El Paso

Reabren iglesias católicas aquí, con un máximo 10 personas

No se permitirá la celebración de misas ni la prestación de servicio de los sacramentos como bautismos

Archivo

Jaime Torres / El Diario de El Paso

jueves, 11 junio 2020 | 08:33

El Paso.- Las iglesias católicas reabrirán sus puertas a los feligreses a partir de hoy jueves 11 de junio pero no podrán permanecer más de 10 personas a la vez, informó el obispo Mark J. Seitz, de la Diócesis de El Paso.

El líder espiritual dio a conocer que la reapertura estará limitada a la primera de las cinco fases que seguirá la Diócesis en el proceso de acuerdo a los protocolos marcados por los Centros de Control de Enfermedades (CDC), para evitar la propagación del Covid-19.

De acuerdo al protocolo las reuniones de la Iglesia seguirán siendo limitadas a menos de 10 personas. Pero las iglesias donde se sigan estrictamente las normas de desinfección y distancia social podrán reabrir durante el día para la oración personal de los fieles e incluso la confesión. 

No se permitirá la celebración de misas ni la prestación de servicio de los sacramentos como bautismos, confirmación y eucaristía así como los de servicio a la comunidad: matrimonio y orden sacerdotal.

“Estamos muy felices ahora que tenemos la oportunidad de reabrir las puertas de las iglesias y aunque hemos dado un paso pequeño es el inicio para comenzar nuestra apertura”, dijo el obispo en un mensaje enviado a la grey católica a través de las redes sociales.

Comentó que la decisión fue tomada luego de analizar y verificar la estadística emitida por el Departamento de Salud Pública de la Ciudad sobre el proceso de recuperación de personas infectadas, la cual ha registrado números alentadores.

“Hemos visto que gracias a Dios el número de pacientes en los hospitales y áreas de Cuidados Intensivos ha disminuido por lo que creemos que podemos abrir un poco”, expresó el obispo.

En su mensaje a los católicos manifestó que la orden de reapertura fue dada a todos los sacerdotes de las casi 50 parroquias que conforman la Diócesis así como las pautas que deben seguir con responsabilidad y disciplina.

“Nosotros, los líderes de la Iglesia, extremaremos los cuidados para controlar el número de asistentes a las iglesias y hacerlo diligentemente en la sanitización de los templos después de cada una de las visitas o servicios que se ofrezcan a los fieles”, agregó. 

Indicó que ello llevará paulatinamente a reabrir las iglesias hasta llegar a la celebración de misas todos los días aunque de manera limitada. Aun sin tener congregaciones de fieles.

“Ahora estamos experimentando lo mismo por lo que pasaron otras ciudades del mundo y podemos comenzar con seguridad la reapertura de la iglesias para que por fin nuestros hermanos ingresen de nuevo a la casa de Dios”, dijo.

Explicó que por lo pronto será para visitas privadas, oración y conforme se vayan organizando en la implementación de las pautas, ofrecer el servicio de confesión como antes.

Afirmó que en un futuro próximo estarán en condiciones de ofrecer la Santa Misa como ya se da en otros condados del interior del estado, limitado en un 25 por ciento si se siguen estrictamente los procedimientos de distanciamiento social y desinfección de las instalaciones. 

Durante casi 90 días las iglesias se mantuvieron en ‘estado suspendido’ en toda la Diócesis, lo que motivó a que las reuniones se limitarán sólo a las necesarias para facilitar la celebración o transmisión en vivo de la misa, con un máximo de 10 personas.

En ese lapso se suspendió la celebración de servicios en funerales, bodas, bautizos y liturgias similares. Las iglesias estuvieron cerradas para la oración durante el día. La confesión se practicó sólo con cita previa.

Con el banderazo dado por el obispo ahora los sacerdotes podrán autorizar la entrada de manera limitada a menos de 10 personas.

Sin embargo, en las iglesias donde se sigan estrictamente las normas de desinfección y distancia social podrán estar abiertas durante el día para la oración personal. 

También se pueden ofrecer horarios programados para la confesión, siempre que se sigan estrictamente las siguientes normas de distancia social.

En la Fase 2, las iglesias donde se sigan estrictamente las normas de desinfección y distancia social podrán reanudar las reuniones al 25 por ciento de su capacidad para misa entre semana, bautizos, bodas, funerales, exposición eucarística durante una a dos horas y oración durante el día.

No obstante las misas dominicales permanecerán suspendidas en esta fase. Este período permitirá a las parroquias practicar las normas de desinfección y distanciamiento social, haciéndolas rutinarias antes de la reanudación de las reuniones los domingos.

En la Fase 3, las iglesias donde se sigan estrictamente las normas de desinfección y distancia social también podrán reanudar las reuniones para la misa dominical al 25 por ciento de su capacidad.

En lo que respeta a la Fase 4, las iglesias donde se siguen estrictamente las normas de desinfección y distancia social podrán ampliar las reuniones al 50 por ciento de su capacidad.

Y finalmente, en la Fase 5, las normas de desinfección y distanciamiento social se relajarán, pero no se eliminan, y las iglesias podrán ampliar las reuniones al 100 por ciento de su capacidad.

De acuerdo con la orientación del gobernador Abbott, para los condados rurales donde hay pocos o ningún caso del virus, las iglesias ubicadas en el Oeste de Texas como en los condados de Brewster, Culberson, Hudspeth, Jeff Davis, Loving, Presidio, Reeves, Ward y Winkler la autorización de reapertura se dio desde el pasado 9 de mayo en la Fase 4, en la medida en que los pastores lo hayan considerado prudente.