El Paso

Revisará maestro especial documentos de Mar-a-Lago

Accede juez a petición de Trump; intervención volvería lento el proceso judicial

The New York Times / El ex presidente en un mitin el sábado

Perry Stein/The Washington Post

martes, 06 septiembre 2022 | 05:00

Washington— Un juez federal designará a un maestro especial para revisar casi 13 mil documentos y artículos que el FBI incautó de la residencia de Donald Trump en Florida e identificará cualquiera que pueda estar protegido por el privilegio abogado-cliente o ejecutivo, según una orden judicial publicada el lunes.

En un fallo que podría ralentizar y complicar la investigación criminal en curso del Gobierno, la jueza federal de Distrito Aileen M. Cannon escribió que el Departamento de Justicia no puede seguir revisando los materiales sustraídos de Mar-a-Lago el 8 de agosto, o utilizarlos en su investigación, hasta que el maestro especial concluya su examen.

Pero dictaminó que la Oficina del Director de Inteligencia Nacional puede continuar con su análisis del posible riesgo para la seguridad nacional que representa la remoción de la custodia del Gobierno de documentos clasificados, algunos de ellos relacionados con secretos gubernamentales y de Inteligencia altamente sensibles.

Los expertos legales señalaron que el Departamento de Justicia aún puede entrevistar a los testigos, usar otras pruebas y presentar información a un gran jurado mientras especialista examina el material incautado.

En su orden de 24 páginas, Cannon se puso del lado del equipo legal de Trump y dijo que el ex presidente conserva algunos privilegios ejecutivos después de dejar el cargo, una postura con la que el Departamento de Justicia no está de acuerdo. También argumentó que Trump tiene interés en algunas de las cosas incautadas, y señaló que el Departamento de Justicia ha dicho que se llevó algunos de los materiales personales de Trump que se mezclaron con los del Gobierno.

“Por la presente, el tribunal autoriza el nombramiento de experto para revisar la propiedad incautada en busca de artículos y documentos personales y material potencialmente privilegiado sujeto a reclamos de privilegio abogado-cliente y/o ejecutivo”, afirma su fallo.

La jueza, que fue designada para el tribunal federal por Trump en 2020, le dio al Gobierno y al equipo legal de Trump hasta el 9 de septiembre para presentar conjuntamente una lista de personas que podrían designar como maestro especial. Dichos expertos externos son relativamente raros. En este caso, probablemente la persona designada necesitaría una autorización de seguridad de ultrasecreto.

El Departamento de Justicia puede apelar el fallo de Cannon. El portavoz Anthony Coley dijo el lunes por la tarde que el Gobierno “está examinando la opinión y considerará los próximos pasos apropiados en el litigio en curso”.

Los representantes de Trump no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios.

Además de identificar a los posibles abogados si alguno de los documentos debe protegerse de los fiscales debido al privilegio abogado-cliente o ejecutivo, Trump ha dicho que una revisión de experto aumentaría la “confianza” en la investigación criminal del Departamento de Justicia sobre el mal manejo de documentos clasificados, después de que Trump dejara la Casa Blanca.

En su orden, Cannon dijo que el nombramiento era necesario “para garantizar al menos la apariencia de justicia e integridad en las extraordinarias circunstancias que se presentan”.

Durante meses, antes del cateo del 8 de agosto, la Administración Nacional de Archivos y Registros y el Departamento de Justicia intentaron que Trump entregara todos los documentos presidenciales y de la Casa Blanca que aún estaban en su poder, según documentos judiciales del caso.

Los abogados de Trump le dijeron al Gobierno en respuesta a una citación de mayo que todo había sido devuelto. Pero la búsqueda del mes pasado arrojó 27 cajas adicionales que contenían una mezcla de artículos personales y material gubernamental clasificado y no clasificado.

Trump y sus abogados y aliados han acusado al Departamento de Justicia de tener motivos políticos para llevar a cabo la investigación y de escalar innecesariamente a una investigación criminal. El fiscal general Merrick Garland se ha negado a hablar sobre la investigación, de acuerdo con la práctica general del Departamento de Justicia. Pero días después del cateo del 8 de agosto a Mar-a-Lago, dijo que “defender el Estado de Derecho significa aplicar la ley de manera uniforme sin temor ni favoritismo. Bajo mi supervisión, eso es precisamente lo que está haciendo el Departamento de Justicia".

Si bien el cateo del FBI de la residencia y el club de Trump en Florida ha provocado una fuerte condena del ex presidente y sus aliados republicanos, algunos republicanos han dicho que la acción podría haber sido necesaria.

En una entrevista que se transmitió el viernes, el ex fiscal general de Trump, William Barr, dijo que no hay razón para que los documentos clasificados hayan estado en Mar-a-Lago después de que Trump dejó el cargo.

“La gente dice que esto no tiene precedentes”, dijo Barr en una entrevista con Fox News. “Pero tampoco tiene precedentes que un presidente tome toda esta información clasificada y la coloque en un club de campo, ¿de acuerdo?”.