El Paso

Registran 16 muertes a manos de policías en El Paso

Homicidio de afroamericano en Minneapolis revive episodios de abusos a nivel nacional

Sabrina Zuniga / El Diario de El Paso

jueves, 04 junio 2020 | 05:51

El Paso.- El movimiento nacional Black Lives Matter ha despertado en el país una serie de enfrentamientos y protestas en contra del sistema judicial en las ciudades más importantes de los Estados Unidos. Luego de la muerte del afroamericano George Floyd –quien pereció bajo custodia policiaca la  semana pasada en Minneapolis, Minnesota–, la protesta ha tomado más fuerza que nunca y revivido los casos de brutalidad policíaca a nivel nacional.

De acuerdo con el sitio web, www.mappingpoliceviolence.org, alimentado por la organización periodística del Washington Post, en El Paso han fallecido por lo menos 16 personas por brutalidad policiaca desde el 2013 al 2019, de los cuales, dos son afroamericanos, siete son latinos, cinco son blancos y dos de raza desconocida, según los datos.

El Departamento de Policía de El Paso (EPPD) cuenta con un vasto historial de casos en la Corte de Federal del Distrito Oeste de Texas por el uso de fuerza de sus oficiales en contra de civiles.

Son quince las demandas interpuestas ante el tribunal federal en contra la Policía de El Paso.

El 26 por ciento de los asesinatos de la policía en todo el país entre enero de 2013 y diciembre de 2019 fueron cometidos por los departamentos de policía de las 100 ciudades más grandes, señala el portal que registra la brutalidad policiaca.

El movimiento Black Lives Matter comenzó en el año 2013 con el uso del hashtag #BlackLivesMatter en las redes sociales, después de la absolución de George Zimmerman por la muerte del adolescente afroamericano Trayvon Martin a causa de un disparo. Black Lives Matter comenzó a ganar reconocimiento a nivel nacional por sus manifestaciones después de la muerte de dos afroamericanos en el 2014: Michael Brown, y Eric Garner, dando lugar a protestas y disturbios en Ferguson, en la Ciudad de Nueva York.

Ahora, en 2020, ha resurgido con fuerza para condenar el homicidio de George Floyd y exigir justicia en un caso que recuerda las muertes de Trayvon Martin y Eric Garner.

Las personas afroamericanas representan el 38 por ciento de las personas asesinadas por estos departamentos de policía a pesar de ser solo el 21 por ciento de la población en sus jurisdicciones.

En Texas, los departamentos policiacos han sido responsables de la muerte de por lo menos 719 personas durante el período que corresponde a enero del 2013 a diciembre del 2019. De los cuales, 157 fueron identificados como afroamericanos, de acuerdo con el sitio.

El domingo 31 de mayo y el pasado martes, miles de paseños salieron a las calles en protesta por la muerte de Floyd. Con cantos y gritos exigían justicia a las entidades federativas. Demostraron su inconformidad por las nulas acciones tomadas por la Casa Blanca, pero también señalaron los casos locales que han ocurrido en esta frontera.

El Diario de El Paso buscó la versión del EPPD sobre los casos de brutalidad policiaca que se le atribuyen en el pasado, pero hasta el cierre de edición no se tuvo una respuesta oficial al respecto.

Henry Rivera, regidor del Distrito 7 de la Ciudad de El Paso, expresó en redes sociales que durante 35 años de experiencia siendo oficial de EPPD nunca se había visto una situación similar como la protesta del domingo.

“Durante ese tiempo, nunca he visto una situación similar en El Paso, ni he sido entrenado para usar las tácticas empleadas por el oficial en Minneapolis. No es una retención autorizada, y en mi opinión, es un delito. No apruebo las acciones del oficial de policía que condujeron a la muerte del Sr. George Floyd”, declaró Rivera.

Agregó que también condena la inactividad de sus compañeros oficiales que observaron lo que sucedió. El hecho de que no intervinieron es una falla de su parte para cumplir con la función más básica de cada oficial de policía: proteger y servir.

“El señor Floyd no merecía morir y la justicia debe ser cumplida. Nuestras oraciones y apoyo deben estar con él y su familia. Muchos en todo nuestro país se han reunido para rezar y protestar pacíficamente”, dijo Rivera.

Y agregó: “Desafortunadamente, las emociones son altas y una mala situación ha empeorado por la pérdida adicional de vidas y lesiones. La destrucción de la propiedad es, en palabras de Martin Luther King, ‘el lenguaje de lo inaudito’".

Casos de abuso de fuerza en EPPD

Uno de los casos más sonados, fue la muerte de Daniel Sáenz, un hombre que se dedicaba al fisiculturismo y pereció en marzo del 2013 bajo custodia policiaca luego de que el oficial José Flores le disparara a las afueras de la cárcel en el Centro de El Paso.

Flores fue despedido por EPPD en octubre de 2014.  Al momento del atraco, Sáenz estaba desarmado y esposado. Flores ganó una apelación y fue reinstalado como oficial de EPPD en 2016 cuando también, un Gran Jurado decidió no acusar a Flores por cargos criminales.

Años después, la familia de Sáenz presentó una demanda civil contra Flores.

De acuerdo con documentos de corte en poder de El Diario de El Paso, Flores violó los derechos civiles de Sáenz y admitió que el asesinato de Sáenz no estaba ‘justificado’. Documentos de la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito, muestran las lesiones que sufrió Sáenz mientras estaba bajo custodia y un presunto motivo de lo sucedido.

En marzo de 2013, Sáenz parecía estar teniendo un episodio emocional en un almacén de alimentos de la ciudad y, según los informes, lloraba y pedía abrazos. Esto llevó a que lo llevaran al hospital donde golpeó a una mujer en la cara.  La familia Sáenz afirma que, en el camino a la cárcel, la cabeza de Sáenz golpeó la camioneta de transporte varias veces. Los abogados alegan que existe un video de vigilancia en donde se muestra al entonces oficial empujar a Sáenz a través de la puerta de la cárcel, causando una herida severa en la cabeza con sangre. Flores arrastró al hombre semiinconsciente arriba y abajo de la cárcel por más de una hora. Con un extenso rastro de sangre detrás de ellos. Luego, supuestamente, Sáenz fue llevado a un área donde no había cámaras, y los demás reos supuestamente escucharon que Sáenz era golpeado. Los abogados alegaron que Sáenz fue golpeado "sin piedad" por Flores.

Otro caso más es del paseño Jesús Luna, quien demandó a EPPD por golpearlo severamente y hostigarlo en diciembre del 2002.

Según los documentos, dos oficiales de EPPD arrestaron a Luna y uno de ellos, -identificado como G. Peralta- golpeó al hombre esposado causándole severas heridas.

“Las heridas sostenidas por Luna fueron causadas por los demandados, cuando Peralta golpeó a Luna después de que había sido puesto ya dentro de la patrulla, resultando en severas heridas faciales y corporales”, se lee en la declaración.