Espectáculos

J Balvin, conquista a Medellín

El cantante colombiano ofreció un concierto de cuatro horas en su ciudad natal, en el que cantó diez veces Blanco

Excélsior
lunes, 02 diciembre 2019 | 09:38

Medellín.- El último sábado de noviembre, entre selfies, tragos de aguardiente, la luz de miles de celulares y gritos de un público mayor de edad, el estadio Atanasio Girardot recibió a J Balvin para iniciar el concierto con el que, asegura, los sueños se cumplen.

El niño de Medellín logró reunir a más de 45 mil fans que agotaron las entradas en menos de cuatro días, para un casi maratónico concierto que desde las 17:00 hora local dejó escapar las primeras notas de reggaetón y trap, con Cazzu, Eladio Carrión y Sky, entre otros, quienes por seis horas calentaron el ánimo de los fans del perreo en la ciudad montañosa.

Para las 23:00 horas, el recinto, casa de los equipos de futbol Independiente Medellín y Atlético Nacional, lucía abarrotado y los celulares mano en alto alumbraron las caras de un público que estalló en gritos al ver un video de tres minutos proyectado en las pantallas gigantes a los lados del escenario, con imágenes que resumen la carrera del colombiano.

“Aquí nací, aquí crecí y aquí quiero morir. Los amo, Medellín. Bienvenidos a una noche que soñé hace 12 años. Hoy celebramos la disciplina, la lucha por los sueños”, dijo emocionado y tocándose el pecho, a la altura del corazón.

Y entonces, con las primeras notas de la batería en el escenario y los movimientos de caderas de su público, Balvin recibió a Nicky Jam, el primer invitado de la noche para cantar a dueto Reggaeton.

“Yo nací en Puerto Rico, pero cuando me muera quiero que me entierren aquí en Medellín”, dijo el también compositor.

En el escenario, una escalera iluminada, bailarinas con trajes de nubes, un muñeco gigante, batería y teclado resaltaban los pasos del medellinense de 34 años, en todo momento feliz y sonriente, apoyado por una gran producción de luces, fuegos artificiales y botargas perreando.

Lida Vélez es su admiradora desde hace 12 años, así como los 19 amigos que le acompañaban; compró un boleto de 150 mil pesos colombianos (850 pesos mexicanos) en una sección de gradas, separada de los lugares VIP y platicó con
Excélsior sobre la admiración que siente por el creador de Sigo extrañándote.

“Aquí está cumpliendo su sueño, lo admiro como persona y profesional, porque empezó desde abajo. Lo queremos demasiado, por eso está aquí todo Medellín que le gusta el reggaetón”, comentó mientras se ponía una sudadera con la cara impresa del cantante.

José Álvaro Osorio Balvin enloqueció al estadio con 40 de sus canciones, coreadas y bailadas todas, haciéndose acompañar en distintas etapas del show por sus amigos Jhay Cortez, Prince Royce, Jowell, Mau y Ricky.

Momento especial fue cuando apareció en un escenario pequeño colocado a mitad del estadio, con Bad Bunny, para interpretar juntos siete temas de su álbum conjunto, Oasis.

Entre el público estuvieron los papás del ganador del Grammy, observando que su hijo sí es profeta en su tierra. Él les dijo “Los amo” y sus fans estallaron en gritos a ritmo de “José, José”.

Si bien interpretó sus grandes éxitos como Con altura, Ritmo, Loco contigo y Sensualidad, por mencionar algunas, el cantante, feliz, se dio tiempo para rendir homenaje a sus ídolos, dejándoles el escenario, como fue el caso de Bad Bunny y Lui-G 21 Plus, ovacionado por los asistentes. Y es que era su fiesta, su consagración, por lo que se dio el lujo de hacer un homenaje a artistas como Daddy Yankee o Tego Calderón.

Mensaje al gobierno

Hacia el final del concierto, J Balvin pidió un minuto de silencio por los muertos en su natal Colombia a lo largo de su historia, así como las recientes protestas en las que los jóvenes han tomado las calles de algunas ciudades.

“Me dijeron tibio por tratar de ser prudente. A mí ya no me faltan los recursos, pero no puedo olvidarme que en algún momento me faltaron y entiendo por la situación que están pasando los jóvenes en el país. Si están marchando es porque algo no anda bien, el pueblo lo pide”, enfatizó.

Y continuó, en tono más serio, hablando primero en español y luego en inglés.

“Pido paz, pido amor, necesitamos paz. Nunca pensé que después de ser artista me iba a convertir en la voz del pueblo, necesitamos apoyo para la educación, para la salud. Estamos cansados de la violencia”, sentenció.

El dato

  • Nicky Jam besó el piso del escenario.
  • J Balvin tenía escrito ‘Amor y paz’ en la cabeza.
  • Tuvo cinco cambios de ropa.
  • Bad Bunny estuvo en el escenario para acompañarlo en siete temas.
  • Sus papás vivieron el concierto al pie del escenario.
  • Cantó diez veces Blanco, para “romper un récord mundial”.