PUBLICIDAD

El Paso

‘Una vergüenza no resolver la masacre’

Hace 34 años dos tiradores provocaron el más grande tiroteo masivo en Las Cruces; no han sido detenidos

Cortesía / A la izquierda el retrato hablado de los sospechosos y a la derecha como se verían actualmente

Jaime Torres / El Diario de El Paso

lunes, 12 febrero 2024 | 05:00

Las Cruces, NM— Hace 34 años, el sábado 10 de febrero de 1990, un tiroteo masivo en un boliche de Las Cruces dejó cuatro niños y tres adultos muertos en un caso que no ha podido resolverse y que pone entredicho la capacidad de las autoridades locales.

El ataque ocurrió la mañana del sábado 10 de febrero de 1990 en Las Cruces Bowl, 1201 E. Amador Avenue. Dos hombres armados obligaron a siete víctimas a entrar en una oficina, dentro de la bolera, antes de abrir fuego contra tres adultos y cuatro niños de 13, 12, 6 y 2 años.

A pesar de que se ha ofrecido recompensa que crece cada año, las esperanzas de que se haga justicia en el caso desvanecen cada día.

Para el cineasta Charlie Minn, quien produjo en 2011 el documental “A Nightmare in Las Cruces” (Pesadilla en Las Cruces), basado en la tragedia, la falta de resolución del caso implica una falta de voluntad política.

“Qué vergüenza es el departamento de policía de Las Cruces (LCPD). ¿Cuándo has oído hablar alguna vez de un tiroteo masivo sin resolver? Así de malo es el LCPD”, dijo Minn en entrevista con El Diario de El Paso.

Precisó que la ciudad de Las Cruces apenas ha movido un dedo sobre este asunto.

“¿Cómo puede alguien en esa ciudad seguir con su vida diaria sabiendo que un grupo de niños fueron masacrados en una bolera y que esto no está resuelto?”, se cuestiona Minn, quien ha ofrecido una recompensa personal, además de la que prometen las autoridades, para dar con el paradero de los dos presuntos asesinos.

“Finalmente, consiguieron un nuevo alcalde. Veamos si muestra algún interés por esta tragedia. El último tipo era una broma”, dijo el director de cine, quien se ha especializado en casos de tiroteos masivos. “La gente tiene que hablar más sobre esto, no sólo en torno al aniversario”.

Un sábado distinto

Cuatro de las víctimas, un padre, dos de sus hijas y una niña de 13 fallecieron, mientras que una superviviente herida, murió varios años después por complicaciones relacionadas con sus lesiones.

Alrededor de las 8:30 a.m. del fatídico 10 de febrero de 1990, Melissia Repass, una menor de 12 años que sufría múltiples heridas de bala, llamó heroicamente al 911 para alertar a las autoridades sobre el crimen.

La policía y los bomberos de Las Cruces fueron enviados a la bolera donde las víctimas fueron encontradas baleadas al estilo de una ejecución.

Los primeros agentes que llegaron encontraron a tres víctimas ya muertas: Steven Terán, de 26 años, su hija Paula Holguín, de 6 años, y Amy Hauser, de 13 años. La hija de 2 años de Steven Teran, Valerie Teran, fue trasladada de urgencia a un hospital, pero falleció poco después de llegar.

Durante el tiroteo resultaron heridas Melissia Repass, su madre Stephanie Senac, de 34 años, e Ida Holguín, de 33 años, quien no era pariente de Paula ni de los Teran. Fueron trasladados a hospitales de la zona y sobrevivieron. Senac falleció nueve años después, en 1999, por complicaciones relacionadas con sus lesiones.

Familiares piden respuestas

Anthony Terán perdió a su hermano Stephan Terán, y a sus dos sobrinas, Valerie Terán, de dos años, y Paula Holguín, de seis, en esa masacre. Anthony extraña a su hermano, pero sigue luchando por sus sobrinas.

“Casi podía escuchar a mi hermano decirme, ya sabes, haz lo correcto, cuida a mis hijos. Ya sabes, es difícil. No desaparece”, dijo Anthony Terán en entrevista.

Los investigadores creen que los sospechosos robaron aproximadamente $5,000 en efectivo del negocio antes de prender fuego a la oficina, en lo que probablemente fue un intento de destruir pruebas. Consideran que los sospechosos son hispanos de tez oscura. Los investigadores descubrieron que ambas personas hablaban inglés con fluidez.

La policía de Las Cruces continúa pidiendo pistas que puedan ayudar a resolver el crimen.

Crime Stoppers del condado de Doña Ana en Las Cruces continúa ofreciendo una recompensa en efectivo de $25,000 por información que ayude a identificar a los dos hombres que se cree son responsables.

Se pueden proporcionar pistas de forma anónima llamando a Crime Stoppers al 1-800-222-8477. También se pueden proporcionar sugerencias en línea en NMCrimeStoppers.org o mediante la aplicación Crime Stoppers, “P3 TIPS”.

newsroom@diariousa.com

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD