El Paso

Revive variante Delta compras de pánico

Escasean agua y papel sanitario en almacenes con membresía; limitan artículos a compradores

Jaime Torres/El Diario de El Paso / Estantes vacíos—El área de productos de limpieza –como toallitas desinfectantes y spray anti-gérmenes– luce sin artículos, en tanto que se complica adquirir otros bienes, en un fenómeno parecido a los primeros meses de la pandemia

Jaime Torres/El Diario de El Paso

sábado, 02 octubre 2021 | 21:44

La imagen de estantes vacíos, donde se almacena el agua embotellada y el papel higiénico o toallas de cocina, están reviviendo los límites de venta que clubes de ventas con membresía como Walmart, Sam’s Club y Costco impusieron durante el pico más alto de la pandemia del coronavirus registrado en 2020 generando alarma entre sus consumidores.

También escasean productos de limpieza, como el aerosol anti-gérmenes de Lysol y las toallas desechables desinfectantes en supermercados de la localidad.

Y es que en el último repunte del Covid-19, ahora con la variable Delta, los compradores han optado por adquirir de manera desesperada estos y otros suministros de limpieza ante el temor de que escaseen en estas tiendas. 

Aunque a nivel local no ha habido una declaración oficial, ni cuáles son los límites de venta, trascendió que la causa principal se debe a retrasos en la cadena de suministro por parte de los transportistas.

“La verdad no se qué está pasando, pero lo que sí me sorprendió es ver los anaqueles semivacíos. Apenas alcancé los últimos paquetes de papel sanitario”, dijo Gloria Gutiérrez, quien acude con regularidad a este tipo de supermercados. “Dicen que uno no puede llevar muchos”.

De acuerdo a los directivos de la compañía la cadena de suministro actual de Costco y las presiones inflacionarias, que incluyen retrasos en los puertos, mayores costos de mano de obra y flete, y escasez en todo, han provocado que la mayoría de sus artículos generales se vendan en dos semanas.

Por ello Costco advirtió a sus clientes sobre las demoras en los artículos ante la escasez de los contenedores de envío, camiones y conductores hasta diversos componentes, materias primas e ingredientes. 

“Estamos poniendo algunas limitaciones en artículos clave como pañuelos de papel, toallas en rollo, agua, productos de limpieza de alta demanda relacionados con los adultos”, dijo el director financiero de Costco, Richard Galanti, a los analistas de Wall Street el pasado jueves por la noche.

El alto funcionario indicó que a pesar de todos estos problemas, se continúa trabajando para mitigar los aumentos de costos en formas diferentes y mitigar nuestros aumentos de precios que se transfieren a los miembros.

Galanti estimó que la inflación general de precios de Costco para sus productos se encuentra ahora en el rango de 3.5% a 4.5%, por encima de la estimación del trimestre anterior de 2.5% a 3.5%.

En últimas fechas, se dijo, se han visto aumentos de precio de un solo dígito para papel de aluminio y latas de refrescos y otras bebidas y aumentos de precio de un dígito medio a alto en alimentos frescos, con la carne a la cabeza con aumentos de precio altos de uno a dos dígitos debido a costos de alimentación, mano de obra y transporte. 

Asimismo se explicó que tanto Costco como sus proveedores están pagando de dos a seis veces más por contenedores y envío, 4% a 8% más por productos de pulpa y papel, 5% a 11% más por productos de plástico y resina como bolsas de basura, vasos y platos y 3 % a 10% más para ciertos productos de indumentaria.

También se advirtió que enfrentan una escasez continua de chips que afecta los dispositivos electrónicos y electrodomésticos de Costco, lo que probablemente se extenderá hasta 2022.

Para combatir este tipo de presiones, Costco está realizando pedidos con anticipación para garantizar que pueda obtener los productos que necesita de manera oportuna y de esta manera no impactar a los miembros. 

También ha fletado tres buques para el próximo año que transportarán contenedores entre Asia y Estados Unidos y Canadá. Cada barco puede transportar de 800 a 1,000 contenedores a la vez y los barcos realizarán aproximadamente diez entregas en total en el transcurso de 2022, se explicó.

 Con limitantes

De esta manera estos minoristas están reviviendo los límites sobre la cantidad de papel higiénico, agua embotellada y suministros de limpieza que los clientes pueden comprar para evitar el almacenamiento en medio del último aumento de contagios por Covid-19.

Sam’s Club, la cadena estadounidense de venta al mayoreo también limitó sus productos a su clientela con el mismo fin. “Sólo me permitieron llevar tres paquetes de agua y una de papel sanitario”, dijo María Aguirre, quien pretendía comprar un poco más de mercancía.

Para orientar a sus consumidores, personal de la tienda colocó letreros informativos alertándolos sobre la cantidad de productos que podían llevar a sus casas. “Lo bueno es que así todos alcanzamos y no me quedaré sin estos productos”.

Aunque no se ha llegado a situaciones como las registradas en algunas ciudades de California, como Los Angeles y San Diego, donde los clientes arrasan en horas con toda el agua embotellada, aquí en El Paso se está a punto de llegar a ese extremo.

“El domingo vine por agua y no encontré, cosa que siempre hay suficiente”, dijo Carlos Aguirre, quien al igual que el resto de los miembros de la membresía quedaron desconcertados por el desabasto. 

“Pues qué nos llevamos a casa si ya no hay nada, ni agua ni papel”, expresó otro de los consumidores al ver cómo la gente buscaba estos productos básicos, los cuales se agotaron en menos de una hora.

Aunque algunas personas continúan nerviosas por la presencia del coronavirus y tratan de abastecerse de comida y agua, otras manifestaron no estar preocupadas al tiempo que recomendaron no entrar en pánico, tal y como ocurrió en los primeros días de la pandemia en todo Estados Unidos. 

La política adoptada por esta empresa minorista al igual que sus competidores trata de evitar precisamente que se vuelva a repetir ese ímpetu de los consumidores en su intento por almacenar grandes cantidades de mercancía en sus casas y participar en las llamadas compras de pánico.

“Hace un año, había escasez de mercancía”, dijo Galanti, al sitio web de The Motley Fool. “Ahora tienen mucha mercancía, pero hay demoras de dos o tres semanas en la entrega”, dijo al enfatizar retrasos en los puertos, escasez de contenedores, interrupciones de Covid, escasez de diversos componentes, materias primas e ingredientes; presiones en los costos laborales y escasez de camioneros y conductores.