El Paso

Propuesta de escultura en Ascárate desata polémica

Tendrá un costo de 3 millones de dólares

Jaime Torres/ El Diario de El Paso

domingo, 27 marzo 2022 | 21:30

El Paso.- Una nueva iniciativa que pretende la construcción de un monumento de un umbral denominado ‘Border Alliance’, del artista mexicano y ahora naturalizado estadounidense, Pedro Francisco Ramírez, y que sería un símbolo de esta ciudad –tal y como Juárez tiene la ‘Equis’ en la Plaza de la Mexicanidad–, ha generado opiniones encontradas entre la comunidad paseña.

La escultura, similar a la que se tiene a la entrada de Ciudad Juárez y que está a nivel de propuesta, tendrá un costo de 3 millones de dólares y sería financiada por el sector empresarial y fondos estatales, destinados a la promoción del arte público. La escultura se erigiría en un área del Parque Ascárate.

Para el escultor Pedro Francisco, quien ha labrado más de 20 obras en diferentes ciudades de México y Estados Unidos, la decisión de edificar un monumento en esta ciudad nace ante la necesidad de expresar y resaltar las cualidades que tiene esta región y que la hace tan sui generis al resto de las fronteras en el mundo.

“Como escultor yo visualizo que la ciudad de El Paso requiere de una obra escultórica emblemática que defina en una síntesis formal y de una manera esencial el espíritu de esta región fronteriza, cuya ubicación la convierte en una de las fronteras más singulares del mundo”.

Manifestó que cuando “nos referimos a esta región la conceptualizamos como El Paso-juárez porque, aunque son ciudades que pertenecen a dos países diferentes, todos tenemos familiares y amigos o negocios en ambos lados.

Y remarcó: “Border Alliance pretende expresar unidad, colaboración, alianza, integración y grandeza y que espera que con ayuda de la ciudadanía llegue a ser un símbolo, un elemento icónico de esta bella ciudad”.

Para el también pintor y cantautor ambas son ciudades complementarias y suplementarias, las dos se aportan mutuamente, juntas forman un todo, las dos se enriquecen mutuamente en lo económico, en lo cultural, en lo social.

Agregó que las dos forman una sinergia en la que se potencializa lo mejor de cada una y que según estudios recientes esta frontera es ‘el secreto mejor guardado’ del estado de Texas.

Versiones encontradas

Sin embargo para algunos residentes paseños, un monumento con una figura de un umbral no representa la cultura del

Suroeste de Texas ni mucho menos a esta comunidad.

“No me opongo al arte público pero si realmente se quiere edificar un símbolo distintivo creo que debe convocarse a una consulta pública en la que participemos todos, así como los diferentes grupos promotores del arte, la cultura e historia de la región. Aquí veo que nos quieren imponer un emblema”, dijo Graciela Cortez, residente de la zona Este de la ciudad.

Por su parte el paseño Esteban Lira expresó que hay otras necesidades más apremiantes que requiere la ciudad y esos tres millones de dólares deben canalizarse al mejoramiento de los servicios públicos y la pavimentación de calles dañadas.“los paseños decidimos en qué debe gastarse nuestro dinero. Nosotros pagamos nuestros impuestos y queremos que se vayan a obras que beneficien a nuestras familias como son los parques”, dijo al enfatizar que no deben mezclarse intereses personales en asuntos de índole comunitario.

Admite críticas

Sin embargo para el artista, que llegó a El Paso, en 2015 junto con su esposa y tres hijos, calificó los comentarios vertidos en las redes sociales como válidos, pero asentó que no es el pensar de toda la comunidad puesto que representa un porcentaje menor de las opiniones. “Pero siempre hay controversias en las esculturas”.

Juan Acereto, representante del Gobierno de Ciudad Juárez en El Paso, y promotor de la obra, afirmó que “a la crítica siempre hay que analizarla en su contexto y de quién viene”.

“Hay mucha ignorancia de lo que somos como frontera, de lo que somos como nación, de lo que podemos aportar los mexicanos y sobre todo de lo que pueda aportar la frontera”.

Expresó que a la frontera hoy más que nunca debemos verla como el lugar de encuentro con un pasado maravilloso desde hace más de 700 años, y que hoy a través de la inversión que se “está generando por ambos lados, por ambos países, nos hemos dado a la tarea de crear las condiciones tanto culturales como del reconocimiento de nuestro pasado en el tema Chamizal como el reconocimiento del Parque Ascárate como un símbolo de hermandad y de encuentro”.

Añadió que cualquier comentario negativo sobre una obra no tiene sentido porque la interpretación va mucho más allá de un pensamiento solamente ligero y sin fundamento.