El Paso

Viven momentos de terror por asalto bancario

Una intensa movilización ocurrió para buscar al atracador, quien logró huir tras hacer varios disparos

Jaime Torres/El Diario de El Paso / Autoridades piden apoyo de testigos para identificar al ladrón

Jaime Torres / El Diario de El Paso

sábado, 03 septiembre 2022 | 05:00

Momentos de pánico y terror vivieron clientes y personal de la sucursal de la unión de crédito GECU, ubicada en el 10425 Vista del Sol, en el Este de la ciudad, luego de que un ladrón solitario irrumpiera violentamente en las instalaciones y lanzara varios disparos para luego exigir cantidades de dinero al personal. Nadie resultó herido, dijo la Policía.

“Estábamos todos en shock y llorando, sólo escuchamos que les decía a los empleados que llenaran la mochila de dinero y que si lo seguían iba empezar a disparar”, dijo sobresaltada una de las clientes que se encontraba en ese momento en fila. 

El hombre, que vestía camisa y pantalón color caqui, botas negras y sombrero arribó al banco a las 11:15 de la mañana, perpetró el robo en minutos, y luego huyó a pie en dirección a la calle Yarbrough. 

“Estamos pidiendo la asistencia del público para ayudar a identificar a este sospechoso de robo a un banco”, dijo el agente especial a cargo del FBI en El Paso, Jeffery R. Downey. 

A partir del reporte se activó la alerta e inició una intensa búsqueda por el vecindario, escuelas y edificios comerciales de la zona. El despliegue se hizo a pie y por aire. Un helicóptero del Departamento de Seguridad Pública del Estado sobrevoló la zona para cubrir el perímetro señalado.

Asimismo y para evitar que el sospechoso saliera del perímetro, elementos del Departamento de Policía, del Departamento de Seguridad Pública del Estado y la Patrulla Fronteriza bloquearon con sus patrullas las calles aledañas al lugar de la escena mientras investigadores del FBI recopilaban evidencias en la institución bancaria.

Aunque en un principio se dijo que el sospechoso era un hombre hispano, la versión fue desmentida por las autoridades debido a que el ladrón traía cubierto el rostro. 

En una breve conferencia de prensa organizada enfrente de la institución bancaria Jeffery R. Downey describió al sospechoso: sexo masculino, raza desconocida,

altura aproximada de 5’ 11” pies (1.80 metros) a 6 pies (1.83 metros).

El individuo vestía pantalones color caqui, camisa caqui de manga larga, sombrero para el sol de color claro, chaleco de seguridad amarillo, botas negras, guantes negros, posiblemente chaleco caqui y una cubierta oscura para la cara. La Policía distribuyó la fotografía del atracador captada por la cámara de seguridad del banco.

Downey manifestó que la Fuerza de Tarea contra Delitos Violentos del FBI El Paso trabaja en estrecha colaboración con la Unidad de Delitos contra Personas de EPPD. El Equipo de Respuesta a Evidencia del FBI en El Paso y la Unidad de Escena del Crimen de EPPD están procesando activamente la escena del crimen, agregó.

En el operativo de búsqueda, en la que se dio una respuesta de múltiples agencias, fue hecho casa por casa de los vecindarios contiguos. Agentes fuertemente armados se desplegaron por grupos para hablar con los residentes e ingresar a los patios, previo permiso, en busca del criminal.

“Dudo mucho que lo vayan a agarrar, ya pasaron muchas horas… ya se les fue”, dijo uno de los vecinos que observaba el movimiento de los agentes.

Trascendió que durante la huida del sospechoso tiró su sombrero y fue encontrado por la Policía sobre la calle Candlewood lo que causó una mayor concentración de elementos al igual que en la calle Lakewood.

Alrededor de las 2 de la tarde el ulular de las sirenas de los vehículos de emergencia del Departamento de Bomberos puso intranquilos a los vecinos tras escuchar la versión de un tiroteo por la zona. El hecho fue desmentido por la Policía.

La emergencia también alertó a directivos del Distrito Escolar Independiente de Ysleta (YISD), quienes de inmediato implementaron el operativo denominado ‘Lockdown’ (confinamiento) para proteger al estudiantado. 

YISD declaró que algunas de sus escuelas fueron cerradas a las 12:02 p.m. El bloqueo implicó que las puertas exteriores fueran cerradas. Nadie podía entrar ni salir en ese momento.

Entre las escuelas primarias y secundarias donde se aplicó el protocolo de seguridad estuvieron la Primaria Eastpoint; Eastwood HS, Vista Hills y Hanks HS, entre otras. Una actividad en el campo de Eastwood HS fue cancelada. El cierre se levantó a las 13:13 horas y el personal reanudó las operaciones de manera normal.

Directivos de YISD declararon que los estudiantes permanecieron seguros y bajo la supervisión directa de un adulto durante este tiempo. “La seguridad de nuestros estudiantes y personal es nuestra prioridad número uno”, se dijo.

Afuera del banco varios clientes que pretendían retirar dinero en efectivo de los cajeros temerosos preguntaban lo que sucedía, pero eran retirados por los agentes. “Yo sólo quería retirar dinero pero al enterarme me dio mucho miedo. No es posible que esto esté pasando en El Paso”, dijo uno de ellos.

Durante varias horas decenas de personas, entre clientes y empleados, tuvieron que permanecer en el interior en tanto el Equipo Táctico levantaba evidencias de la escena.

Según las autoridades, el robo a un banco conlleva una posible pena de prisión de hasta 20 años. El uso de una pistola, otra arma peligrosa, pistola de juguete o bomba falsa durante la comisión de un robo a un banco puede ser sancionado con una pena de prisión de hasta 25 años.

Cualquier persona con información sobre este robo debe comunicarse con el FBI al (915) 832-5000 o 1-800-CALL-FBI, o con el Departamento de Policía de El Paso al (915) 832-4400, dijo la portavoz del FBI.