El Paso

Liberan a madre acusada de asesinar a su bebé

Se declara culpable; le acreditan como castigo dos años que pasó en prisión

Cortesía EPPD / Erica Gómez

Staff/El Diario de El Paso

domingo, 14 noviembre 2021 | 05:00

En 2018, una adolescente de El Paso fue encarcelada y acusada de haber asesinado a su bebé recién nacido. Esta semana ella concretó un acuerdo de culpabilidad, el cual le otorga la libertad, según registros judiciales.

Érica Gómez, que tenía 17 años cuando ocurrió la muerte de su hijo recién nacido, ya no volverá a pisar la cárcel, toda vez que el acuerdo que realizó con la Oficina del Fiscal de Distrito de El Paso establece que se le dará un crédito por el tiempo que pasó tras las rejas.

Gómez fue encarcelada el 24 de febrero de 2018 y quedó en libertad el 31 de marzo de 2020 después de pagar una fianza de 375 mil dólares.

La mujer se declaró culpable de un cargo de ocultar o alterar evidencias físicas para ocultar abuso a un cadáver sin contar con la autorización legal.

La sentencia por ambos delitos debía cumplirse al mismo tiempo y, dado que Gómez ya había pasado 768 días en la Cárcel del Condado de El Paso, fue liberada a tiempo cumplido.

Gómez fue acusada originalmente de homicidio capital. Según los archivos periodísticos, el bebé tenía nueve heridas consistentes con apuñalamiento.

El cuerpo del recién nacido fue encontrado en un cobertizo cerca de la casa donde dio a luz la entonces estudiante de High School.

En sus declaraciones, Érica señaló que dio a luz a solas en la casa y no se lo contó a nadie porque estaba asustada. Incluso señaló que no sabía que estaba embarazada.

La Oficina del Fiscal de Distrito de El Paso –que lidera Yvonne Rosales– en mayo de este año desestimó los tres cargos iniciales de delitos graves de homicidio capital, asesinato y lesiones a un niño.

El acuerdo judicial de culpabilidad fue aceptado el martes por la jueza de la Corte de Distrito Número 171, Bonnie Rangel.

Theresa Caballero, abogada defensora de Gómez, agradeció “la valentía” de la fiscal Yvonne Rosales, quien no estuvo en la Corte, por haber ofrecido el acuerdo de culpabilidad que permitió que su clienta se encuentre ahora en libertad.

Insistió que la acusada fue violada por su primo, quien no ha enfrentado la justicia, y que aun así el entonces fiscal, Jaime Esparza, le fincó cargos de asesinato capital, los cuales implican prisión perpetua de haber sido hallada culpable.

“Sólo quiero decir que la nueva fiscal de Distrito y su equipo hicieron gran trabajo para lograr una solución apropiada y legal. Realmente lo apreciamos”, dijo la jurista.

A través de sus redes sociales, Caballero señaló algunas discrepancias en cuanto a la acusación inicial que enfrentó Érica.

“El médico forense no pudo probar que el bebé nació vivo. Incluso alguien de esa oficina estableció que se trataba de un nonato”, dijo Caballero.

Agregó que el cadáver fue liberado de inmediato a la familia de Érica, quienes lo incineraron antes de que se le practicara la autopsia, por lo que no hay más evidencia.

“Las heridas que tenía el cuerpo eran superficiales y no causaron la muerte”, insistió.

“La madre era una adolescente y tenía 17 años. Ni ella ni los doctores sabían que estaba embarazada aunque se le revisó varias veces por males crónicos”, concluyó Caballero.