Corazón Borrado: un drama abrasador

Corazón Borrado habla de las expectativas sobre lo más cercano e importante para un padre: los hijos.

Reforma
viernes, 15 marzo 2019 | 20:16

Cd. de México  (15 marzo 2019).- Expectativa es una palabra más fuerte de lo que parece. Tenemos expectativas para todo: desde el sabor de nuestro pan dulce matutino (altas), hasta el nuevo aeropuerto (bajas). Entre más cercano sea el sujeto o la situación, más importantes las expectativas.

Corazón Borrado habla de las expectativas sobre lo más cercano e importante para un padre: los hijos.

Jared (Lucas Hedges) es un adolescente como todos. Amante del basquetbol, con muchos amigos y una novia. Su padre (Rusell Crowe), dueño de una agencia automovilística, es, además, pastor protestante. Su madre (Nicole Kidman), es ama de casa. Se siente seguro y feliz.

Pero eso ha quedado en el pasado. Actualmente Jared está en un campamento especial para hacerlo cambiar su orientación sexual.

Esta película, basada en hechos reales, tiene un tema controvertido: el cambiar la orientación sexual de alguien a través de ciertas terapias que, en este caso, están supuestamente enfocadas en la religión.

Lo mejor son las actuaciones: Lucas Hedges, a su corta edad, está demostrando ser un actor increíblemente versátil y aquí nos convence como el adolescente turbado y angustiado.

Crowe y Kidman atinan como los padres a los que les cae un balde de agua fría ante una situación sobre la que no tienen control.

Lo que más falla es el guion; hay aspectos en torno al desarrollo del personaje de Hedges que merecían mayor reflexión: no entendemos si fue un evento o la suma de varios lo que pesó más en su psique.

Pero es, sobre todo, lo maniquea que resulta la terapia a la que es sometido lo que irremediablemente nos hace sentir indignación, pero a la vez cierto sentimiento de incredulidad. El personaje de Edgerton roza en lo caricaturesco.

Finalmente, el quid de esta película está en algo que concierne a todos: sí, sobre las expectativas que mantenemos, pero especialmente sobre la comunicación con quienes más queremos.