Espectáculos

'Dota' Fernando Guallar de humanidad a Luismi

Para Fernando Guallar es un orgullo haber encarnado a un personaje que le dio humanidad a Luis Miguel en la bioserie del artista

Hugo Lazcano/ Reforma

martes, 01 junio 2021 | 08:14

Ciudad de México.- El modelo y actor Fernando Guallar se dice privilegiado de interpretar un personaje, que más allá del curso que tome en la tercera temporada de Luis Miguel, La Serie, en la segunda -que concluyó el domingo- dotó de humanidad al ícono musical.

En la piel de Mauricio Ambrosi, el español de 32 años es una versión más entrañable de Alejandro Asensi, otrora representante de Luis Miguel que enamoró a su hija (encarnada por Macarena Achaga), lo que provocó un rompimiento profesional y amistoso que hasta hoy no ha sido restituido.

"Creo que el personaje de Maca, como el mío, vienen a nutrir de esa humanidad al mito de Luis Miguel. En mi caso, creo que es muy bonito cuando estás interpretando a un personaje que tiene un contacto directo, esa confianza con ese mito, eso nos sirve para contar cómo es Luis Miguel desde la vulnerabilidad, para humanizarlo", destaca Guallar en videoenlace.

Ambrosi transitó entre episodio y episodio cobijando al protagonista, cuidándolo ante posibles malas decisiones, siendo incluso una suerte de conciencia a la que Luis Miguel escucha con atención y afecto.

Tiene el temple para hablar fuerte a su patrón cuando éste está perdiendo de perspectiva las cosas, al grado de casi parecerse a Luisito Rey con su característico "¡cóño, Micky!".

"Y te confieso que me parecía siempre muy divertido esos piques, esas bromas en serio... de decirlo con cariño pero con un toque de atención: 'de que tienes que tener cuidado'.

"Te diría que me la he pasado muy bien manejando esta relación que tiene Mauricio con Micky", expone Guallar, quien en fechas recientes publicó en sus redes sociales que libro una dura batalla con una trombosis pulmonar causada por el virus de la Covid-19.

El actor destaca que sin admirar a Luis Miguel, en su proceso de preparación del papel se prendó del cantante al grado de estar convencido y afirmar: "¡Qué vida tan fascinante ha vivido esta persona!".