Espectáculos

Cumplirá Scorpions seis décadas sin dejar de rockear

La banda Scorpions está cerca de cumplir seis décadas sin dejar de rockear; los alemanes cerrarán primer día del Hell & Heaven Open Air

Miguel A. González/ Agencia Reforma

jueves, 10 noviembre 2022 | 07:28

CDMX.- Incombustible a lo largo de más de cinco décadas, que se dice pronto, Scorpions no faltará a una nueva cita con el "loco y salvaje" público mexicano, como le gusta expresarlo a su vocalista, Klaus Meine. 

Para el grupo de rock más trascendental de Alemania, cuyo origen se remonta a 1965 en Hannover, con el entonces adolescente guitarrista Rudolf Schenker al frente y en plena Guerra Fría, será incomparable cerrar en México su gira de 2022, y también la primera jornada del Hell & Heaven Open Air, el viernes 2 de diciembre (Foro Pegaso, Toluca).

"Dejamos de contar años cuando cumplimos los 50. Ha sido un largo camino, pero fascinante. A estas alturas nos resulta emocionante tocar para tres generaciones. Durante tanto tiempo, igualmente los fans han crecido con nosotros, y hoy también vemos a seguidores jóvenes vibrando y alocándose frente al escenario. Es maravilloso reunir público de todas las edades.

"Me siento totalmente afortunado (por estar en la banda), y creo que mis compañeros también, pero por tener a un cantante como yo", bromea el intérprete de "Blackout", "Big City Nights" y "Rock You Like a Hurricane".

Su Rock Believer Tour los llevó a dar unos 60 conciertos este año en Europa y Estados Unidos, los primeros tras el confinamiento pandémico, incluida una residencia de nueve fechas en el Zappos Theater de Las Vegas. Meine, Schenker, Matthias Jabs (guitarra), Pawel Maciwoda (bajo) y Mikkey Dee (batería) toman aire antes de volver para cumplir aquí con el último compromiso del año.

"Nos sentimos muy emocionados de volver a los escenarios y de hacerlo con un nuevo álbum, Rock Believer, con el que auguramos un gran show para nuestros fans de México, y muy orgullosos de formar parte del Hell & Heaven, uno de los mayores festivales del metal y el rock.

"Por el coronavirus estuvimos dos años sin poder tocar. Lo que hicimos fue ir al estudio de grabación, empezamos a escribir canciones. Fue un desafío para todos, pero albergamos la esperanza de producir un disco que mantuviera nuestra actitud y energía, pensando en volver a las giras como antes. Lo sacamos en febrero pasado, volvimos al tour en marzo, hemos dado casi 60 shows, por lo cual ha sido un año fantástico para nosotros", cuenta el vocalista, de 74 años.

En 2018 habían ofrecido sus últimos conciertos en territorio nacional, en el Corona Hell & Heaven, en el Fronterizo Fest (Tijuana) y en Guadalajara y Monterrey. En realidad, hasta la pandemia, Scorpions nunca había parado motores. Tampoco lo hicieron ante la amenaza que representó la invasión rusa a Ucrania, justo un día antes de que Rock Believer viera la luz.

"Publicamos el disco y, como todo el mundo, nos sentimos en shock. No imaginamos que algo así pudiera ocurrir, porque después de aislarnos la gente quería olvidar lo horrible que fue (el Covid-19). Una guerra es la realidad más cruda que exista.

"(Nuestro éxito) 'Wind of Change' simboliza un momento en la historia (la caída del Muro de Berlín, el desmantelamiento del bloque soviético), cuando 30 años atrás veíamos posible un futuro en paz. Por eso, cuando tocamos en Las Vegas modifiqué la letra en apoyo a Ucrania. No era el momento de romantizar a Rusia. Escuché mi corazón, esperando que el viento de cambio llegue pronto a Ucrania. En estos complicados tiempos, la música puede darle voz a la libertad y la paz por un momento".

Antes de ese episodio, Meine añade que grabar Rock Believer, primer material con Dee, fue un proceso creativo lleno de frescor y diversión.

"Desde hace tiempo fuimos amigos de Motörhead y Lemmy Kilmister, de coincidir en tantos festivales europeos, y Mikkey es el mejor baterista del mundo. Se quedó sin banda (tras morir Lemmy, en 2015), nosotros nos quedamos sin baterista (James Kottak); le llamamos, ensayamos y desde el primer minuto hizo química total. Es un tipo fantástico, y lo hemos corroborado en vivo: aporta cierta clase de 'vibra Motörhead' al sonido de Scorpions", concluye.