Escaparate

Siempre niño: lo golpearon en la cabeza y ya no pudo crecer

Un hombre chino de 34 años ya no puede envejecer por las lesiones cerebrales que tuvo a sus 6 años

Agencias
domingo, 03 noviembre 2019 | 15:57

Chihua.- Debido a lesiones cerebrales que tuvo cuando tenía 6 años, un hombre chino de 34 años quedó literalmente “atrapado en el cuerpo de un niño”.

Zhu Shengkai, un granjero de la provincia de Hubei, afirmó que su cuerpo dejó de crecer después de que una piedra le golpeara en la cabeza en un juego durante su infancia, de acuerdo a Daily Mail.

El hombre, que también trabaja como peluquero, dijo: “Todavía soy como un niño, por lo tanto no puedo tener una esposa o un hijo”. Luego broméo “No puedo envejecer”, según informó el medio británico.

Hablando a los medios de comunicación chinos desde su casa en un pueblo cerca de la ciudad de Wuhan, dijo:  “Aunque tengo 34 años, las funciones de mi cuerpo son todavía inmaduras como las de un niño”.

Además aseguró que más de una vez es confundido con un niño por el tono de su voz y su aspecto infantil.
  Zhu junto a sus padres (Weibo) Además de sembrar vegetales en el patio de su casa, el hombre se dedica a cortar el cabello a sus vecinos.

Luego del golpe de la piedra en su cabeza, los médicos le dijeron que había sufrido lesiones en la glándula pituitaria, parte del cerebro que libera hormonas que controlan el crecimiento del cuerpo.

Sin embargo, debido a la falta de servicios de salud en la década de 1980 en la China rural, su lesión nunca fue tratada adecuadamente.

Su cabeza no sangraba después de ser golpeado, por lo que no pensó mucho en ello. Sin embargo, esa misma noche, comenzó a tener fiebre alta y su estado no mejoró después de tres días.

Sus padres lo llevaron a una clínica local y se descubrió que tenía un coágulo de sangre en el cerebro. Los cirujanos le extirparon el bulto y los padres del Sr. Zhu pensaron que había sido curado.

El Sr. Zhu vivió los tres años siguientes sin preocupaciones, como los demás niños.

Pero cuando tenía nueve años, descubrió que no había crecido más y que su cuerpo había permanecido igual al de su hijo de seis años.

Después de visitar hospitales de más magnitud, los médicos le informaron que su glándula pituitaria había sido dañada, así que tomó medicamentos durante cinco años, pero no se observaron cambios y nunca atravesó la etapa de la pubertad. 

El Sr. Zhu vive de la siembra de cultivos en el patio trasero de su casa además abrió una peluquería para cortar el cabello de sus vecinos.

El hombre se siente frustrado por el hecho de que su cuerpo siga funcionando como el de un niño de seis años, lo que le hace imposible tener su propia familia, pero a la vez no deja de ver el lado positivo de las cosas: “Veo que todos los demás [de mi edad] tienen arrugas en la cara, pero mi rostro sigue siendo lozano y sin arrugas. También será bueno si puedo lucir así cuando sea viejo”.