detenidos por la administración de Biden, oscilaron entre 6 millones y 34 millones de dólares por milla para la construcción de muros.

La frontera entre Texas y México tiene mil 254 millas de largo, aproximadamente, de las cuales unas mil millas –mil 609 kilómetros– carecen de barreras.

En un programa de Fox Business Network el viernes, Abbott señaló que el muro financiado por el estado costará menos de lo que indicaron las estimaciones de la era Trump porque Texas usará tierras que el estado ya posee, en lugar de tener que adquirir la tierra. 

A diferencia de la frontera en California, Arizona o Nuevo México, que es en gran parte tierra federal, o en algunos casos tribal, gran parte de la frontera Texas-México es de propiedad privada, y algunos propietarios tienen los títulos de propiedad desde la década de 1760.

En septiembre, la Comisión de Instalaciones de Texas otorgó un contrato de $11 millones a una empresa conjunta entre Michael Baker International Inc. y Huitt-Zollars para administrar el proyecto, identificar terrenos estatales donde se pueden construir barreras y encontrar “propietarios privados dispuestos a facilitar la construcción”, según la solicitud de propuesta.

Los paneles de pared están siendo colocados por Posillico Civil, Inc., que se adjudicó un contrato que no excedería los $162 millones en noviembre.

El presidente de la Comisión de Instalaciones de Texas, Steven Alvis, dijo en la conferencia de prensa del sábado que el proceso de construcción del muro se ha estado moviendo rápidamente, y señaló que los pasos que generalmente “toman de dos a tres meses tomaron de dos a tres días”. Dijo que este tramo de muro se levantó en cinco días.

La administración Trump completó 55 millas (88.5 kilómetros) de barrera a lo largo de la frontera Texas-México, 21 millas (33.8 kilómetros) de nueva barrera y 34 millas (54.7 kilómetros) de barrera de reemplazo.

Abbott ha intensificado la aplicación de la ley de inmigración en los últimos meses, inundando la frontera con policías estatales y personal de la Guardia Nacional con instrucciones para arrestar a los migrantes por cargos penales estatales. 

Esta misma semana, grupos de inmigrantes y de derechos civiles pidieron al Departamento de Justicia que investigara el programa. Abbott también demandó a la administración Biden por intentar revertir las políticas de inmigración de la era Trump.