Espectáculos

Cuando Little Richard dejó el rock por la Biblia

La vida de Richard fue como el rock manda, llena de altibajos, de vueltas, de idas y venidas, de excesos y, arrepentimientos, todo siempre marcado por la música

Agencias

sábado, 09 mayo 2020 | 21:04

El amor/odio que Richards sentía hacía el rock y su homosexualidad era algo que lo acompañó toda su vida, haciendo que en más de una ocasión el músico se arrepintiera de ambas cosas y usualmente se refugiaba en su fe e incluso esto lo llevó a dejar en algún momento la guitarra y el rock para dedicarse a vender biblias y a predicar en la iglesia, donde se arrepintió de su pasado gay.

Su arrepentimiento también incluía su pasado con las drogas y sus escándalos los escándalos de juventud y es que desde temprana edad y a la par de que el músico le daba forma a su contundente voz, su actuación desenfadada y experimentaba con la música eléctrica, también llegó su desenfreno sexual.

Según algunas biografías relatan que fue en esta etapa de su vida, cuando el artista organizaba orgías previo y al finalizar sus conciertos, donde se dice que le gustaba también ser voyerista e inventaba fantasías sofisticadas. 

Todo esto lo dejó cuando según relató él en alguna entrevista, fue en 1957 cuando tras un show que ofreció en Australia vio una bola de fuego descendiendo del cielo, lo cual interpretó como un mensaje divino. Esto hizo que se alejara de su vida desenfrenada y de la música. Incluso estuvo casado un tiempo con Ernestine Campbell. Más tarde se supo que aquello que vio en el cielo correspondía al lanzamiento del transbordador Sputnik por parte de los rusos.

Dedicarse a una vida consagrada a Dios le trajo consigo un matrimonio con Ernestine Campbell y también múltiples demandas laborales por shows y discos cancelados. Pese a ello en 1964 el músico regresó al estudio de grabación y más tarde a los escenarios.

En su faceta como servidor de Dios, Richard también tuvo popularidad, él fue el encargado de casar a Bruce Willis y Demi Moore. 

Con la muerte de Little Richard se va a quien se consideraba el último músico del siglo pasado que rompió moldes en el rock and roll. En los últimos años de su vida  el cantante se encontraba retirado, su despedida de los escenarios de había dado en 2013, luego de que en uno de sus show acontecido en Washington empezó a ahogarse. 

Sus últimos días los pasó en su casa de Tennessee, completamente apartado de la atención pública. Ahí regresó a la iglesia, a la que asistía todos los sábados y se desplazaba en silla de ruedas.

Fuente: www.elimparcial.com