El Paso

Rastro de sangre delata que asesinó a su abuelo

Sospechoso tenía antecedentes de arranques violentos

Cortesía EPPD / Paul Jeremy Martínez

Staff / El Diario de El Paso

viernes, 04 noviembre 2022 | 05:00

Un rastro de sangre es lo que condujo al hallazgo del cadáver de un adulto mayor que fue asesinado por su nieto, de 26 años, quien tenía antecedentes de arranques violentos.

De acuerdo con el reporte policiaco –afidávit– del asesinato, Rodolfo Murphy Sr., de 75 años, fue encontrado muerto a puñaladas en el 5622 de Webster Avenue el sábado por la noche. El Diario de El Paso cuenta con una copia del documento oficial, en el que el agente de la Policía da fe de los hechos.

El nieto de Murphy, Paul Jeremy Martínez, fue fichado en el Condado de El Paso por el asesinato de Murphy. Se le fijó una fianza de un millón de dólares.

 De acuerdo con el afidávit, la hija de la víctima, quien es la madre del sospechoso, acudió a la casa el 29 de octubre, ya que no tenía noticias de él desde la mañana de ese día.

La mujer asumió que su padre estaba herido, debido a que encontró sangre en el piso y en el camino de entrada de la casa. No se imaginó que su propio hijo había asesinado a Murphy.

La madre habló con Paul Jeremy en su casa y le preguntó si había visto al abuelo, dado que el presunto asesino acudía con frecuencia a la vivienda del septuagenario para lavar ropa.

El presunto asesino le dijo a su madre que no sabía nada del abuelo. Fue entonces que la mujer solicitó a la Policía de El Paso (EPPD) que realizara un “control de bienestar” para saber si Murphy estaba bien.

Al llegar a la vivienda, los agentes de EPPD ubicaron un sospechoso rastro de sangre que conducía a la entrada. La Policía siguió el rastro hasta grandes áreas donde se sospechaba que se había acumulado sangre, en este caso una puerta en la parte trasera de la casa de Murphy, que estaba cerrada con candado.

Dentro del sótano, la Policía encontró una lona grande que cubría un objeto. El cuerpo de Murphy estaba parcialmente descubierto.

La Policía declaró que el cuerpo de Murphy presentaba heridas en las partes de su cuerpo que estaban expuestas.

En la escena del crimen, la hija de Murphy le dijo a los investigadores de la Policía que le preocupaba que Martínez hubiera lastimado a Murphy, ya que el sospechoso había atacado previamente a su abuelo.

Por lo general, Murphy dejaba estacionado su auto afuera de la casa, en la entrada. En esta ocasión el vehículo no estaba en su lugar desde temprano.

Continuando con la investigación, EPPD encontró un cuchillo de mango negro cubierto de sangre en el fregadero de la cocina. El cuchillo tenía rota la punta de la hoja. 

Un vecino le dijo a la Policía que había visto a Martínez en la casa, pero que no le sorprendió, dado que era un visitante habitual a la vivienda.

Agregó que escuchó un sonido como si estuvieran manipulando una lona y que vio a Martínez mover un objeto del área cerca del cobertizo independiente a la casa principal.

Imágenes del video de vigilancia mostraban a un hombre joven, que coincidía con la descripción que la Policía recibió del vecino. Los detectives interrogaron a un individuo que conocía a Martínez.

El individuo les dijo que Martínez estaba actuando de manera inusual.

Dijeron que Martínez estaba sudando profusamente y tenía un corte en una de sus manos que goteaba sangre.

Al día siguiente, el vehículo de Murphy fue encontrado en el estacionamiento de un centro comercial.

Se encontró sangre en el exterior y en el interior del vehículo, según el informe.

Un informe de la autopsia de Murphy reveló que el hombre de 75 años fue apuñalado varias veces, principalmente en la espalda, los hombros y el cuello.

El informe indicó que las heridas de arma blanca de Murphy eran “tan profundas” que penetraron a través de sus órganos vitales.

El médico forense también notó que Murphy tenía una puñalada en el cráneo, el cual no fue penetrado.

Registros policiacos señalan que en el pasado Martínez había sido violento con su abuelo cuando éste trató de disciplinarlo. El reporte hace énfasis en los estallidos de ira del sospechoso. 

Con todas estas evidencias, agentes de EPPD citaron a Martínez a declarar, pero no se presentó. Fue entonces que se generó una orden de aprehensión en su contra, la cual fue ejecutada por los U.S. Marshals afuera de la vivienda del presunto asesino, ubicada en la cuadra 5700 de Kapilowitz el miércoles.

newsroom@diariousa.com