Escaparate

¿Qué tan peligroso es ir a un bar en tiempos de coronavirus?

Los epidemiólogos tienen una opinión clara al respecto

Agencias

viernes, 18 septiembre 2020 | 20:43

¿Qué tan probable es que te contagies de coronavirus en un bar? Los epidemiólogos tienen una opinión clara al respecto.

Tras el pico de contagios, distintas ciudades en todo el continente comienzan a reabrir sus negocios: centros comerciales, restaurantes y otros establecimientos poco a poco levantan sus cortinas con las medidas de aforo y sana distancia pertinentes. 

La advertencia de los especialistas es clara. Si las medidas se relajan irresponsablemente, los rebrotes serán irremediables e incluso podrían ser peores que la primera ola de contagios. Basta con mirar a Asia y algunas regiones de Europa para comprobarlo.

Pero entre todos los establecimientos y las medidas a seguir, los epidemiólogos prestan especial atención a uno y levantan la voz para retardar el mayor tiempo posible su reapertura: los bares.

Anthony Fauci, Director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de los Estados Unidos (NIAID) y principal portavoz del grupo de expertos que asesoran al gobierno estadounidense en el manejo de la pandemia, ha manifestado en distintas comparecencias públicas cuán “mala noticia” considera la reapertura de bares.

Foto: Getty Images

La postura del inmunólogo más reputado de los EEUU no es en vano. La evidencia científica demuestra que la enorme mayoría de contagios ocurre en interiores y en espacios con una pobre ventilación. 

Entonces, ¿por qué no se asocia también a los restaurantes que se encuentran en interiores con un alto número de contagios? 

La respuesta se basa en el comportamiento social de la mayoría y el uso de uno y otro espacio: mientras que en los restaurantes puede existir un control mayor de la situación, como el número de comensales que comparten mesa (y que no tendrían ningún motivo para acercarse a otra) y que el cubrebocas debe quitarse únicamente al momento de comer, en los bares la situación puede ser radicalmente opuesta.

En primer lugar, las salidas a bares no suelen tener al mismo número de participantes. Si bien es posible encontrar mesas con una pareja o un par de amigos un viernes o sábado por la noche, la estadística arroja que al menos 4 personas acuden juntas a divertirse a un bar.

Foto: Getty Images

Otro factor a tomar en cuenta es el ruido dentro: la mayoría de bares tiene la música lo suficientemente alta como para que la comunicación sea algo más complicada que en un restaurante.

Todos hemos sostenido una charla gritando con la persona que está a un lado para poder escucharnos y en tiempos de pandemia, levantar la voz sin cubrebocas y acercarse al oído es un manual preciso de todo lo que no se debe hacer para evitar contagiarse.

Si a lo anterior se le agrega que las visitas a los bares suelen ser mucho más largas que a cualquier restaurante, que los efectos del alcohol pueden contribuir al desinhibimiento para acercarse a otra mesa (o a alguien más) o simplemente a olvidar por un rato las medidas de sana distancia, entonces el resultado no podría ser peor.

Ir a un bar también es clasificado por la guía elaborada por la Texas Medical Association (TMA) y su Comité sobre Enfermedades Infecciosas como la actividad de mayor riesgo entre 37 acciones comunes, como acudir al supermercado, a un concierto o de vacaciones.

Así que una recomendación basada en evidencia científica respecto a la posibilidad de contagiarse en un bar, sería tratar de evitarlos el mayor tiempo posible.

Fuente: www.muyinteresante.com.mx