Deportes

El fútbol femenino tendrá 60 millones de jugadoras para 2026

La tendencia es clara. El fútbol femenino cada vez gana más espacio y es más importante en el mundo deportivo. Tanto a nivel de patrocinadores, como transmisiones, cifras de transferencias o asistencia de público en los estadios.

El diario

jueves, 12 mayo 2022 | 13:28

Los números no han parado de crecer en los últimos 10 años y se espera sigan creciendo con el paso de los años.

Según datos de la FIFA para 2019 habían cerca de 13 millones de mujeres que practicaban fútbol. Obviamente, el país con mayor participación fue Estados Unidos con más de millón y medio de jugadoras registradas. Luego el ranking lo cerraron Canadá, Alemania y Suecia. Se espera que en 2026 la cifra sea de 60 millones, con todos los países de la FIFA con un liga doméstica de fútbol femenino.

Actualmente solo existen tres países, en Europa, que no tienen una liga femenina desarrollada. Un dato importante teniendo en cuenta que es una de las zonas con mayor tradición futbolística. 

Las ligas domésticas de fútbol femenino en otros continentes, como el asiático, están desarrolladas al 70%, mientras que en África, Oceanía y en la Concacaf superan el 80%.

En México, por ejemplo, la liga BBVA Femenil se creó en 2016 y cuenta con 18 equipos participantes. Alrededor del 80% de las jugadores tiene como ingreso principal el fútbol según datos de la FIFA. Una de las ligas donde se promedia mejores cifras de asistencia, ya que ronda las tres mil personas por partido. Solo superados por Estados Unidos como más de 7 mil aficionados por partido.

El impacto femenino se ha notado incluso en la tecnología. Desde 1993 uno de los videojuegos deportivos más esperados cada año es el FIFA, desarrollado por la compañía EA Sports. En 2023 el juego incluirá por primera vez en su historia ligas femeninas. Empezará con las ligas domésticas de cuatro países: Inglaterra, Alemania, Francia y Estados Unidos. Así como también incluirá el Mundial femenino.

Todos estos datos van demostrando que ya pasó a ser un mito que el fútbol femenino no interesa. Un estudio de The Female Quotient muestra que más de 300 millones de personas en todo el mundo muestran interés por el fútbol femenino. Esto representa alrededor del 15% de la población mundial. Cifras que podrían mejorar si el deporte femenino contará con una mejor difusión.

El 23 de mayo se celebra el día internacional del fútbol femenino. Una iniciativa que surgió recientemente, en 2015, por parte de la CONCACAF y que permite que el difícil camino de las mujeres en el fútbol femenino tenga una mayor visibilidad.

Es por eso que muchos organismos y compañías se suman durante este mes para promover el deporte femenino, en especial el fútbol. Un ejemplo es el reto Codere, en el cual la plataforma de apuestas deportivas y casino online se encargará de donar todo lo que se recaude en apuestas durante un mes a la ONG She Wins, organización que promueve el deporte y la educación como métodos para el desarrollo dentro de la sociedad de niñas y mujeres.

Una propuesta que también busca generar mayor interés en el deporte gracias al testimonio de mujeres exitosas en el mundo del fútbol. La delantera de Monterrey, Desirée Monsiváis; Kenti Roble (del Real Madrid); Tatiana Briseño (gerente deportivo de Pachuca) y Nailea Vidrio, jugadora del Club León Femenil, contarán sus experiencias dentro del deporte rey.

Eso sí, el papel de las mujeres en el fútbol ha crecido exponencialmente en todos los ámbitos. Actualmente son cada vez más las mujeres que integran cuerpos técnicos, arbitrales, administrativos, incluso en equipo masculinos en las mejores ligas del mundo.

A nivel monetario, poco a poco se disminuye la diferencia con el deporte masculino, aunque aún hay mucho camino por recorrer. El caso más notorio es el de la Selección de Estados Unidos, que ganó una demanda para exigir igualdad de salarios con el equipo masculino. En otros países han seguido una ruta similar a las estadounidenses y han empezado a exigir mejoras en el tema de salarios y condiciones laborales, como es el caso de Noruega o Australia.

Uno de los primeros pasos para el éxito a largo plazo será en el aspecto económico. Ya que solo un cuarto de los equipos femeninos en México son solventes. Lo que demuestra que hay que equilibrar el crecimiento que tiene el deporte dentro de la cancha, con lo que pasa y se vive fuera de ella.

Al final, las metas del fútbol femenino a corto plazo son muy ambiciosas, pero todas estas iniciativas suman a su desarrollo. En México la apuesta de los clubes profesionales por las franquicias en el fútbol femenil son una de las grandes razones de este éxito. Es por ello que la liga mexicana ya se puede considerar como un proyecto sólido, aunque solo tiene 4 años de existencia y muchas cosas aún por mejorar.