El Paso

Liberan a cientos de migrantes en las calles

Autoridades municipales ya no pagarán más viajes en autobús a ‘ciudades santuario’

El Paso Matters / María, a la izquierda, abraza a su hija Angie y a su nieto de 7 meses

Cindy Ramírez / El Paso Matters

miércoles, 09 noviembre 2022 | 05:00

Alrededor de 600 migrantes han sido liberados en las calles de El Paso por agentes fronterizos desde el viernes, ya que las instalaciones federales de detención y los refugios sin fines de lucro están nuevamente a punto de reventar.

“La decisión de liberar provisionalmente a los migrantes se determinó después de agotar todas las demás opciones de descompresión para la custodia de los inmigrantes que se encuentran en nuestro sector”, dijeron el lunes funcionarios de la Patrulla Fronteriza (USBP) en El Paso en un comunicado.

El Sector de El Paso tiene un promedio de más de mil 650 encuentros con indocumentados por día y tiene cerca de 3 mil 660 migrantes detenidos en su Centro de Procesamiento Central y el área de desbordamiento, según el comunicado.

Las liberaciones en las calles se producen después de que los líderes de la ciudad cerraran las operaciones de transporte de migrantes el 20 de octubre, y ahora dicen que no los resumirán a menos que hayan obtenido fondos federales.

“Necesitaremos ver alguna aprobación o financiamiento adelantado antes de comenzar cualquier otra operación”, dijo el administrador adjunto de la ciudad, Mario D’Agostino, durante una actualización sobre la afluencia de inmigrantes al Concejo Municipal el lunes.

D’Agostino le dijo a El Paso Matters que la ciudad solicitó 3 millones de dólares en fondos avanzados para mantener un centro de procesamiento durante 30 días. Pero la ciudad sólo trabajaría para ayudar a transportar a los inmigrantes que pueden pagar su propio viaje para llegar a su próximo destino. EP ya no pagará los viajes de los indocumentados, dijo.

La Ciudad estima que ha gastado más de $9.5 millones para albergar y transportar a los migrantes en lo que va del año y está pendiente del reembolso federal de casi $7.3 millones para ese rubro.

“No buscamos volver a entrar en el negocio del transporte”, dijo el alcalde Oscar Leeser en la reunión del Cabildo.

El Centro de Servicios de Apoyo al Migrante del Condado que ayuda a transportar a los extranjeros fuera de la región abrió sus puertas el 10 de octubre y ha estado recibiendo hasta 300 migrantes por día, dijo la gerente de comunicaciones Laura Gallegos. El centro, que está a cargo de un proveedor de refugio de emergencia subcontratado, aumentará hasta 400 personas por día para la próxima semana y hasta 500 dentro de tres semanas, dijo Gallegos.

El refugio sólo acepta adultos solteros con fondos para llegar a su próximo destino. Hasta el viernes, el centro había procesado a más de 3 mil 800 migrantes.

Los liberados a las calles en los últimos días eran adultos solteros, en su mayoría de Colombia, Cuba, Ecuador y Nicaragua, dijeron funcionarios de la Patrulla Fronteriza.

“Mis padres fueron secuestrados y asesinados hace unos 20 años y, a lo largo de los años, he perdido familiares a manos de la guerrilla. Últimamente, la violencia se ha intensificado y da más miedo que nunca”, dijo María entre lágrimas después de que la dejaran frente a la estación de autobuses Tornado en Paisano Drive el lunes por la tarde. Salió de Colombia hace un mes y llegó a la frontera de El Paso-Juárez a fines de la semana pasada.

María lloró mientras sostenía a su nieto de 7 meses y abrazaba a su hija, Angie, que había sido enviada a un refugio de la iglesia el domingo. Se reunieron afuera de la estación de autobuses.

“Estamos esperando que liberen a mi esposo”, dijo María. “Creemos que vamos a encontrar un rincón cálido y dormir aquí esta noche”.

El Paso Matters no identifica a los migrantes que buscan asilo por sus nombres completos, ya que muchos huyen de la persecución y temen por su seguridad.

La ciudad ha visto una afluencia de inmigrantes durante el año pasado, sobre todo desde agosto hasta principios de octubre, cuando miles de venezolanos que normalmente no tenían dinero o familias para llegar a su destino deseado arribaron. Eso también llevó a que cientos fueran liberados en las calles antes de que la ciudad comenzara a sacarlos de la región.

A mediados de octubre, la administración de Biden implementó un cambio en la política que permitió a los funcionarios de inmigración de los Estados Unidos devolver a los venezolanos a México si cruzaban al país entre los puertos de entrada, lo que hizo retroceder la crisis humanitaria al otro lado de la frontera.