Espectáculos

Cierra en grande Ariana el Lollapalooza

Dio el toque femenino, pop y poderoso que la caracteriza

Cortesía Lollapalooza

Reforma

lunes, 05 agosto 2019 | 08:32

Chicago.- Nadie como Ariana Grande para cerrar Lollapalooza: le dio el toque femenino, pop y poderoso que la caracteriza. Parece ser la única e indiscutible monarca.

Anoche, la también actriz e influencer hizo explotar los ánimos de todos los que vinieron a verla en el Grant Park, en Chicago, con el concierto alusivo al Sweetener Tour. Atrajo a niños, adolescentes, jóvenes y adultos jóvenes.

"Gracias Lollapalooza, esto es un sueño hecho realidad y doy gracias a la vida y a ustedes por su cariño y porque estamos juntos", exclamó Ariana, de 26 años, una de las celebridades mejor pagadas del planeta.

Las y los "arianators" se apostaron en el escenario T Mobile desde que The Revivalists y Kacey Musgraves aparecieron en este, cinco y dos horas y media, respectivamente, antes que la estelar. Y no se movieron para nada de sus lugares.

Los más cercanos al escenario, entre la multitud, llevaban capas para taparse cuando necesitaban orinar en frascos o botellas; incluso, varios iban en pañales.

"Ari, Ari, Ari, Ari, Ari" le gritó la concurrencia en innumerables ocasiones en el espectáculo, que duró poco más de una hora y sumó éxitos como "Breathin", "Break Free", "God Is a Woman" y "7 Rings".

La gente se descosió cantando la mayoría de los hits de la oriunda de Florida, entre ellos "No Tears Left to Cry" y "Thank You Next".

Muchos de quienes llegaron se pintaron el rostro y el torso con brillos, se pusieron diademas de conejita o se hicieron colas de caballo, como el objeto de su adoración.

Alude Musgraves a tiroteos

Ariana no hizo ninguna alusión a los tiroteos que azotaron Estados Unidos este fin de semana, provocando consternación pública.

Fue Kacey Musgraves, ganadora del Grammy este año por Mejor Álbum del Año con Golden Hour, quien instó a la sociedad a levantar la voz contra las autoridades que permiten el uso indiscriminado de armas.

"Es un tristeza que nos hayamos enterado de otras tragedias más... ¿hasta cuando sucederá? Por favor, griten y repitan conmigo: 'Alguien haga algo'", expresó antes de cantar "Rainbow.

Reconocida por cantar country y pop, la estrella también interpretó "Follow your Arrow", "Slow Burn" y "High Horse" en la última jornada del festival en el que también actuó, en el escenario Bud Light, Flume.

Impone el baile Rosalía

En el escenario Tito's Handmade Vodka, las letras hispanas retumbaron gracias a la española Rosalia, quien convocó a un buen número de sus compatriotas y amantes de su estilo pop bailable.

Junto con El Guincho y seis bailarinas, "flamenqueó" con piezas que la han hecho famosa como "Que No Salga la Luna", "Di Mi Nombre", "Con Altura" y "Malamente".

Hasta el cierre de esta edición no había cifra oficial de asistentes, pero el cálculo extraoficial es que la afluencia fue de más de 100 mil personas.

¡Qué consentidos!

Todo un universo de buenos tratados y deseos cumplidos se dio en los camerinos de Lollapalooza.

Aunque la mayoría de las celebridades cargó con su chef, como The Strokes y Ariana Grande, todos tuvieron a su disposición a dos cocineros de dos firmas prestigiosas para que les preparara lo que se les antojara.

Varios artistas pidieron que hubiera ventiladores silenciosos de una marca en específico y los tuvieron a su disposición, además de espejos de cuerpo completo, ropa de baño y hasta camas de una marca muy famosa.

A los headliners les acondicionaron un jardín de juegos con mesas de ping pong, tiro al blanco y juegos recreativos como golfito y voleibol. También tuvieron un centro con videojuegos.

Más de doce masajistas de dos hoteles muy famosos en Chicago fueron contratados para que les dieran terapia de relajación a los artistas estelares.

Estrellas como Flume, Twenty One Pilots y Tenacious D se llevaron una bolsa de regalos de patrocinadores con botellas de whisky, bolsos y mochilas de firmas de moda, joyería y vinos de mesa de primera.