El Paso

Mercados y hogares pierden fe en la Reserva Federal

Agresivo aumento en tasa de interés, el mayor desde 1994, busca frenar inflación

Associated Press / Dinero más caro trae riesgo de recesión

The Washington Post

jueves, 16 junio 2022 | 05:00

Washington– La Reserva Federal (Fed) elevó el miércoles las tasas de interés en tres cuartos de punto porcentual –0.75 por ciento–, su medida más agresiva hasta el momento para tratar de controlar la inflación que presiona la economía de Estados Unidos.

Durante semanas, los líderes de la Fed establecieron expectativas de un aumento de las tasas de interés de medio punto porcentual, como en mayo. Pero un informe de inflación sorprendentemente sombrío publicado la semana pasada, la guerra en Ucrania y nuevas señales crecientes de que los mercados y el público estadounidense han perdido la fe en la Fed, encendieron un impulso más contundente por parte de los formuladores de políticas del banco central cuando concluyeron dos días de reuniones.

La Fed no ha promulgado un aumento de este tamaño desde 1994, y señaló que podrían ocurrir aumentos similares más adelante este año en un esfuerzo por enfriar la economía en auge al elevar el costo de los préstamos.

“Pensamos que se justificaba una acción fuerte en esta reunión y cumplimos con eso”, dijo el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, en una conferencia de prensa luego de la decisión. “Es esencial que reduzcamos la inflación si queremos tener un período sostenido de condiciones sólidas en el mercado laboral que beneficien a todos... El panorama actual es evidente: el mercado laboral está extremadamente ajustado y la inflación es demasiado alta”.

La medida para aumentar las tasas de interés encarecerá el precio de las hipotecas, los préstamos para automóviles y una amplia gama de inversiones comerciales. El aumento de las tasas de interés funciona para enfriar una economía sobrecalentada al frenar el gasto del consumidor, de modo que la demanda de bienes y servicios cae, lo que ayuda a bajar los precios. Sin embargo, los inversionistas y algunas empresas están nuevamente preocupados de que la medida para controlar la inflación podría enfriar demasiado la economía, desencadenando una nueva recesión y una ola de despidos.

Una lucha intensificada contra el aumento de los precios también podría dar paso a una ola de consecuencias más duras, incluido un mayor desempleo y un menor crecimiento económico a finales de este año, reconocieron los líderes de la Fed.

“No buscamos dejar a la gente sin trabajo, por supuesto. Nunca pensamos que demasiada gente está trabajando y menos gente necesita tener trabajo”, dijo Powell. “Pero también creemos que realmente no se puede tener el tipo de mercado laboral que queremos sin estabilidad de precios. Tenemos que volver atrás y establecer la estabilidad de precios”.

La Fed agregó que espera que los “aumentos continuos” de tres cuartos de punto porcentual “serán apropiados”, aunque no está claro exactamente cuántos o con qué frecuencia. La presidenta de la Fed de Kansas City, Esther George, votó en contra de la decisión de subir las tasas del miércoles y prefirió un aumento menor de medio punto porcentual.

“Claramente, el aumento de 75 puntos básicos de hoy es inusualmente grande, y no espero que movimientos de este tamaño sean comunes”, dijo Powell, y agregó que espera que la Fed eleve las tasas otros 50 o 75 puntos básicos en julio. . “Sin embargo, tomaremos nuestras decisiones reunión por reunión”.

En mayo, los precios subieron un 8.6 por ciento en comparación con el año anterior, el nuevo máximo de la era de la pandemia. El aumento vertiginoso de los precios de la energía, la vivienda y los alimentos sigue elevando los costos al ritmo más rápido en 40 años, y los estadounidenses sienten la presión en prácticamente todos los aspectos de su vida diaria, desde la compra de alimentos hasta la gasolina y el alquiler.

La Reserva Federal también está luchando para recuperar la confianza de los hogares y las empresas estadounidenses preocupados de que su costo de vida no baje en el corto plazo. La confianza del consumidor en junio cayó a un mínimo no visto desde la recesión de 1980, según una encuesta de la Universidad de Michigan publicada la semana pasada. Además, una encuesta realizada por The Washington Post y la Escuela de Política y Gobierno Schar de la Universidad George Mason encontró que la mayoría de los estadounidenses esperan que la inflación empeore y están ajustando sus hábitos de gasto, una mentalidad que puede empeorar aún más el aumento de los precios.

Gran parte del mensaje de Powell el miércoles fue diseñado para reconstruir esa confianza, dicen los expertos.

“Una gran parte del problema durante el último año, tal vez más, ha sido que la Fed simplemente no parece tener el control de la situación”, dijo Michael Strain, director de estudios de política económica del American Enterprise Institute. “Lo que vimos hoy sugiere que entienden la gravedad de la situación y, por lo tanto, están dispuestos a hacer lo que sea necesario para abordar la situación”.