Espectáculos

Cumple 97 años Tino Contreras

'Después de Dios, la música', dice el chihuahuense

Ërika P Buzio/Reforma

viernes, 09 abril 2021 | 22:14

A unos días de su cumpleaños 97, Tino Contreras exclama por teléfono: So what?. El baterista juega con el título de la pieza de Miles Davis para acallar a los incrédulos al saber que, a su edad, sigue tocando.

"No tomo, no fumo, no parrandas", a esto atribuye su longevidad. Nació el 3 de abril de 1924 en Chihuahua. Todos los días se sienta a componer en el piano y practica en la batería. Apenas el año pasado publicó La noche de los dioses (Brownswood Recordings), grabado con su hijo Valentino, bajista y guitarrista. "La batería en el jazz es una orgía de ritmos y tiene uno que estar en condiciones de las cuatro extremidades: los dos pies y las dos manos", dice el veterano artista.

 Criado en una familia de músicos, empezó a tocar a los 8 años. "En Chihuahua todos los Contreras son músicos". Aunque su padre, Miguel Contreras, no quería porque como músico, le decía, se sufre mucho.

"Yo no ando buscando dinero, ando buscando que mi querido México conozca más la música, por qué llora, por qué grita, a través del sonido", dice ahora Contreras.

En la entrevista, repite casi como un mantra: "Después de Dios, la música". A la música ha entregado prácticamente su vida.

Fue su padre, baterista también, quien le contagió la pasión por el jazz. El baterista asegura que su padre formó la primera banda de jazz en Chihuahua. Hay registros de las primeras bandas de jazz en los años 30 en el Estado.

A fines de los años 40, se mudó a la Ciudad de México y casi de inmediato, se incorporó como baterista de la orquesta de Luis Arcaraz, invitado por el saxofonista y arreglista Héctor Hallal "El Árabe". Durante dos décadas esta orquesta estuvo considerada como una de las diez mejores Big Band del mundo y semillero de los mejores solistas del jazz mexicano de los años 50, como ha referido Roberto Aymes.

Contreras participó en la primera grabación formal de jazz en México, en 1954, producida por el periodista Roberto Ayala, como parte del trío de Mario Patrón (piano) y Víctor Ruiz Pazos (contrabajo), pero el disco Jazz en México (Orfeón), que reunió en total a diez músicos, no se publicó sino hasta los años 60, "en una edición pequeña y mal realizada, con lo cual no produjo el efecto esperado en su momento", como documenta Roberto Aymes.

Presume orgulloso de haber grabado 59 álbumes a lo largo de más de seis décadas en activo en el género. "Ya andaba componiendo desde niño", dice. "No es nada más: 'ay, yo siento mucho la música', no, ¿qué obras estás haciendo? ¿qué le vas a dejar a la patria?".

El sello británico Jazzman publicó la antología Tino Contreras y su jazz mexicano con sus grabaciones de los años 50 y 60 donde Gerald Short, su fundador y propietario, sitúa sus mejores obras. Una selección de 16 piezas que cubre el arco creativo del jazzista mexicano: desde "los cantos rituales latinescos" de "Orfeo en los Tambores", la "experimentación vanguardista", la "subestructura psicodélica" de "Orbita" al jazz de cámara de temática religiosa con coro en "Credo", "Santo" y "Gloria".

"He hecho muchas combinaciones, en el contexto de la composición no conozco a un baterista que tenga obras como Tino Contreras. Continuamente estoy componiendo lo que mañana va a sonar", dice.

Las influencias reconocidas por Contreras son múltiples: la música sinfónica y el Sonido 13 de Julián Carrillo, el blues y el legendario baterista Gene Krupa, Ravi Shankar y la India, el flamenco y el merengue --de hecho, grabó su primer disco como director musical Volado por los merengues (1953)--. Influencias alimentadas por sus viajes desde que saliera por vez primera de gira con la orquesta de Luis Arcaraz y tan pronto como en 1962 hiciera su primera gira en Europa.

Contreras ha sido señalado como un promotor de las nuevas corrientes del jazz. Aunque él piense que nada más hay un jazz, como declaró a Alain Derbez en El jazz en México: "Creo que toda la terminología de free-jazz, avantgarde, etcétera, son términos para hablar del mismo jazz".

Presume a sus 97 años estar pleno de energía en la batería, presto a demostrarlo en su próximo concierto: "Cuando hablan los tambores, agárrense bien".

Festeja y apoya al museo Kahlo

El legendario baterista Tino Contreras estaba programado para tocar en el festival La Línea en Londres, en abril de 2020, pero después de ser pospuesto en dos ocasiones debido a la pandemia por Covid-19, se decidió a celebrar su cumpleaños 97 con un concierto en el Museo Frida Kahlo para ser difundido a nivel global.

Este concierto único, grabado a principios de marzo en los jardines de la Casa Azul, en Coyoacán, será transmitido vía streaming hoy y mañana a las 19:00 horas.

Contreras tocará las piezas de sus álbumes La noche de los dioses (2020), donde emplea instrumentos prehispánicos y arpas microtonales, y Quinto Sol. Música Infinita (1978).

El evento es producido por La Línea, festival de música latina en Londres, con apoyo de The Anglo Mexican Foundation, que a través de Anglo Arts, patrocina la participación de artistas mexicanos en el encuentro. Es una organización no lucrativa fundada en 1943 con la meta de estrechar los lazos entre el Reino Unido y México a través del intercambio cultural.

Cada boleto adquirido ayudará al Museo Frida Kahlo que a raíz de la pandemia cerró sus puertas y perdió ingresos por taquilla. Durante la transmisión también se recibirán donativos en la página del recinto: www.museofridakahlo.org.mx.

Los boletos para el concierto "Tino Contreras en el Museo Frida Kahlo" pueden ser adquiridos en: www.dice.fm.

Documental en pausa

El documental biográfico sobre Tino Contreras quedó en pausa debido a la pandemia por Covid-19, pero el proyecto sigue, dice Mónica Ramírez.

"Está todavía en proceso, entre varias personas, pero somos nosotros mismos, estamos en eso. El material está completo, lo que faltan son entrevistas y edición, pero yo creo que se termina este año", asegura su esposa y mánager.

Aún sin título, el documental recoge material de archivo como fotografías y periódicos, y de conciertos recientes.