Espectáculos

Clint Eastwood: el sueño de Natalia Traven

Después de actuar en la película Cry Macho, Natalia Traven quedó encantada del profesionalismo y disciplina de Clint Eastwood

Reforma

Fernanda Palacios/Reforma

miércoles, 06 enero 2021 | 09:19

Ciudad de México.- Para la mexicana Natalia Traven, actuar en la película Cry Macho, la cual dirige y estelariza Clint Eastwood, fue más que un sueño hecho realidad, no sólo por lo que representa para su carrera, sino por cruzarse con una leyenda viva de Hollywood, a quien, además, tuvo el privilegio de "enamorar".

 "La historia es de un hombre que va en busca de un niño y vive todas estas aventuras en México, llega a un pueblo y el niño es un rebelde que juega gallos, y en el trayecto este hombre se enamora justo de Martha, mi personaje, y vivimos una especie de romance hermoso, de lo más lindo, es una cosa encantadora", adelantó Traven, en exclusiva.

 La trama se basa en la novela homónima de N. Richard Nash, de 1975 y en la que una vieja estrella de rodeo, Mike Milo, inicia una travesía para ayudar a un joven a llegar a Texas y alejarlo de su alcohólica madre. 

"Algo hermoso en esta historia es cómo estos dos personajes se enamoran, porque Martha no habla inglés, yo lo hablo pero ella no, y tuve que hacer todo el casting con improvisaciones en español de lo mismo que decía el guión, y el personaje de Eastwood interpretarlo, entonces, me parece muy linda la manera en la que se van gustando, porque es casi con la mirada", agregó.

 Como si fuese un amor verdadero, así lo gozó la mexicana, quien asegura que en el set todo fue miel sobre hojuelas gracias a la armonía de trabajo de Eastwood y su equipo. El estadounidense, de 90 años, se ha lucido como director en filmes como los ganadores del Óscar Golpes del Destino (2004) y Los Imperdonables (1992).

 "Ha sido una de las mejores experiencias de mi vida por todo. Trabajar con él fue un sueño, todo el mundo me decía: '¿Qué, no estás nerviosa?', pero no por todo el ambiente que él genera. Su persona es fuera de este mundo, es amoroso, simpático, todo el tiempo la pasamos riendo, fue espectacular trabajar con él, es lo más cálido que he vivido.

 "Es un maravilloso ser humano porque, además, tiene muy buen humor, y, a la edad que tiene, aguantaba el llamado completo y jamás lo veías gruñir o con una mala cara, ¡nada! Yo decía: 'Bueno, este hombre, ¿de dónde viene?'. Sí me dijeron por ahí que antes no era tan relajado, pero todo fue muy divertido y en la producción nadie grita ni se estresa, todos siempre tranquilos; fue un sueño por todas partes", aseguró la actriz de Locura de Amor, Daño Colateral y Soulmates..

Pudo constatar que Eastwood tiene un estilo de trabajo peculiar, pues no le gusta ensayar las escenas, sino dejar que fluyan, lo que le dio mucha naturalidad a la cinta.

 "Efectivamente, él no ensaya y yo amo eso, soy enemiga también de los ensayos. Sí planeamos con la cámara, más o menos, pero él es fiel creyente del 'vamos a ver qué sale' o 'hagamos otra, a ver qué más sale'.

 "En algún momento le pregunté y me dijo: 'Es que los actores racionales no funcionan'.

Decía que la actuación no es un deporte para intelectualizar, y yo no podría estar más de acuerdo, le da una espontaneidad, y él jugó 20 mil veces. De pronto contestaba en italiano y nos botábamos de la risa, o luego salía una propuesta, luego otra, fue una cosa muy padre, realmente fluido".

 Otros dos mexicanos coprotagonizan la cinta, Horacio García-Rojas y Eduardo Minett.

 "Soy la única mujer mexicana en esta trama. Las chavas de producción me contaban historias de cómo llegaron ellas de chiquitas (a EU) y decían 'es que mis papás, cuando vean esto, van a estar súper orgullosos de que sean mexicanos quienes estén encarnando estos personajes'.

 "Qué privilegio y qué orgullo. Significa muchísimo para mí el pasar de no creerlo y decir '¿en serio voy a estar con él?' a decir 'me lo merezco', y no en sentido soberbio, sino porque le he chambeado mucho".

 La película podría llegar a las salas a mediados de 2021