Espectáculos

Impacta México en la Mostra con leyendas mayas

Mexicana Yulene Olaizola estrenó su cinta 'Selva Trágica', sobre dioses y misterios, en sección Horizontes del Festival de Cine de Venecia

Reforma
Reforma
Reforma

Reforma

miércoles, 09 septiembre 2020 | 15:36

Venecia, Italia.- El río Hondo que separa México de Belice y su impenetrable selva son el escenario de Selva Trágica, una película de hombres, diosas y misterio con la que la realizadora Yulene Olaizola compite en la sección "Horizontes" de la Mostra de Venecia.

Año 1920, confín mexicano-beliceño y un grupo de hombres trabaja a destajo en la jungla extrayendo de sus árboles milenarios la preciada goma de mascar.

La vida transcurre sin más sobresaltos de los debidos hasta que encuentran a una joven vestida de blanco que escapa del margen sur del río. No habla español, sólo inglés, y su presencia rápido desencadena sus fantasías y deseos más ocultos.

Ni siquiera sospechan que aceptando a esa enigmática muchacha de tez oscura han despertado a Xtabay, la mujer legendaria que seducía a los antiguos mayas hasta arrastrarles a su perdición.

Para la directora, el filme tiene paralelismos con el tema del empoderamiento de la mujer en la actualidad.

"Leí la leyenda y supe que se podía conectar con lo que está pasando hoy en día en términos de la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres y el empoderamiento femenino, sabía que podía ser un tema potencialmente más allá de que la película está ambientada en los años Veinte en México", confesó.

Olaizola, que compite en la segunda sección en importancia del certamen, dedicada a las nuevas vanguardias, explicó que la historia surgió hace 10 años durante unas vacaciones en la frontera, aunque no pudo cruzar.

El largometraje no tiene un tema concreto pero de alguna manera habla de confines, "del encuentro entre el mundo femenino y el masculino", o "entre lo real y lo ficticio", sostuvo.

La joven irrumpe dócil y tímida en ese grupo de hombres, a los que ni siquiera entiende, pero poco a poco va tomando las riendas, algo que deriva de la misma leyenda, explicó Olaizola.

El rodaje en estos parajes fue "muy difícil" pero se apoyaron en sus habitantes para cuidarse de sus peligros, especialmente de su protagonista, la beliceña Indira Andrewin, que se estrena en el mundo del cine de la mano de la cineasta mexicana.

"Lo más difícil era cuidar de la seguridad de cincuenta personas dentro de la selva. Nos apoyamos mucho con gente local que conoce bien la selva, cada planta, que hasta puede detectar las serpientes venenosas por su olor", recordó.

Olaizola llegó a Venecia embarazada de siete meses a pesar de las limitaciones impuestas a los viajes por la pandemia.

La Mostra, explicó, les concedió un permiso de trabajo que les permite quedarse en Venecia durante cinco días sin cuarentenas, aunque las pruebas del coronavirus se las hizo tanto para salir de México como para entra en Italia.

"(La Mostra) no es cualquier festival y no es cualquier año, es un riesgo para todos los que estamos aquí apostar por tener nuestras películas aquí más allá del riesgo de salud, en términos de la industria es un momento delicado y todos estamos poniendo un extra de nuestra parte. Creo que eso hace que todos estemos más emocionados", apuntó.