El Paso

Investiga FBI caso de paseño 'levantado' en Juárez tras masacre

Hace un par de días, autoridades mexicanas encontraron un cuerpo que se presume pertenece a José Francisco Quezada Espinoza

Sabrina Zuniga/El Diario de El Paso
miércoles, 04 septiembre 2019 | 12:20

El Paso— El Buró Federal de Investigaciones, (FBI) se encuentra brindando ‘apoyo investigativo’ al Departamento de Estado de los Estados Unidos y a autoridades mexicanas, con la intención de esclarecer el secuestro de José Francisco Quezada Espinoza, ciudadano estadounidense que fue privado de la libertad durante el homicidio de las tres niñas en una granja de Ciudad Juárez.

Jeanette Harper, vocera del FBI en El Paso confirmó la colaboración. 

“El FBI están ayudando a las autoridades con la investigación del secuestro porque Quezada Espinoza es ciudadano estadounidense y residente de El Paso", dijo Harper.

Hace un par de días, autoridades mexicanas encontraron un cuerpo que se presume pertenece a Quezada Espinoza, sin embargo el fiscal de Distrito Zona Norte, Jorge Nava López, no pudo corroborar la identidad del cuerpo ni confirmar si se trataba del paseño.

Quezada Espinoza fue secuestrado luego de que hombres armados dispararan múltiples veces dejando sin vida a las hermanas Arleth, Sherlyn y Lindsay Sánchez Gordillo, de cuatro, 13 y 14 años respectivamente, junto con Rafael Gordillo González, de 25 años.

El hombre de 29 años es nacido en la ciudad de El Paso, radicaba junto con su esposa y su hijastro en una vivienda ubicada en el área central de la ciudad. 

El 25 de agosto, día en el que sucedió el ataque armado, el paseño fue a Ciudad Juárez con el motivo de visitar a un amigo en una casa ubicada en la colonia Ejido Sauzal.

A escasos días luego de su desaparición, la esposa de Quezada Espinoza declaró a El Diario de El Paso que su esposo acudió al lugar donde ocurrió la masacre para ir a cabalgar.

“Ese día yo trabajé y cuando salí del trabajo el estaba en Juárez y dos de sus amigos a los que yo conozco, lo invitaron a cabalgar que es lo que suelen hacer y se fueron a ese rancho”, dijo la esposa, quien prefirió no dar a conocer su nombre.

A tempranas horas del día después de la ejecución, la esposa recibió una llamada por parte de una de sus cuñadas y que le notificó que su hermano estaba desaparecido. 

El cuerpo que posiblemente pertenece al paseño fue localizado en el interior de una camioneta, donde además se localizó indumentaria aparentemente del grupo de sicarios y además una gorra de las fuerzas especiales.