El Paso

Reportan tercer caso de Virus del Nilo en El Paso

Se trata de un septuagenario; urgen a prevenir pues no hay vacunas para esta enfermedad

Cortesía

De la redacción
El Diario de El Paso

viernes, 04 noviembre 2022 | 19:32

El Paso.- El Departamento de Salud Pública (DPH) de la Ciudad de El Paso ha recibido su tercer caso confirmado del virus del Nilo Occidental en la comunidad en lo que va de este año. 

Un septuagenario sin condiciones médicas subyacentes, contrajo la enfermedad del Virus del Nilo Occidental del Sistema Nervioso Central (WNV) y se está recuperando en casa, señalaron las autoridades.

“Seguimos enfatizando que aunque nuestro clima se está enfriando, estamos viendo más clima lluvioso y no hay razón para pensar que los mosquitos ya no son una amenaza”, dijo la autoridad de salud de la ciudad y el condado, dijo el doctor Héctor Ocaranza, autoridad de Salud de la Ciudad y el Condado.

“Si no nos protegemos de las picaduras de mosquitos, seguiremos viendo aumentar el número de casos”, agregó.

La infección humana es el resultado de las picaduras de mosquitos infectados. Los mosquitos se infectan cuando se alimentan de aves infectadas, las cuales hacen circular el virus en su sangre. Los síntomas del Nilo Occidental incluyen fiebre, dolor de cabeza, cansancio, dolores corporales, náuseas, vómitos e inflamación de los ganglios linfáticos.

Ocho de cada 10 personas infectadas con el WNV no desarrollarán síntomas. Sin embargo, una de cada 5 personas infectadas desarrolla la fiebre del Nilo Occidental, una enfermedad que incluye fiebre y otros síntomas como dolores en el cuerpo, dolor en las articulaciones, dolor de cabeza o sarpullido. Aproximadamente 1 de cada 150 personas infectadas desarrollan una enfermedad grave que afecta el sistema nervioso central y aproximadamente 1 de cada 10 casos de enfermedad grave son mortales.

Las personas mayores de 60 años corren el mayor riesgo de enfermedades graves. Las personas con ciertas afecciones médicas, como cáncer, diabetes, hipertensión, enfermedad renal y las personas que han recibido trasplantes de órganos también corren un alto riesgo.