El Paso

Rechazan paseños retórica racista

A tres años del atentado de Walmart de Cielo Vista persiste el odio racial, advierten líderes locales

Jaime Torres / El Diario de El Paso

jueves, 04 agosto 2022 | 16:31

El Paso— En la conmemoración del tercer aniversario de la masacre de Walmart de Cielo Vista –que dejó 23 muertos y 23 heridos el 3 de agosto de 2019– líderes comunitarios de El Paso rechazaron la retórica racista que detonó el mayor ataque antihispano en la historia moderna de Estados Unidos.

Unidos contra el odio, activistas, sobrevivientes y religiosos advirtieron que la retórica racista sigue vigente en este país, por lo cual la posibilidad de un nuevo atentado de esta clase permanece latente.

“Fuimos testigos de las terribles consecuencias del odio”, declaró enfático monseñor Mark Seitz, obispo de la Diócesis de El Paso.                                                                                

El prelado participó en una ceremonia solemne realizada el miércoles por la mañana en el Parque Ponder y que fue convocada por la Red Fronteriza por los Derechos Humanos (BNHR).

Durante el evento se realizó una procesión solemne en la que voluntarios cargaron 23 cruces, cada una con el nombre de una de las víctimas mortales del atentado terrorista doméstico.

Los voluntarios caminaron por uno de los senderos para luego colocar las cruces en la plaza principal del parque, dejando al centro una réplica de la Estatua de la Libertad, símbolo de la comunidad migrante que distingue a los Estados Unidos.

“Sabemos que el que disparó el gatillo no fue el único responsable, sino que hubo también quienes promueven una narrativa de odio contra los mexicanos, contra los migrantes, viniendo desde el presidente Trump”, afirmó Fernando García, director de la BNHR, en su alocución.

Para el derechohumanista, el acontecimiento mortal no fue un evento circunstancial o de un ataque de salud mental, sino que provino claramente de una política y un mensaje en el que se juega con el racismo. “Fue una ataque de terrorismo racial motivado por el supremacismo blanco”, subrayó categórico.

Manifestó que no se puede hablar sólo de que hubo víctimas y ataques sin entender porqué sucedió. “Creo que es lo que ha faltado en la reflexión de otros eventos que suceden aquí en la región, no se habla tanto de ello, por lo que nosotros queremos reenfatizar que ha sido este discurso de odio, racista, supremacista blanco, lo que originó que se creara este ataque”, afirmó el líder de BNHR.

El obispo Seitz expresó, además de recordar y orar por las víctimas, que es importante responder a las situaciones que permitieron este evento y analizar esos malos pensamientos que permitieron a una persona considerar que la gente de México y las minorías representaban una amenaza para el país.

“Necesitamos recordar y rezar por los fallecidos y cómo un homenaje a ellos es trabajar en cambiar esta mentalidad y decir que no debe ser así. Es un gran pecado y un gran crimen pensar de esta amenaza… Debemos actuar aún más”, detalló el prelado al coincidir que, como sociedad, “fuimos testigos de las terribles consecuencias del odio”.

Manifestó que es fundamental para la Iglesia porque “las enseñanzas de nuestro Señor es que debemos respetar a cada persona, como hija o hija de Dios creada en persona por Dios, y si pensamos así no podemos pensar que pueda pasar a cualquier persona que respeta la dignidad a cada persona”.