El Paso

Reducen fianza a hermanos que mataron a indocumentado

Argumentan que no son un riesgo ya que se entregaron

Archivo / Mark y Mike Sheppard

Staff / El Diario de El Paso

viernes, 28 octubre 2022 | 08:40

El Paso.- Un juez acordó reducir los montos de las fianzas para los hermanos que siguen encarcelados después del tiroteo mortal contra migrantes el mes pasado en las inmediaciones de Sierra Blanca, sede del condado texano de Hudspeth, al Este de El Paso.

Lo anterior fue dado a conocer en un reporte de Marfa Public Radio, una estación de la ciudad del Oeste de Texas donde se encuentra detenido uno de los acusados.

Mike y Mark Sheppard fueron inicialmente arrestados y liberados después de pagar fianzas separadas de $250,000 en los días posteriores al tiroteo, pero luego fueron arrestados nuevamente por nuevos cargos y se les asignó una nueva fianza de $250,000 a cada uno. Los hermanos no han podido pagar los nuevos montos, dijeron sus abogados.

En una audiencia virtual el jueves, el juez de Distrito 394, Roy Ferguson, acordó reducir las fianzas a $50 mil para Mark Sheppard y $75 mil para Mike Sheppard, a quien las autoridades acusan de ser el tirador.

Los hermanos se sentaron en silencio y en su mayoría sin expresión para la audiencia, apareciendo por separado en las cárceles de los condados de Brewster y Presidio.

Los abogados defensores afirmaron que los hombres estaban detenidos bajo requisitos de fianza “ilegales y opresivos”. Los hermanos se entregaron por los segundos cargos y, por lo tanto, no constituían un riesgo de fuga, argumentaron.

El fiscal Kevin Marcantel advirtió en contra de reducir demasiado los montos de la fianza, aunque propuso una reducción más modesta que la que finalmente aprobó el juez.

“Lo que hicieron es horrible”, dijo. “Creo que son un gran peligro para el público”.

Según una declaración jurada de arresto en el caso, Mark Sheppard dijo a las autoridades que ellos estaban en el área cazando cuando ocurrió el tiroteo. En la audiencia del jueves, Marcantel criticó la sugerencia de que el tiroteo fue un accidente, señalando detalles en la declaración jurada que indicaban que los migrantes recibieron disparos a quemarropa.

 En el incidente, ocurrido el 27 de septiembre, el duranguense Jesús Iván Sepúlveda recibió un disparo y falleció. La juarense Brenda Berenice Casias Carrillo fue alcanzada en el estómago y está grave.

 “No me creo todo este asunto del error”, dijo en la Corte el fiscal Marcantel. “Ambos sabían que eran seres humanos, pensaron que era un deporte, supongo”.

Los abogados defensores en la audiencia se centraron principalmente en argumentar a favor de los montos de fianza más bajos, diciendo que los hombres en conjunto tenían poco dinero para pagar los montos de la segunda fianza.

Richard Esper, abogado de Mark Sheppard, también dijo que la salud de su cliente se había deteriorado desde que sufrió un derrame cerebral hace nueve meses.

“Está mostrando signos tempranos de demencia”, dijo Sheppard. “No creo que sean un peligro para nadie en la comunidad”.

Esper afirmó claramente la inocencia de Mark Sheppard, diciendo que la evidencia en el caso “no muestra ninguna intención” por parte de su cliente “de ser un participante consciente en ningún crimen”.

El abogado de Mike Sheppard no habló tan directamente sobre los reclamos contra su cliente, pero sostuvo que el ex director de la prisión federal se presentaría ante el tribunal si fuera liberado.

“Esta idea de que tiene una motivación para huir es completamente incorrecta cuando van y se entregan es cuando escuchan que se presentan estos nuevos cargos”, dijo el abogado Brent Mayr al juez.

No está claro si los hermanos podrán obtener el dinero para los montos de fianzas reducidas o cuándo podrían juntarlo. Los abogados de ambos hombres no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios sobre esa pregunta, señala Marfa Public Radio.

Los hombres aún no han sido acusados por un gran jurado, pero los comentarios del fiscal en la audiencia sugirieron que las autoridades buscarían socavar la defensa de caza de los hermanos.

“¿Por qué no fueron a ver a lo que dispararon y mataron, la jabalina o lo que fuera?” preguntó Marcantel. “Así que no creo esa historia”.

En un comunicado el lunes, el Centro de Defensa de Inmigrantes de Las Américas, un grupo de asistencia legal con sede en El Paso, dijo que ocho de los 13 inmigrantes mexicanos que estaban presentes cuando ocurrió el tiroteo mortal, habían sido liberados de la custodia federal. Aun así, el grupo criticó al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) por no liberar a los inmigrantes antes.

“Al detener a las víctimas de este crimen en instalaciones similares a una prisión durante casi un mes, los funcionarios de la administración de Biden infligieron más daño aparte de la violencia supremacista blanca de los tiradores”, dijo Zoe Bowman, abogada del grupo. “Existe una clara necesidad de que el Departamento de Justicia abra una investigación por delitos de odio en este caso”.