Escaparate

Millones de personas no se lavan las manos aunque puedan hacerlo

Aquí sus razones ocultas

Agencias

miércoles, 22 abril 2020 | 21:09

"Mi resolución para 2019 es decir cosas al aire que digo fuera del aire... No creo que me haya lavado las manos durante 10 años". 

Esas palabras las pronunció el año pasado el presentador de televisión de la cadena estadounidense Fox News, Pete Hegseth, y causaron un revuelo en internet.

Sorprendentemente, Hegseth no es el único. 

En 2015, la actriz estadounidense Jennifer Lawrence aseguró que casi nunca se lava las manos después de ir al baño. (Ambos dijeron más tarde que estaban bromeando). 

Ese mismo año, Thom Tillis, senador republicano por Carolina del Norte, sugirió que exigir que los empleados de los restaurantes se laven las manos es un ejemplo clásico de sobrerregulación.

 Getty Images Comer sin lavarse las manos es más frecuente de lo que crees

En los baños de todas partes del mundo las personas que no se lavan las manos son muchas.

Un estudio de 2015 estimó que solo el 26,2% de los que visitaban el baño con un posible "contacto fecal" se lavó posteriormente las manos con jabón.

"Suena como un comportamiento tan simple", describe Robert Aunger, experto en salud pública evolutiva de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

"Pero hemos estado trabajando en ello (haciendo que la gente se lave más las manos) durante 25 años y todavía (el número) es muy bajo".

Invento que salva vidas 

 Getty Images Lavar las manos salva vidas

La falta de instalaciones adecuadas y jabón en los sitios más pobres del mundo puede explicar en parte que la gente no se lave las manos.

En los países menos desarrollados, solo el 27% de la población tiene acceso a estas cosas. La Organización Mundial de la Salud y UNICEF estiman que alrededor de 3.000 millones de personas tampoco las tienen en casa. 

Pero incluso en muchos países de altos ingresos solo el 50% de las personas realmente usan jabón después de ir al baño, lo suficiente para que consideremos hacer permanentes los saludos de tobillo o codo.

 

Estas estadísticas impactan. 

Lavarse las manos se considera uno de los inventos que más salva vidas en la historia de la humanidad, ya que contribuye al aumento de expectativa de vida promedio de 80 años en países como Reino Unido, en lugar de unos 40 como era en 1850, cuando se popularizó por primera vez el lavado de manos.

Y si se necesitan más incentivos, este simple hábito de higiene también ofrece la posibilidad atractiva de evitar las superbacterias y las pandemias. 

 Getty Images La campaña reciente de lavarse las manos dio la vuelta al mundo por la pandemia

Una revisión de 2006 encontró que lavarse las manos regularmente puede reducir el riesgo de infecciones respiratorias entre un 6% y un 44%. 

Desde que surgió la pandemia de covid-19, los científicos descubrieron que la cultura de lavado de manos de un país es un "muy buen" pronosticador del grado de propagación.

Se cree que el virus infecta principalmente a las personas a través de partículas suspendidas en el aire, pero también puede ingresar al cuerpo después de que una persona toca objetos contaminados y luego su cara. 

¿Por qué algunas personas son entusiastas limpiadoras de manos y son capaces de pagar muy caro un desinfectante de manos durante una escasez, mientras que otros se niegan obstinadamente a simplemente tomar el jabón? 

Y si virus nuevos y misteriosos no pueden convencer a las personas para que cambien sus hábitos, ¿qué lo hará?

Resulta que no lavarse las manos al salir del baño no solo se debe a la pereza. 

Existen una serie de factores psicológicos que desalientan a las personas a lavarse las manos. 

Y los expertos de todo el mundo esperan comprender prejuicios ocultos para poder llevarnos a ser más higiénicos.

"Un problema con el lavado de manos es que, especialmente en los países desarrollados, una persona puede saltearse lavarse las manos muchas veces y no se enfermará", dice Aunger. 

Y cuando se enferma, varios días después, ese momento del olvido de lavado de manos también habrá quedado perdido en su memoria. 

"Incluso con el coronavirus, dicen que la demora entre la infección y la aparición de cualquier síntoma es de cinco o seis días, por lo que la conexión es muy difícil" de hacer.

Cuidado con el optimismo

 Getty Images Los médicos que toman decisiones intuitivamente tienen más probabilidades de lavarse las manos que aquellos que piensan de manera más racional

El "sesgo de optimismo" implica creer que las cosas malas tienen menos probabilidades de sucedernos a nosotros que a otras personas. 

Esta perspectiva irracionalmente positiva es universal. 

Se la encuentra en diversas culturas humanas y en la demografía, como el género y la edad, e incluso en algunos animales, como los pájaros estorninos y las ratas. 

Este autoengaño puede ser en parte responsable de hábitos como fumar, o por qué muchas personas eligen tarjetas de crédito que terminan costándoles dinero. 

También puede evitar que algunas personas se laven las manos. 

Un estudio, realizado en una universidad de Nueva York en medio de la pandemia de la gripe porcina (H1N1) de 2009, encontró que los estudiantes que tenían niveles más altos de ese optimismo poco realista eran menos propensos a lavarse las manos. 

 Getty Images Cuanto más concientización tenga una persona, más probabilidades tendrá de lavarse las manos

Mientras tanto, aquellos que tenían una mayor confianza en su capacidad de controlar sus propias vidas eran lo contrario.

El sesgo de optimismo también fue encontrado en estudiantes de enfermería, que tienden a sobreestimar su conocimiento de las buenas prácticas de higiene de manos, y las personas que manejan alimentos para sus trabajos, que constantemente subestiman su riesgo de causar intoxicación alimentaria en otros.

Las normas sociales importan

Una gran pista sobre la importancia de la psicología en el lavado de manos radica en la extraordinaria gama de prácticas de higiene de manos en diferentes culturas de todo el mundo. 

En un estudio francés, se preguntó a 64.002 personas en 63 países si estaban de acuerdo con la afirmación: "Lavarse las manos con jabón después de ir al baño es algo que hace automáticamente".

Menos de la mitad de los encuestados de China, Japón, Corea del Sur y los Países Bajos estuvieron de acuerdo. 

El país con mejores números fue Arabia Saudita, donde el 97% de las personas dijeron que habitualmente se lavaban las manos con jabón.

 Getty Images Se cree que una serie de factores psicológicos desalientan a las personas a lavarse las manos

Pero dentro de los países, no todos somos igualmente culpables de delitos contra la higiene.

Por ejemplo, algunos estudios demostraron consistentemente que las mujeres son considerablemente más diligentes en el lavado de manos que los hombres. 

En uno de sus propios estudios, Aunger descubrió que las mujeres tenían el doble de probabilidades de lavarse las manos en los baños de las estaciones de servicio de autopistas en Reino Unido. 

La tendencia incluso se extendió a la pandemia de covid-19, con una encuesta reciente que encontró que el 65% de las mujeres y el 52% de los hombres dicen que se lavan las manos regularmente.

Aunger explica que la variación en el lavado de manos probablemente se deba a las normas sociales, un poderoso conjunto de reglas informales que rigen nuestro comportamiento cuando estamos en un grupo. 

"Son sistemas psicológicos complejos, que dependen de ver lo que otras personas hacen, pensar lo que otras personas esperan que hagas y experimentar presión para copiarlo", dice.

 Getty Images Las campañas que hacen que las personas sientan asco pueden ser más efectivas que las puramente objetivas

Si vemos que otros se lavan las manos en el baño, eso es lo que hacemos. Pero cuando nadie lo hace, existe una presión para que ninguno lo haga. 

"Y, de hecho, las personas pueden verse como inusuales si lo hacen", dice Aunger. 

Dado que los hombres y las mujeres tienden a ir a baños separados por sexo en lugares públicos, quizás haya diferentes normas sociales para cada género, al igual que para otros grupos, como las religiones.

Pensamiento racional versus instinto 

Una razón por la cual los científicos están tan interesados en descubrir la psicología detrás del lavado de manos es que las vidas dependen de ello, especialmente las de los pacientes en el hospital. 

A pesar de los años de capacitación para mantener con vida a las personas, muchos trabajadores de la salud descuidan este hábito básico que podría ayudar a prevenir la propagación de virus y superbacterias potencialmente letales.

En 2007, científicos descubrieron que los cirujanos en un hospital australiano solo se lavaban las manos en un 10% antes del contacto con los pacientes (frente al 30% después). 

Investigaciones más recientes en otros hospitales descubrieron hallazgos igualmente alarmantes. 

Por ejemplo, un estudio de 2019 en un hospital de Quebec descubrió que los trabajadores de la salud solo se lavaban las manos el 33% del tiempo. 

Incluso en Arabia Saudita, con su cultura escrupulosa de lavado de manos, el personal médico a menudo no implementa la higiene de manos adecuadamente.

Pero no todos los profesionales médicos son igualmente culpables. 

Un estudio de 2008 encontró que los médicos que informaron tomar decisiones intuitivamente eran significativamente más propensos a lavarse las manos que aquellos que dijeron que pensaban de una manera más racional.

Esto sugiere que proporcionar un conjunto de argumentos para lavarse las manos podría no ser la mejor manera de convencer a las personas para que lo hagan.

 Getty Images Concientizar a la población es un factor clave para evitar la propagación de un virus

Otro trabajo realizado en marzo de este año identificó otro rasgo que podría estar en juego: la concientización. 

La investigación, que se realizó en Brasil, encontró que las personas que obtuvieron un puntaje más alto por la concientización eran más propensas a la distancia social y lavarse las manos.

Finalmente, está el asco. La reacción intestinal al ver una carne con gusanos tiene el efecto secundario, que resulta muy útil, de evitar que queramos comerlo. 

Del mismo modo, movernos hacia el extremo opuesto de un tren cuando un pasajero tiene un pañuelo sucio obviamente nos ayudará a evitar respirar sus patógenos. 

"Ese alejarnos es lo más útil", dice Dick Stevenson, psicólogo de la Universidad de Macquarie, Australia.

Incluso los chimpancés, que se los ve regularmente comiendo sus propias heces en los zoológicos, les da repulsión los fluidos corporales de otras personas, lo que sugiere que el asco no es solo un subproducto reciente de la cultura humana, sino algo que evolucionó para protegernos.

Y al igual que cualquier otra emoción, el grado en que experimentamos repugnancia varía de persona a persona. 

 Getty Images El asco puede ser un gran aliado para evitar contraer enfermedades

Es una poderosa fuerza oculta en nuestras vidas, que impulsa nuestras decisiones políticas -las personas que son más sensibles al asco tienen más probabilidades de votar de manera conservadora-, así como si aprobamos a las personas homosexuales, cuán xenófobos somos y posiblemente incluso cuánto miedo dan las arañas.

Un estudio sobre el lavado de manos en Haití y Etiopía descubrió que el conocimiento y la concientización de una persona sobre asuntos de salud no eran tan relevantes para saber si se lavaban las manos como la potencia de sus sentimientos de asco.

¡Lávate las manos!

En las últimas semanas, organismos de salud pública, organizaciones benéficas, políticos y miembros del público se unieron para lanzar posiblemente la campaña de lavado de manos más importante que se recuerde. 

Las celebridades participaron para demostrar la técnica adecuada, una gran cantidad de memes de lavado de manos inundaron internet e incluso sitios de pornografía se sumaron a la iniciativa. 

Pornhub se asoció con la cineasta Ani Acopian y la productora Suzy Shinn para formar Scrubhub, un sitio web de parodia que presenta exclusivamente videos de personas que se lavan las manos, se pone una máscara facial, guantes, se aplican gel de manos y compran en un supermercado, mientras observa las reglas de distanciamiento social.

 Getty Images Las manos de las mujeres suelen estar más limpias que las de los hombres, según los estudios

Pero, tras conocer sobre nuestros prejuicios psicológicos antihigiénicos, ¿realmente estos esfuerzos bien intencionados y a veces ingeniosos harán que los que no se lavan las manos terminen haciéndolo? 

En lugar de hacer que el lavado de manos sea divertido o sexy, una de las principales vías de investigación es apuntar al asco. 

En 2009, Stevenson junto a colegas de la Universidad Macquarie probó la idea en algunos estudiantes. 

Después de preguntarles acerca de sus hábitos actuales de lavado de manos y sensibilidad con respecto al asco, se les pidió que miraran uno de tres videos: uno puramente educativo, uno con imágenes repugnantes y otro sobre un documental de naturaleza irrelevante.

Una semana después, los estudiantes fueron convocados nuevamente y se sentaron en una mesa con toallitas antibacterianas y gel de alcohol para manos. 

Se les presentó una serie de objetos antihigiénicos para manipular, desde trapos manchados hasta cepillos de tocador usados. Después de sostener cada objeto, se les pidió que comieran una galleta de un plato. ¿Desinfectarían sus manos antes de tocar la comida?

Como esperaban, los investigadores descubrieron que las personas que habían visto el video que provocaba asco tenían muchas más probabilidades de lavarse las manos que las personas de los otros grupos. De hecho, se lavaban más las manos que los otros dos grupos combinados.

En un estudio de seguimiento, el equipo confirmó que esto también podría funcionar en el mundo real. 

 Getty Images ¿Quién se atreverá a decir que no suele lavarse las manos en medio de la pandemia?

Al monitorear encubiertamente el lavado de manos de las personas en varios baños, descubrieron que ellas estaban mucho más motivadas para hacerlo cuando les recordaban los carteles que mostraban las heces en un pan mostrando cómo se propagan los gérmenes si no se lavan las manos, en contraste a los puramente educativos.

Nadie ha estudiado cuánto tiempo persistiría este lavado de manos extra vigilante, pero muestra que simplemente decirle a la gente que lo haga es poco probable que sea tan efectivo.

"Tenemos un contexto muy especial ahora, donde toneladas de personas están interesadas en lavarse las manos debido al coronavirus", dice Aunger. "Pero la pregunta es, ¿podemos llevarlo a niveles realmente altos y mantenerlo?".

Solo el tiempo lo dirá, pero al menos es poco probable que escuchemos a más celebridades alardear sobre cómo no se lavan las manos.

Fuente: www.bbc.com