El Paso
A 2 años de la tragedia

Masacre en Walmart, herida difícil de sanar

Tras atentado antimexicano en que murieron 23, persiste el miedo a que se repita

Ivanna Leos / El Diario de El Paso

martes, 03 agosto 2021 | 12:34

El Paso, Tx.– “Lo sigo extrañando, y lo seguiré extrañando mucho”, fueron las palabras de Patricia Benavides, que hace dos años perdió a su esposo Arturo Benavides en la masacre de Walmart de Cielo Vista, que segó 23 vidas y dejó a 23 personas gravemente heridas, en uno de los tiroteos masivos más grandes de la historia de Estados Unidos.

Este martes 3 de agosto se cumple el segundo aniversario de la tragedia, que permanece como una herida abierta en la comunidad binacional de El Paso y Ciudad Juárez.

Para los gobernantes y legisladores de El Paso, la masacre se ha convertido en una prueba de cómo el nulo control de armas y la falta de voluntad de sus adversarios políticos desató un crimen de odio.

Para los ciudadanos comunes, permanece la impotencia y la incertidumbre al ver cómo se aplaza –incluso por años– el juicio contra Patrick Crusius, el tirador solitario que viajó diez horas desde un suburbio de Dallas hasta El Paso con el propósito firme de “matar mexicanos” y “detener la invasión hispana a Texas”. Para ellos se diluye la posibilidad de que se haga justicia.

Patricia Benavides, recuerda a su esposo como un héroe que sirvió al Ejército y como un hombre orgulloso de ayudar a la comunidad. Para ella, como el resto de los familiares de las víctimas fatales de la masacre, la herida permanece sin cerrar al recordar a sus seres queridos, quienes estuvieron en el lugar equivocado en el momento equivocado.

Arturo Benavides, de 60 años, era un veterano condecorado del Ejército y conductor retirado de transporte público.

“Estaba orgulloso de su carrera militar. Llegó a juntar 24 años de servicio y estaba orgulloso de ser parte y de servir a su país. Luego fue conductor en Sun Metro. Era lo que él hacía, servir y ayudar a la gente”, dijo Patricia, a quien se le quebraba la voz al recordar a su esposo.

La ahora viuda asegura que, a pesar de que los años pasan, suele recordar a su esposo frecuentemente y realizar diversas actividades para mantenerlo en su memoria y honrar su partida.

“Siempre voy a ir a todos los eventos donde lo recuerden. Con mis hermanas, con su familia. Siempre voy a estar recordándolo y siempre rezando por él”, añadió Benavides.

Agregó que este aniversario no será diferente a los demás, pues el único fin es recordar y honrar a las víctimas que “ya no están”.

“La comunidad no olvidará la tragedia ni olvidará a sus seres queridos. Se sigue sintiendo mucho el apoyo de la comunidad y no creo que se vaya a olvidar tan fácilmente. Hemos sentido mucho apoyo. Estamos agradecidos y muy contentos de que se les reconozca y que les brinden tributos por todo lo que hicieron”, dijo.

“Les pido que se acerquen a Dios, que es quien nos da toda la fuerza para pasar por eso. Que sigan rezando por sus seres queridos y que se hagan a la idea de que ellos ya están en un lugar mejor”, finalizó Patricia, agradeciendo a la comunidad por no olvidar el día que marcó a la comunidad de El Paso.

En honor de Arturo Benavides, la estación de Sun Metro aledaña al Walmart de Cielo Vista lleva su nombre. Es un homenaje póstumo a un hombre que si bien no tuvo hijos biológicos, sembró amor entre sus familiares y todos aquellos que lo conocieron. Su legado perdura.

Un jardín, un abrazo

Este martes, como parte de las conmemoraciones, el Condado de El Paso inaugurará en el Parque Ascárate un jardín circular en honor a las 23 víctimas fatales del tiroteo. Aunque existen ya dos memoriales –la Gran Candela, una escultura urbana en el estacionamiento de Walmart, y otro más en el Ponder Park, a escasos pies del lugar de la tragedia– el Condado busca un lugar donde se pueda reflexionar y mantener vivo el recuerdo de los que ya se fueron.

Es por ello que el nombre del espacio será Jardín de Sanación (Healing Garden). Para su apertura, el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, fue invitado para rendir homenaje a las víctimas.

Ricardo Samaniego, juez del Condado de El Paso, señaló que el jardín circular representa “un abrazo”, para que todos aquellos sobrevivientes y familiares sigan “guardando el calor de sus seres queridos”.

“Lo hicimos circular para que sea como un abrazo. Para que los familiares tengan la oportunidad de venir aquí y sanar. Que guarden el calor de sus seres queridos y sientan el apoyo que la comunidad y que nosotros les hemos dado”, dijo Samaniego.

El juez aseguró que se plantaron 23 cipreses italianos; uno por cada víctima que perdió la vida durante el ataque masivo.

“Queremos que los familiares lo vean por su propia cuenta. Que sientan el apoyo. Podemos decir muchas palabras pero que vean el jardín y que vean el esfuerzo, es algo muy bonito y que van a poder usar para conectar con sus seres queridos”, comentó el juez.

Ven retroceso con nueva ley

Aunque el apoyo dentro de la comunidad ha prevalecido, El Paso dejó de ser una noticia hasta hace unos meses cuando representantes de la Ciudad exigieron al Gobierno de Texas parar la ley que permite el uso de pistolas sin permiso.

La Ley HB 1927 fue firmada por el gobernador Greg Abbott y entrará en vigor el 1 de septiembre, en menos de un mes. Muchos consideran que el ya no necesitar permiso para portar pistolas incrementará la violencia y permitirá que otros sujetos como Patrick Crusius cometan ataques racistas.

Algunos lo consideraron una traición y otros un “olvido imperdonable” por parte del gobernador Greg Abbott, quien ha endurecido gradualmente su postura antiinmigrante en los últimos meses, después de la derrota en las urnas de Donald Trump.