Espectáculos

El papá de Britney Spears es borracho y adicto al juego

Así lo declaró el abogado de la 'princesa del pop', Mathew Rosengart

Agencias

miércoles, 29 septiembre 2021 | 19:16

Luego de revelarse que este miércoles, Britney Spears podría quedar libre de la curatela de su padre, el abogado de la cantante aseguró que Jamie Spears es un borracho y un adicto al juego.

En una publicación que realizó el “Daily Mail”, se dijo que Mathew Rosengart, abogado de Britney Spears, habría presentado documentos que comprobarían que Jamie Spears es adicto al alcohol y al juego.

La intérprete de “Overprotected”, por trece años ha luchado por eliminar la curatela de la que su padre está a cargo, luego de que un juez así lo ordenara tras declararla incompetente mentalmente para manejar sus propios ingresos y tomar decisiones personales por sí sola.

El año pasado, Britney consiguió que su padre, de 69 años de edad, no fuera el que tomara las decisiones personales y se pusiera a otro tutor, pero seguiría manejando sus finanzas y sus decisiones laborales.

Pero este día, los abogados de Britney y Jamie Spears tendrían una audiencia virtual con el tribunal de Stanley Mosk de Los Ángeles, donde un juez escucharía los argumentos para poner fin a la curatela, pero algunos expertos aseguran que es difícil que un juez acepte lo que pide la cantante.

Jamie Spears tiene varias acusaciones en su contra

Desde que inició el juicio por eliminar la curatela de Jamie Spears, el hombre ha enfrentado una gran cantidad de acusaciones por parte de Britney y sus abogados, quienes han alegado que el hombre ha cometido graves abusos con su hija, por lo que piden que ya no esté a cargo de su curatela.

Uno de los señalamientos fue directamente de Britney, quien aseguró que su padre “amaba el control de lastimar a su propia hija”, además de explotarla profesionalmente y no permitirle casarse o tener hijos, entre otras cosas.

También se le ha señalado de gastar el dinero de su hija, vender terrenos a su nombre y abusar de su poder para disponer del dinero de Britney para saciar sus necesidades personales, a pesar de que se dijo que vivía en malas condiciones, en una casa rodante.

En las últimas acusaciones contra Jamie, es que podría ser investigado por el FBI por intervenir los teléfonos de su hija e invadir su privacidad con el fin de mantenerla controlada todo el tiempo.