El Paso

Se dispara violencia familiar y sexual

Recibe EPPD más llamadas debido a la pandemia

Victoria Rossi/El Paso Matters

martes, 23 noviembre 2021 | 05:00

Los casos de violencia familiar y agresiones sexuales han alcanzado sus niveles más altos desde al menos 2018, según datos de casi cuatro años del Departamento de Policía de El Paso (EPPD). Hasta ahora, 2021 ha superado las cifras observadas durante el mismo período en 2020.

En abril de 2020, un mes después del inicio de la pandemia y cuando muchas localidades estaban cerradas, las llamadas de despacho a la Policía de El Paso alcanzaron el mínimo de cuatro años. Esa tendencia continuó durante el verano, y las llamadas para el servicio de EPPD no alcanzaron los niveles típicos hasta julio.

Tal y como El Paso Matters informó anteriormente, EPPD experimentó una caída del 6 por ciento en los informes de violencia familiar entre el 16 de marzo y el 4 de abril de 2020.

 Sin embargo, en todo Texas, los reportes policiacos de violencia doméstica en domicilios aumentaron en un 16 por ciento durante el primer mes de la cuarentena, según un informe del Consejo de Texas sobre Violencia Familiar. Aproximadamente en el mismo período, las llamadas a la línea directa del Centro Contra la Violencia Sexual y Familiar (CASFV) de El Paso aumentaron en un 34 por ciento.

En ese momento, a los expertos les preocupaba que el miedo a la exposición viral hiciera que muchas víctimas no estuvieran seguras de dónde acudir en busca de ayuda.

Agresión sexual y familiar 

En los primeros meses de la pandemia, los organismos encargados de hacer cumplir la ley de todo el mundo informaron de un aumento en los casos de abuso doméstico. Los expertos atribuyeron en gran medida el aumento a los factores estresantes de la pandemia y las órdenes de quedarse en casa que dejaron a muchos atrapados en casa con sus abusadores.

En El Paso no fue diferente. Para fines de 2020, el número total de casos de violencia familiar para el año había aumentado ligeramente por encima de los casos en 2019.

Pero de acuerdo con información de EPPD del 1 de enero de 2018 al 31 de octubre de 2021, obtenida a través de una solicitud de registros abiertos, este año está en camino de superar el 2020.

El Paso Matters comparó los casos de violencia familiar y agresiones sexuales manejados por EPPD de 2018 a 2021, centrándose en los meses de enero a octubre, el mes más reciente del que se dispone de datos de 2021. Hasta ahora, los casos de violencia familiar de 2021 son más altos que los primeros 10 meses de los tres años anteriores.

Los 3 mil 636 casos de violencia familiar en El Paso en lo que va de 2021 aumentaron un 13 por ciento en comparación con el mismo período de 2019, el segundo total más alto.

Las 516 víctimas de agresión sexual de la ciudad marcaron un aumento del 3 por ciento por encima del número de víctimas en 2018, el segundo año más alto.

En 2021 EPPD recibió informes de delitos sexuales contra 264 niños menores de 16 años, el más alto desde 2019.

La letalidad de los incidentes de violencia familiar también ha aumentado en El Paso. Con 2021 aún no terminado, EPPD ha registrado nueve homicidios relacionados con violencia doméstica este año, más que el total anual de cada uno de los últimos tres años.

En 2021 EPPD también llevó a cabo más arrestos por violaciones de órdenes de protección que todos los años anteriores. Las órdenes de protección pueden involucrar acusaciones de violencia familiar criminal, abuso sexual, acoso y tráfico. Los magistrados emiten órdenes de protección si creen que existe un peligro inmediato de más violencia. 

El aumento en los casos de violencia familiar y agresión sexual se produce cuando Estados Unidos registra un aumento general de los delitos violentos, aunque no los delitos contra la propiedad. El aumento es especialmente agudo para los homicidios, que en 2020 alcanzaron su nivel más alto desde 1995. Casi ocho de cada 10 de estas muertes involucraron armas de fuego, según el FBI.

Las razones de este aumento son objeto de debate y probablemente involucren una combinación de factores.

Muchos expertos señalan el malestar social tras el asesinato de George Floyd en mayo de 2020. También hay relatos anecdóticos de que muchos departamentos de Policía, que, contrariamente a la percepción popular, en su mayoría no han experimentado recortes presupuestarios o reducciones de oficiales, intentaron minimizar el contacto público durante la pandemia.