Espectáculos

Fascina a Tove Lo la vida de Frida Kahlo

La cantante sueca Tove Lo visitó la 'Casa Roja' de Frida Kahlo, en CDMX, en donde destacó 'el tesoro' de la obra de la artista mexicana

Reforma

Juan Carlos García/Reforma

miércoles, 25 mayo 2022 | 09:24

Ciudad de México.- Coleccionista de experiencias y convencida de que no hay casualidades, Tove Lo llegó al otro hogar de Frida Kahlo, "La Casa Roja", por las conexiones y amistades de su agencia de representación en México y así descubrió lo que ella definió como "un tesoro".

 "Claro que existe una moda, un grupo de gente a la que le gusta, pero yo jamás la he visto desde esa perspectiva. A mí me impresiona su capacidad humana, su resistencia, todo el dolor que llevó a sus pinturas y las hizo obras de arte es una inspiración en todos los sentidos: desde sensibilidad hasta evolución y transformación", opinó la intérprete de "Habits" en entrevista.

 Este martes antes del medio día, la cantautora sueca de 34 años fue recibida en el inmueble situado en Coyoacán, por su dueña y habitante, Mara Romeo Kahlo, y por la hija de esta, Mara de Anda Romeo, quienes son sobrina nieta y sobrina bisnieta, respectivamente, de la desaparecida pintora. 

"Es un hecho que Casa Azul es el patrimonio más conocido y nos enorgullece que haya tantos admiradores que vienen a conocer el lugar. Es el sitio donde vivió ella, donde creció e hizo grandes obras y es conocido a nivel mundial", le dijo Doña Mara a Ebba Tove Elsa, que es su nombre de pila.

 "Pero esta es la casa de mi mamá, y es la casa que tiene mil historias; es un lugar sagrado para ella y atesora muchos recuerdos; aquí venía Frida a pasar momentos muy importantes de su vida, desde comidas, pláticas, muchas cosas", añadió Mara hija. 

Es poco usual que le abran las puertas del lugar a figuras públicas y turistas regulares por el hecho de que es una casa, antes que un museo, aunque al recorrer el estudio, la oficina y dos estancias, parece eso y más: manuscritos de Frida y de Diego Rivera. Fotos familiares. Diversas interpretaciones y dummies de la leyenda del arte nacional. Pinturas originales, retratos, fotos, libros, hojas, cartas, postales.

 "Siento que faltan horas para apreciar todas y cada una de las cosas que están aquí y lo procesaré por mucho tiempo, le contaré a mis amigas y sobre todo, me inspiró", contó conmovida la cantante que estuvo en el Corona Capital Guadalajara el fin de semana pasado. Sus anfitrionas quedaron encantadas con la mezcla de dulzura y sensualidad que proyecta.

 Ella, acompañada de su agente, Bryan, y de su estilista, Preston. Más el equipo de su agencia, liderado por César. Ellas, asistidas por dos de sus empleados que les organizan todo. La conversación que se extendió por más de dos horas fue acompañada de anécdotas de todo tipo.

 Madonna, Shirley Manson y Joe Talbot, el cantante de Idles, son de las pocas figuras de la música que han tenido acceso al inmueble. Salma Hayek estuvo años antes de que filmara Frida, de Julie Taymor, pero se saltan muchas narraciones porque la experiencia con ella fue agridulce.

 "Madonna vino cuando estaba en su apogeo, yo era una niña, estaba con el disco de 'Like a Prayer' (poco después de 1990) y tocó la campana que estaba en la puerta, no había timbre. Mi abuela (Isolda, quien era hija de Cristina, la hermana de Frida) abre y no supo quien era, y le avisa (a mi mamá) 'oye, que hay una Madonna que quiere entrar' no podíamos creerlo. Pasó, y sí que nos ha demostrado que es una fan total, admiradora", relató Mara hija, y quien confirmó que la estrella del pop tiene cuatro piezas originales de Frida en su colección particular.

 Diva, estrella, actriz, directora, compositora, productora, Madonna quería hacer un filme sobre la pintora. Nunca se concretó. Pero esa anécdota es inspiradora para muchas personas por la humildad que le ha mostrado a la familia, quienes la aprecian por no usarla como instrumento de moda o promoción.

 Y esta fue solo una de tantas anécdotas que Mara Señora y Mara hija contaron. Tove Lo apreció un libro firmado por José Clemente Orozo, las postales de madera para los Kahlo-Rivera en fiestas anuales o el libro con el que Frida viajaba. Ya no se diga la historia de los pisos y las azoteas, las fotos colgadas, las cartas que escribía en la convalecencia de sus operaciones y un montón de momentos más que la familia cuenta tan vívidamente que embelesan. Así estaba Tove Lo, quien embelesa a sus fans embelesada, toda ella.