Espectáculos

Abraza Kevin Spacey la polémica en nueva película croata

Protagoniza el actor Kevin Spacey el biofilme 'Érase una vez en Croacia', sobre un ex líder nacionalista croata, divisivo y autoritario

Agencia Reforma

martes, 03 enero 2023 | 07:13

Zagreb, Croacia.- Una película hagiográfica sobre el duro ex líder de un pequeño país balcánico no iba a ser un éxito de taquilla mundial. Pero su director, un ex campeón de waterpolo convertido en el consentido del cine croata de derecha, halló una forma novedosa de generar algo de entusiasmo: eligió a Kevin Spacey como su estrella.

Si bien Hollywood generalmente le ha dado la espalda a Spacey debido a las acusaciones de agresión sexual en su contra, este nuevo tributo cinematográfico a un líder nacionalista, que algunos ven como un fanático peligroso, coloca a la estrella de House of Cards al frente y al centro.

La película de 90 minutos celebra al primer presidente de Croacia, el difunto Franjo Tudjman, un líder venerado por sus seguidores como un George Washington balcánico, pero vilipendiado por los enemigos como un fanático etnonacionalista. La película, Érase una vez en Croacia, se estrenará en Croacia en febrero y se proyectará en otros países, incluido Estados Unidos.

El director, Jakov Sedlar, admitió en una entrevista que en Croacia, a muchas personas, en particular a los jóvenes, no les importa mucho Tudjman, una figura autoritaria altamente divisiva a quien el historiador Tony Judt describió como "uno de los líderes menos atractivos" emergidos a principios de la década de 1990 de los escombros de Yugoslavia, de la que Croacia formaba parte.

Pero tener a Spacey interpretando a Tudjman, dijo el director, "definitivamente ayudará" a romper un muro de lo que es, en el mejor de los casos, indiferencia pública y, en el peor, feroz hostilidad hacia el hombre que lideró la batalla por la independencia de Croacia.

"Pregúntele a la gente si ha oído hablar de Spacey o Tudjman, y por supuesto, dirá que Spacey", dijo. La fama del actor estadounidense, sin importar el riesgo de que se convierta en infamia, y su indiscutible talento actoral, agregó Sedlar, "ciertamente atraerá a la gente a ver mi película sobre Tudjman".

Un personaje más que polémico

El director declaró que Tudjman, fallecido en 1999, "no era un nacionalista, sino un patriota, una personalidad absolutamente positiva". Y Spacey, dos veces ganador del Óscar y amigo del director durante más de una década, "es el mejor de los mejores actores" y "absolutamente inocente", dijo Sedlar.

Ambos hombres, opinó Sedlar, han sido calumniados injustamente: Spacey por acusadores como Anthony Rapp, un compañero actor cuyo reclamo de agresión contra la estrella en desgracia fue desestimado en octubre por un tribunal civil de Nueva York, y Tudjman por rivales políticos nacionales y críticos extranjeros enojados por su papel en la destrucción, empapada de sangre, de Yugoslavia.

La película evita cualquier mención de los crímenes cometidos bajo el liderazgo de Tudjman, como ataques contra civiles bosnios, la limpieza étnica de la alguna vez gran minoría serbia de Croacia y la destrucción de un puente del siglo 16 en la ciudad bosnia de Mostar en 1993. Omite su relación con ultra nacionalistas relacionados, durante la Segunda Guerra Mundial, a los Ustashe, un grupo fascista cuya brutalidad conmocionó incluso a algunos nazis alemanes.

El director recaudó los 425 mil dólares necesarios de donantes privados. Dijo que Spacey había aceptado el papel por amistad y que no había pedido ni recibido pago alguno.

Los críticos en Croacia se han dividido en líneas políticas en sus reseñas, aunque incluso los hostiles han elogiado la actuación de Spacey.

Si interpretar a Tudjman ayudará a Spacey en su búsqueda de rehabilitación es otra cuestión. No es su primer papel desde que surgieron acusaciones en su contra en 2017: apareció como detective en una película italiana y como un misterioso secuaz en un thriller estadounidense, pero su papel como Tudjman es quizás el más arriesgado.

A pesar de su victoria legal en Nueva York, Spacey aún enfrenta serios problemas en Gran Bretaña, donde se espera que sea juzgado por cargos de agresión sexual. Él se ha declarado no culpable.