El Paso

Se dispara compra de armas en Texas

Armerías reportan incremento en ventas y en algunos casos inventarios agotados

Texas Tribune

Sabrina Zuniga / El Diario de El Paso

martes, 29 diciembre 2020 | 09:38

Desde esta ciudad hasta Odessa y Houston, las ramificaciones de actos violentos cometidos con armas de fuego, se han dejado sentir en todo el estado de Texas; sin embargo, hasta el momento, el control de armas es un tema que se ha quedado varado en las cámaras legislativas. 

A pesar de esto, una gota de esperanza renace con la nueva administración presidencial, al poner en la mesa una posible reforma de control de armas, lo que ha desencadenado un incremento significativo en la venta de diversos tipos de armamento y municiones en todo el estado, incluyendo establecimientos ubicados en esta comunidad. 

“Cada vez más gente viene”, dijo Víctor, empleado de una armería local ubicada en el Este Central de la ciudad.

Agrega que estos últimos meses del año son los más ocupados ya que la venta de armamento se enfoca en “personas que quieren protegerse, nadie realmente sabe qué pasará, por eso creo que vienen más a comprar una pistola, algo discreto, pero que puedan tener en su casa o en su carro”, explicó el empleado de la armería.

El estado de Texas ha sido durante mucho tiempo una de las entidades con mayor venta de armas de fuego en la nación, pero durante el 2020, un año marcado por una pandemia devastadora y disturbios sociales, los texanos se ‘armaron’ a un nivel sin precedentes. 

De acuerdo con cifras del Buró Federal de Investigaciones (FBI), de enero a octubre dicha agencia realizó más de 1.9 millones de verificaciones de antecedentes penales a través del Sistema Nacional Instantáneo de Verificación de Antecedentes Penales (NICS) por solicitudes de transacciones de compra/venta de armas en Texas. 

Esa cifra es más que lo registrado en un año completo y el tercero más alto en la nación este año, detrás de los estados de Illinois y Kentucky. 

El FBI informa que la cantidad de verificaciones de antecedentes de armas de fuego realizadas a nivel nacional a través de NICS aumentó de 3.3 millones en octubre a 3.6 millones en noviembre. 

En Texas, la cantidad de revisiones NICS aumentó de 192 mil en octubre del 2019 a 197 mil a la misma fecha en 2020. Aunque el estado experimentó una disminución en el número de solicitudes de Licencia para Portar Armas (LTC), de 58 mil a 44 mil, el número de ventas de armas largas aumentó de 45 mil a 56 mil. 

Apoyan texanos reforma

Más de la mitad de los residentes de Texas apoyan la realización de una reforma a las leyes de control de armas. De acuerdo con la publicación digital The Texas Tribune, el 50 por ciento de los texanos quieren leyes de armas más estrictas, sin embargo, la Legislatura estatal no ha logrado reducir la escalada o responder con una legislación que fortalezca las medidas de control de armas existentes. 

Esto debido a que el 2020 ha sido catalogado como el año de la imprevisibilidad. El miedo, la incertidumbre y el estrés que acompañaron a este año hicieron que la gente acudiera a los establecimientos en busca de un arma. 

De acuerdo con propietarios de armerías, el inicio de la pandemia ocasionada por el coronavirus y que ha cobrado miles de vidas, las protestas nacionales de Black Lives Matter, y la elección presidencial, han sido los factores principales del incremento en la venta de armas y municiones.

Se arman paseños

La llegada del nuevo presidente trae consigo diversos escenarios, cambios a las leyes migratorias, hasta posibles reformas en las leyes de control de armas. 

Es por esto que las armerías en El Paso reportan una baja considerable en sus municiones, y algunas reportan inventarios agotados. 

“Nos quedamos sin mercancía hace como 4 días, pero sólo de municiones de arma corta y otras especiales. Es lo que la gente busca casi siempre”, expresó Víctor, quien además destacó que ha subido la demanda de citas en los campos de tiro bajo techo. 

Los datos de venta de armas recabados por las autoridades federales muestran tres picos distintos cuando las verificaciones de antecedentes alcanzaron números nunca vistos. 

El primer aumento se produjo en marzo, cuando la pandemia afectó al país, el segundo ocurrió de mayo a julio, cuando el país se enfrentó a protestas raciales y movimientos sociales para retirar fondos a los departamentos de Policía. 

El pico final ocurrió a finales de octubre y principios de noviembre cuando los estadounidenses acudieron a las urnas para emitir su voto en una elección histórica. 

En Texas, los datos del NICS mostraron que el estado siguió un patrón similar que batió récords con 1.9 millones de verificaciones hasta octubre de 2020, en comparación con 2016 cuando se presentaron 1.7 millones de verificaciones de antecedentes. 

El primer gran repunte de las ventas en Texas se produjo en marzo, cuando la pandemia de Covid-19 comenzó a provocar bloqueos, según datos federales. 

El FBI procesó más de 274 mil verificaciones de antecedentes ese mes, en comparación con menos de 143 mil en febrero.

Los números volvieron a subir durante el verano, superando los 227 mil en junio, el mes en que las protestas se extendieron por todo el país tras el asesinato del afroamericano George Floyd, quien murió a manos de la Policía de Minneapolis. El número de verificaciones de antecedentes el mes anterior fue un poco más de 179 mil. 

szuniga@diariousa.com