El Paso

Por narcotráfico, dan 24 meses de cárcel a exagente de EPPD

Con información privilegiada protegía a su padrastro, quien vendía cocaína en su casa

Cortesía / Mónica Lisette García

Staff
El Diario de El Paso

jueves, 23 junio 2022 | 16:50

El Paso— Una exagente de la Policía de El Paso (EPPD) fue sentenciada el jueves a 24 meses de prisión por su participación en una conspiración para mantener una red de tráfico de drogas.

Según documentos judiciales, Mónica Lisette García, de 24 años, conspiró con Fred Sáenz, su padrastro y coacusado, para usar la residencia de Sáenz para distribuir cocaína. Los agentes determinaron que Sáenz utilizaba su casa y un lugar de escondite separado para almacenar y distribuir cocaína. 

García usó su posición como oficial de policía de El Paso para proporcionar información que ayudó a Sáenz a evitar ser detectado por la policía mientras distribuía cocaína. Sus actividades incluían realizar contravigilancia y realizar registros de matrículas para identificar vehículos policiales encubiertos cerca de la residencia y el escondite.

El 10 de noviembre de 2020, los agentes incautaron 14 mil 405 dólares de la residencia de Saenz y 1.2 kilogramos de cocaína de un escondite que usó. Durante la investigación, agentes encubiertos compraron cantidades de cocaína a Sáenz en su residencia.

El 26 de julio de 2021, Fred Saenz se declaró culpable de un cargo de conspiración para poseer con la intención de distribuir más de 500 gramos de cocaína. El 1 de noviembre de 2021, Sáenz fue sentenciado a 42 meses de prisión y se le ordenó confiscar los $14 mil 405 derivados de la conspiración de drogas.

El 9 de agosto de 2021, García se declaró culpable de un cargo de conspiración para mantener una premisa relacionada con drogas.

“Un oficial que elige violar su juramento no tiene lugar en la aplicación de la ley y este caso sirve como un ejemplo de que el Departamento de Policía de El Paso no aprueba y no tolerará tal conducta por parte de ningún oficial de este departamento”, dijo el Jefe de la Policía de El Paso, Greg Allen.

“Gracias a la colaboración entre la Administración para el Control de Drogas (DEA) y el Departamento de Policía de El Paso pudimos ver que se hizo justicia en este caso”, dijo la fiscal federal Ashley C. Hoff. “Esta sentencia es un mensaje de que la corrupción, en cualquier nivel, no será tolerada”.

“Los traficantes de drogas no se detendrán ante nada, incluido el intento de infiltrarse en las fuerzas del orden. Pero no podemos dejarlos”, dijo el agente especial a cargo de la DEA Greg Millard, División de El Paso.