El Paso

Tras desastre ecológico, limpian por fin el río

Remueven residuos tóxicos, luego de que por seis meses se vertió el drenaje en el cauce

El Paso Matters / Gilbert Trejo, funcionario de EP Water

De la Redacción/El Diario de El Paso

domingo, 08 mayo 2022 | 08:21

Tras un esfuerzo que se extendió de enero a mayo, El Paso Water (EPWater) y sus socios han completado el cien por ciento la limpieza del lecho del río luego de la Emergencia de Aguas Residuales del Colector Frontera. 

La conclusión de las obras se dio con varias semanas de adelanto respecto al inicio de la temporada de riego con agua rodada para la agricultura de El Paso y su región aledaña.

La empresa de servicios públicos anunció el viernes que todo el suelo contaminado ha sido removido del río. La tierra ahora está depositada en montículos en la orilla del río y será removida por camiones en las próximas semanas. 

El Paso Water se comprometió a limpiar a fondo el lecho del río antes del inicio de la temporada de riego el 1 de junio para garantizar que los agricultores reciban agua limpia.

“Según lo acordado con nuestros socios, cuando se libere el agua de la presa del Elefante [Elephant Butte], el río estará listo”, dijo Gilbert Trejo, director interino de operaciones de producción y tratamiento.

Aproximadamente de seis a doce pulgadas de suelo afectado por las descargas han sido removidas de partes del lecho del río. 

Las pilas se amontonan en la orilla del río para que se sequen y puedan probarse y transportarse para su eliminación adecuada. Este trabajo continuará durante semanas mientras miles de camiones remueven las pilas.

Entre agosto de 2021 y enero de 2022, El Paso Water desvió las aguas residuales hacia el Río Grande debido a la ruptura de una tubería principal de aguas residuales en el lado Oeste de El Paso. 

A partir del 13 de agosto de 2021, cuando el trabajo de remediación que comenzó en 2020 estaba completo en un 60 por ciento, la empresa de servicios públicos experimentó múltiples roturas en el colector de aguas negras denominado Frontera Force Mains, el cual canaliza los desechos de aguas negras del drenaje de lado Oeste de la ciudad. Las interrupciones adicionales obligaron a EPWater a tomar la decisión de desviar las aguas residuales al Río Grande.

Gilbert Trejo dijo que desde el lunes 10 de enero, se completó el paso final para reparar el sistema de alcantarillado del lado Oeste: operar completamente la instalación de recuperación John T. Hickerson.

“En diciembre se terminó la tubería nueva y ya está trabajando. Ya el flujo del lado Oeste, los 10 millones de galones de agua por día se están trayendo a la planta de tratamiento y ya la planta también está trabajando para limpiar el agua”, añadió entonces el funcionario. 

Desde que se conectó la nueva tubería y las aguas residuales dejaron de fluir hacia el lecho del río, la empresa de servicios públicos ha liderado la limpieza del Río Grande y los canales adyacentes, lo cual generó una serie de críticas de organizaciones ecológicas en ambos lados de la frontera.

El muestreo de la calidad del agua muestra que los flujos del río han regresado a las condiciones previas a la descarga. Los esfuerzos de limpieza han requerido una gran colaboración con muchos socios.

“Queremos extender un agradecimiento especial al Distrito de Mejoramiento del Condado de El Paso #1 y la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) en Juárez junto con nuestros propios equipos de EPWater y nuestro contratista Arcadis por ayudar con la limpieza”, dijo Trejo. “También debemos un agradecimiento especial al Cuerpo de Ingenieros del Ejército, la Comisión Internacional de Límites y Aguas y la Patrulla Fronteriza por acelerar las aprobaciones necesarias para que podamos avanzar rápidamente en la limpieza”.

La empresa de servicios públicos informó la emergencia inicial de aguas residuales a la Comisión de Calidad Ambiental de Texas y ha mantenido contacto regular con la agencia durante todo el proceso.