Espectáculos

Bradley Cooper y el doloroso camino al éxito que casi lo lleva al suicidio

Un matrimonio de 122 días, la inseguridad que casi lo lleva al suicidio y la muerte de su padre en sus brazos, son solo parte de los dolorosos obstáculos que ha tenido que vencer el actor para llegar al éxito

Agencias

sábado, 09 enero 2021 | 17:21

Estados Unidos.- Sin duda uno de los actores más queridos en el cine estadounidense de los últimos años es Bradley Cooper, quién no la ha pasado nada bien durante su carrera, pero ha sabido sobrepasar los obstáculos que lo han llevado a ser uno de los actores que más apoyo da actualmente a la prevención y rehabilitación de adicciones. 

Convertido en uno de los actores más reconocidos a nivel internacional, Bradley Cooper celebró el 5 de enero su 46 cumpleaños en un año que espera sea mucho mejor que el que acaba de despedir, como todo el mundo del cine, que ha sido uno de los ámbitos más perjudicados por la pandemia de COVID-19.

Tan solo un día antes que la madre de su hija, Irina Shayk, el actor nacido en Filadelfia festejó su cumpleaños en una etapa de su vida en la que su hija Lea De Seine se ha convertido en el motor más importante de sus días. 

Su debut como director en "A Star is Born" le ha traído más de una alegría, logrando varias nominaciones a la mayor presea otorgada por la Academia de Cine de Estados Unidos, pero después de esto, lo cierto es que su química innegable con Lady Gaga terminó costándole su relación con la top model rusa. 

                   

Con mucho esfuerzo y años de luchas personales, Cooper llegó a la cima. Después de “A Star Is Born”, sería imposible pensar que alguien lo subestime de nuevo en Hollywood. Los más grandes del séptimo arte lo quieren en sus películas y los estudios pagan lo que sea por él, convirtiéndolo en uno de los actores de su generación mejor pagos del momento.

Pero él no da nada por sentado. Conoce de primera mano la industria que por poco lo derrumba en sus inicios. Cuatro veces nominado a los premios Oscar, y aún sin la cotizada estatuilla dorada, admitió que sintió vergüenza cuando la Academia no lo reconoció en su debut como realizador: “Sentí que no había hecho mi trabajo”.

Tras varios años en una ascendente carrera, Cooper puede presumir de llamar “padre” a Robert De Niro tras haber colaborado con él en cuatro películas, de ser amigo de la leyenda del cine Clint Eastwood, y de tener un admirador confeso en Sean Penn.

Al borde del suicidio

Pese a que en la actualidad tiene el reconocimiento tanto de sus pares como del público, no fue fácil el camino para él: tuvo que plantar cara a varios obstáculos para lograr brillar en Hollywood. 

Pese a que es reacio para hablar de cuestiones personales, Cooper dio a conocer que su baja autoestima lo arrastró durante sus primeros años en Hollywood a consumir alcohol y drogas. 

“Me preocupaba tanto lo que otros pensaran de mí, cómo me presentaba al mundo, cómo sobreviviría a mi día a día. Siempre me sentía como un extraño. Solo vivía dentro de mi cabeza. Pensaba que no iba a estar a la altura de mi potencial y me asustaba”, confesó a The Hollywood Reporter en 2012.

Esa inseguridad lo empujó a los excesos. Ocurrió cuando estaban filmando la serie “Alias” hace una década. “Llega un punto en que aceptas el hecho de que la industria no te quiere”, explicó Cooper, que se dio a conocer tras el gran éxito de la comedia “¿Qué pasó ayer” en 2009.

Hablando con la revista GQ sobre su tiempo en el show, explicó que su frustración llegó cuando su rol se redujo: “Solo trabajaba tres días a la semana y para la segunda temporada quedé aún más marginado. Destrozó mi autoestima y me hizo pensar en suicidarme”, confesó. Aquella crisis coincidió con su salida de la serie.

Cayó en una destructiva espiral de drogas y alcohol que parecía no tener fin. “Fue una época difícil”, reconoció el actor en más de una oportunidad. “Si continuaba con el consumo iba a sabotear mi vida entera”.

     Bradley Cooper es reconocido en el gremio de Hollywood como un gran amigo para varios actores.       

Decidió dejarlo después de protagonizar un incidente durante una borrachera. “Estaba en una fiesta y deliberadamente estampé mi cabeza contra el suelo, como intentando demostrar que era un tipo duro”, afirmó en declaraciones al sitio Hollywood Reporter.

Después de ese momento, el intérprete decidió mantenerse sobrio y aprendió una lección que hoy en día lo mantiene a salvo: “Una de las cosas que he aprendido en la vida es que tienes que entender quién eres hasta el máximo de sus consecuencias, y después lo que tenga que pasar, pasa”.

Fuente: www.elimparcial.com