El Paso

‘Truena’ a negocios de ambas fronteras cierre de puentes

Locales de El Paso y Juárez luchan por subsistir en medio de las restricciones de cruce por la pandemia

El Paso Matters / Josefina Gutiérrez de Acuña, de Taquería El Trompo en la avenida Juárez, tiene poco que hacer en la cocina desde que comenzó el cierre de la frontera en marzo
El Paso Matters / Los grandes descuentos han atraído durante mucho tiempo a los compradores mexicanos a las tiendas del sur de El Paso, pero ahora no pueden cruzar
El Paso Matters / Las restricciones han reducido enormemente los cruces en el Puente Paso del Norte que une El Paso y Ciudad Juárez
El Paso Matters / Chelitos, un restaurante en la zona Centro de El Paso, ha resentido el impacto de las medidas vs Covi

Rene Kladzyk / El Paso Matters

domingo, 30 agosto 2020 | 06:40

Negocios que se encuentran en ambos lados del Puente Paso del Norte, que dependen de las personas que cruzan a pie y que se detienen a comprar, han resultado muy afectados por el cierre fronterizo. Entre más tiempo permanezca cerrada la frontera, más difícil será para algunos de esos negocios mantenerse abiertos.

“Es lo mismo para todos nosotros, esto está muerto”, comentó Jeong Ho Kye, dueño de ORALE, una tienda de ropa situada en el sur de la calle El Paso, que está a una cuadra al norte del puente.

Vestidos de mezclilla colgados en racks y grandes montones de jeans llenan la tienda, y en cartelones en neón se lee “OFERTA $2”.  Pero a pesar de esos considerables descuentos, no hay clientes.

Kye dijo que paga 3 mil dólares mensuales de renta y que algunas tiendas más grandes que están calle arriba pagan hasta 5 mil dólares; él sabe que no es el único que se pregunta si va a poder pagar la renta si el cierre se prolonga por más tiempo. “No puedo adivinar el futuro pero pienso mucho en él y no tengo idea qué va a pasar”, comentó Kye, quien abrió ORALE hace un año.

Dos cuadras al sur, en el otro lado del puente en Ciudad Juárez, Josefina Gutiérrez de Acuña también espera clientes para el restaurante del que está a cargo, Taquería El Trompo.

“Nosotros estamos estresados, nerviosos, preocupados y hasta enfermos por el temor de perder nuestros empleos”, comentó Gutiérrez. “Nadie está viniendo, absolutamente nadie. Aquí en la avenida Juárez, el cierre fronterizo nos ha afectado mucho”.

El Puente Paso del Norte está a unos cuantos pasos de su cocina, aunque en estos días esa ubicación es difícilmente una ventaja.  Un menor número de paseños están cruzando y los que lo hacen tienden a gastar menos dinero en compras recreativas.

“Ahora, con el cierre del puente la gente ya no viene. Las pocas personas que cruzan (la frontera hacia Juárez) no quieren comer en un restaurante”, dijo Gutiérrez.

Los negocios de El Paso y Ciudad Juárez que están cerca de la frontera han sentido el fuerte impacto del cierre fronterizo por el Covid-19 –que prohíbe todo cruce excepto los viajes “esenciales”– que entró en vigor a partir del 21 de marzo de este año.

Los viajes no esenciales incluyen el turismo, mientras que los tratamientos médicos, escuelas y empleos documentados están entre las razones “esenciales” para cruzar la frontera.

Los ciudadanos estadounidenses y residentes legales permanentes que regresan a Estados Unidos están clasificados como viajes “esenciales” en esa regulación limitando los cruces fronterizos. Sin embargo, el viernes 21 de agosto el Departamento de Aduanas y Protección Fronteriza anunció que tomaría medidas adicionales para reducir los viajes no esenciales a México, incluyendo más revisiones secundarias a los que cruzan.

“Muchos compradores mexicanos prefieren venir y comprar en este lado, y debido a las restricciones de viajes no esenciales, los negocios casi se han detenido”, comentó Cindy Ramos Davidson, directora general de la Cámara de Comercio Hispana de El Paso.

“El poder de compra del consumidor mexicano es enorme y muchas tiendas al detalle del Centro de la ciudad, especialmente algunas que están más cerca del puente, están viendo que sus ventas han disminuido en un 85 por ciento”, señaló.

Blanca Tiscareño trabaja en Chelitos, un restaurante que está en el lado de El Paso. “Estamos en la entrada de El Paso y de Estados Unidos y la gente que viene a trabajar es la que nos está ayudando”, dijo Tiscareño.

“Antes, la gente venía todo el día, las personas cruzaban provenientes de México. Y todo el día estábamos muy concurridos. Ahora estamos vacíos. Es algo que nos ha afectado mucho”.

Impacto podría ser a largo plazo

Tom Fullerton, economista de la Universidad de Texas en El Paso y encargado del Proyecto de Modelo de la Región Fronteriza, comentó que El Paso va a perder por lo menos el 25 por ciento de las exportaciones al menudeo en este año.

“Si el peso no estuviera tan débil y las restricciones de viajes fronterizos no fueran tan severas, 1.2 billones de dólares de ventas al detalle hubieran sido exportadas a los residentes del norte de México”, dijo Fullerton.

Fullerton advierte que la pérdida de ventas podría tener un impacto duradero en la economía fronteriza.

“Para muchas de las tiendas, (un descenso del 25 por ciento en las ventas) es suficiente para que caigan en bancarrota o que tengan que cerrar sus puertas. En ese caso, las vacantes de locales comerciales aumentarán en el Centro de El Paso y en otros centros comerciales”, dijo.

Algunos negocios fronterizos ya están considerando cerrar sus puertas y están calculando qué tanto tiempo pueden permanecer abiertos sin los compradores de México.

En Ciudad Juárez, Gutiérrez estima que la Taquería El Trompo puede sobrevivir otros dos meses si la frontera sigue cerrada.

En el lado de El Paso, Tiscareño del restaurante Chelitos también ha hecho eco de esa preocupación. “Creo que si esto sigue de esta manera, vamos a tener que cerrar”, dijo.

Las restricciones podrían tener un efecto generalizado en los negocios de El Paso.

En agosto del 2019, casi 349 mil 842 personas cruzaron a pie hacia el norte por el Puente Paso del Norte, de acuerdo a PDN Uno (un comité internacional que da seguimiento a los cruces en esta frontera).  En abril del 2020, el último mes del que se tiene información disponible, los cruces peatonales hacia el norte de esta entrada disminuyeron a 66 ml 764.

“El impacto en las tiendas al detalle de El Paso debido al cierre fronterizo es increíble”, comentó Tanny Berg, describiendo el cierre como “demoledor” para los negocios de El Paso.

Berg, quien es un desarrollador de inmuebles y líder empresarial quien fue comerciante en el sur de El Paso durante años, hizo hincapié en que el poder de compra de los consumidores mexicanos ha tenido un fuerte efecto dominó en la economía local.

Por cada dólar que se gastaba en Cielo Vista Mall antes del cierre, 52 centavos eran gastados por compradores de México, de acuerdo a Berg.

También advirtió que los problemas económicos que enfrentan los negocios que están inmediatamente adyacentes al puente internacional son indicadores de una tendencia económica a mayor escala.

Expresó su preocupación acerca del impacto a largo plazo si los consumidores de Ciudad Juárez y otras ciudades mexicanas cambian sus hábitos y compran únicamente en México.

“Sustancialmente hay más cruces legales de mexicanos que han apuntalado la economía a lo largo de la frontera”, comentó Berg, haciendo notar que muy frecuentemente el enfoque se pone en los cruces de indocumentados. 

“Esos negocios pagan impuestos y son propiedad de estadounidenses y durante años han sido lugares en donde compran los mexicanos”, dijo.

Durante el cierre, muchas personas de México han sido forzadas a cambiar sus hábitos de compra y adquirir los productos en el sur de la frontera.

“Pensamos que el Covid eventualmente va a mejorar, pero no hay seguridad de que los consumidores mexicanos regresen”, señaló Berg. (Rene Kladzyk / El Paso Matters)