El Paso

Reciben mamás apoyo de consultoras de lactancia

Grupos de ayuda en El Paso están trabajando para guiar a las mujeres entre los desafíos que se pueden enfrentar mientras amamantan

El Paso Matters / Sofía Camila Terrazas, de 8 meses, con su madre en El Jardín Birth & Family Resource Center

Priscilla Totiyapungprasert/El Paso matters

martes, 06 septiembre 2022 | 05:00

Azul lucía pacífica en una tarde de agosto en Sunland Park. La bebita, de menos de un año, se acurrucó contra el seno de su mamá Bella Luna. Luna se había reunido con otras familias en The Border Latch, un evento anual que apoya la lactancia materna en la región de Paso del Norte.

La madre de El Paso dio a luz por cesárea a su primer hijo a principios de 2022. Después de tres abortos espontáneos y un embarazo de alto riesgo, Luna pensó que la parte difícil finalmente había quedado atrás.

Pero enfrentó otro obstáculo emocional cuando luchó por amamantar, algo que asumió sería sencillo después de ver a su hermana menor amamantar a sus tres hijos con relativa facilidad. En cambio, por necesidad, Luna recurrió a la fórmula para nutrir a su bebé que lloraba.

No fue hasta que Azul tenía unos cuatro meses de edad que Luna conoció a una consultora de lactancia del Programa de Nutrición Suplementaria Especial para Mujeres, Bebés y Niños del estado, mejor conocido como WIC. Las consultas individuales gratuitas la ayudaron a comprender que era capaz de amamantar junto con la alimentación con fórmula.

Los desafíos de la lactancia materna pueden causar angustia en la experiencia posparto temprana. La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda amamantar exclusivamente a los bebés durante los primeros seis meses de vida, pero muchas madres no se sienten preparadas con el conocimiento que necesitan cuando son dadas de alta del hospital.

Una brecha entre las expectativas y la realidad de la lactancia materna puede generar confusión, estrés y, en algunos casos, autoculpabilización. En respuesta, los grupos de apoyo en El Paso están trabajando para llenar ese vacío, a través de consultas sobre lactancia, cafés para bebés y guías para la alimentación infantil segura.

“Pensé que tenía que hacer todo y resolver todo por mí misma, pero así no es como deberían ser las mujeres”, dijo Luna. “A veces, la leche no llega hasta más tarde, así que creo que fue una mezcla de no tener el apoyo adecuado y luego no saber mucho sobre la lactancia”.

Las consultas de lactancia pueden costar más de $100 por sesión, pero el programa WIC es una de las pocas formas en que los padres de bajos ingresos en El Paso pueden acceder a servicios gratuitos. Otro es El Jardín Birth & Family Resource Center en el centro de la ciudad, que se financia con donaciones.

Consultoras llenan una necesidad

Todos los viernes, los padres pueden encontrar a Lizabeth “Libby” Berkeley en un café para bebés que organiza en El Jardín, ubicado en un edificio anodino en 901 Arizona Ave. Al final del pasillo de un restaurante vegano, en una habitación con sofás y unidades portátiles de aire acondicionado recientemente agregadas, las madres vienen a amamantar, reciben consejos sobre lactancia y establecen vínculos con otros padres.

Berkeley tiene una maestría en salud pública de la Universidad de Columbia y una certificación IBCLC, lo que significa que completó su capacitación a través de la Junta Internacional de Examinadores de Consultores de Lactancia. El IBCLC es la validación más alta y la única credencial reconocida internacionalmente en el campo de la lactancia. Ella es una de al menos una docena de consultoras y consejeras certificadas en lactancia en El Paso que brindan servicios fuera del entorno hospitalario.

Inauguró el café para bebés en El Jardín en 2017 para que las madres lactantes pudieran tener un lugar para recibir apoyo adicional después de salir del hospital. Es uno de los pocos sitios de acogida en la ciudad, aparte del Centro de Lactancia en el Centro de Mujeres de Las Palmas.

Dado que la mayoría de las consultas de lactancia de WIC son virtuales, los cafés para bebés ofrecen una forma para que los padres obtengan apoyo práctico y socialicen con otras familias en persona.

Texas tiene una tasa de iniciación de la lactancia del 89%, según un informe de 2019 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EU. Una vez que los infantes cumplen seis meses, la tasa de lactancia materna se reduce al 54%. Al cumplir un año, la tasa desciende aún más hasta el 35%.

A nivel nacional, los padres de bajos ingresos y afroamericanos amamantan a tasas más bajas. Los estudios que analizan las barreras para amamantar en la frontera también sugieren que las tasas de lactancia materna en El Paso son más bajas que el promedio de los EU.

Hay una variedad de razones por las que las madres abandonan la lactancia, incluido el estrés y la depresión posparto. Luego están las razones prácticas del estilo de vida, como volver al trabajo, dijo Berkeley.

En su experiencia como consultora de lactancia, Berkeley descubrió que el dolor y la falta de producción de suficiente leche son las dos razones más comunes por las que las personas luchan por amamantar. Un agarre poco profundo, cuando el bebé no obtiene un bocado lo suficientemente grande del seno, puede causar un dolor insoportable. Factores como una cesárea, que puede causar hinchazón en los senos debido a los líquidos intravenosos, pueden retrasar la producción de leche.

Yvette Schmitz, quien es voluntaria en El Jardín, dijo que tomó el Curso de Especialista Certificado en Lactancia porque no quería que las madres pasaran el mismo estrés por amamantar que ella experimentó. Después de 36 horas de trabajo de parto, dio a luz a su primer hijo un sábado en El Paso en 2019, pero ningún especialista en lactancia trabajó los fines de semana y el personal del hospital dijo que podía esperar hasta el lunes para ver uno.

En el hospital, comenzó con fórmula para elevar el nivel de glucosa de su bebé. Una vez que pudo llevárselo a casa, hizo una combinación de todo: lactancia materna, alimentación con biberón con leche materna extraída, alimentación con fórmula, porque se sentía insegura acerca de si su hijo estaba recibiendo suficiente comida.

“Incluso leí toneladas de libros, vi tantos videos en línea, pero cuando realmente tienes un hijo es realmente difícil. No conoces las señales, no conoces los gestos si el bebé tiene hambre”, dijo.

Ver a una consultora de lactancia, primero en el café para bebés del Centro Médico Del Sol y luego en una consulta privada con Berkeley, ayudó a calmar los temores de Schmitz para que pudiera convertirse en una amamantadora segura.

Berkeley dijo que si hay algún consejo que pueda impartir a las personas embarazadas, ya sea su primer hijo o no, es buscar un especialista en lactancia antes de tener un bebé para que puedan tener expectativas realistas. La mayoría de las mujeres tienen la capacidad física para amamantar, pero sólo necesitan ayuda, dijo.

Por qué estas madres recurrieron a amamantar

Angie Ortega se interesó en la lactancia materna como una forma de vincularse con su hijo y brindarle los beneficios para la salud.

En los primeros dos días después del parto, las glándulas mamarias pueden producir calostro, una forma temprana de leche materna altamente concentrada que es rica en nutrientes, anticuerpos y antioxidantes para desarrollar el sistema inmunológico de un recién nacido. Los estudios, incluido un ensayo aleatorio de más de 17 mil pares de bebés y madres, también muestran que la lactancia materna puede proteger a los niños contra las infecciones gastrointestinales que causan vómitos y diarrea.

Ortega, quien vive en Ciudad Juárez, dio a luz a su hijo en mayo de 2021, justo antes del surgimiento de la variante delta del Covid-19. Si bien, su novio apoyó su decisión de amamantar, él trabajaba durante el día y Ortega se sentía aislada en casa. La presión de sus familiares para cambiar a la fórmula profundizó su ansiedad. Recurrió a las redes sociales para sentirse menos sola y encontró más apoyo en Luna Tierra Casa de Partos, un centro de maternidad en El Paso que también brinda servicios posparto.

Es importante que la educación sobre lactancia se extienda más allá de la madre a las parejas y la familia también, dijo Rosalba Ruiz Reyes de Holguín, coordinadora de extensión de la Coalición Binacional de Lactancia Materna. Ruiz Reyes de Holguín tiene una maestría en salud pública de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

“Estadísticamente, dicen que si un hombre apoya a su esposa a amamantar, la probabilidad de que ella continúe amamantando aumenta”, dijo. “Si él es posesivo, muy machista y celoso, y no lo soporta, ella no amamanta”.

La Coalición Binacional por la Lactancia Materna realiza eventos como The Border Latch, o La Gran Tetada Fronteriza en El Paso, Juárez y Sunland Park para normalizar la lactancia materna en lugares públicos y en el trabajo. El evento generalmente se lleva a cabo cada agosto durante el Mes de Concientización sobre la Lactancia Materna, una campaña promovida por el Departamento de Salud y Servicios Humanos del país.

Bella Luna y su hermana menor Blanca Luna, quienes han participado en The Border Latch, dijeron que quieren políticas de atención médica que faciliten el acceso de los padres a los recursos de lactancia. Si bien el seguro de salud de Bella cubrió el costo de un extractor de leche, tomó aproximadamente un mes para que el extractor fuera aprobado y enviado, por lo que terminó comprando uno de su bolsillo porque no podía esperar tanto.

La Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio exige que los planes de seguro de salud individuales y basados en el empleador cubran el apoyo a la lactancia. Pero si el consultor de lactancia no está dentro de la red, el padre tiene que asumir el costo.

Los defensores de la lactancia materna de El Paso elogiaron a TRICARE, el plan de seguro de salud para militares estadounidenses y sus beneficiarios, por cubrir seis consultas de lactancia.

Las hermanas Luna reconocieron que sus estilos de vida son propicios para la lactancia: Bella tiene un trabajo remoto que le permite trabajar desde casa y Blanca es ama de casa. Cada experiencia de lactancia es diferente, e incluso puede variar entre el primer, segundo y tercer hijo de una madre, dijo Blanca.

Apoyo gratuito para amamantar en El Paso

• El Jardín Birth & Family Resource Center: El grupo de apoyo para la lactancia se reúne los viernes de 10:30 a.m. a 12:30 p.m. en 901 Arizona Ave. Para más información, visite eljardinbirthandfamily.org. 

• Centro de la Mujer Las Palmas: Clase de lactancia que se realiza una vez al mes los sábados. Regístrese en línea en laspalmasdelsolhealthcare.com.

• El Centro de Lactancia está abierto los martes y jueves de 10 a.m. a 2 p.m., y los miércoles, de 12 p.m. a las 4 p.m. en 1801 N. Oregon St., Building B, Floor 3. Para más información, comuníquese con yvonne.iocona@hcahealth.com o llame al 915-264-7171.

• Del Sol Medical Center: las clases prenatales y las sesiones de café virtual para bebés se llevan a cabo los miércoles a la 1:30 p.m. a las 3:30 p.m. Envíe un correo electrónico a veronica.munoz@hcahealthcare.com o llame al 915-263-5487 para registrarse.

• Hospitales de Providence: Las clases de lactancia están disponibles en inglés y español una vez al mes en el campus del Memorial, 2001 N. Oregon St. Regístrese en línea en thehospitalsofprovidence.com.

• Las personas también pueden comunicarse con un especialista en lactancia en los campus de Memorial, Transmountain y East llamando al 915-577-6011.

Mujeres, bebés y niños (WIC): ofrece sesiones virtuales con asesores de lactancia locales o consultores de lactancia. Las personas elegibles deben registrarse para WIC en línea o por teléfono. También se ofrecen clases en línea en vivo en texaswic.org.