Espectáculos

La Maldita Vecindad apoya a afectados por coronavirus en Juárez

La banda accedió a bajar su precio para apoyar y rescatar la realización del festival benéfico Sin Fronteras Fest

Excélsior

viernes, 10 abril 2020 | 12:01

Ciudad de México.- Pato, de Maldita Vecindad y los Hijos del 5to Patio, ya se vio tocando en Ciudad Juárez.

Otorgó una entrevista para Excélsior, vía telefónica desde su tercer piso en la Ciudad de México, para hablar del Sin Fronteras Fest, que se realizará en la localidad fronteriza el 1 de agosto en la Plaza de la Mexicanidad, con la misión de recaudar fondos para sectores afectados por el coronavirus.

"Híjole, ya me vi, ya estoy imaginando cómo va a ser, los rostros de la gente, los muchachos y yo vibrando en una ciudad que tanto nos ha dado, que tiene el flujo cultural de dos tierras, donde comenzó su carrera el pachuco de oro, Tin-Tan.

"Cada que íbamos a tocar a El Paso nos cruzábamos a comer a Juárez, a convivir con la gente, con los pachucos, ya después nos regresábamos para seguir la gira. Es un territorio mítico para la Maldita...”, hizo una pausa, “me estoy yendo mucho, pero con todo lo que vivimos ahorita, creo que ese momento será parte de nuestra revalorización como sociedad y seres humanos”, finalizó.

El guitarrista narró que toda su comunicación es vía WhatsApp. Hasta su precioso cocodrilo tiene varado, esperando no se oxide. Pero la salud está antes.

Muchos planes, muchas ganas de saltar, de terminar el material que grabaron para sus 30 años, pero, sobre todo: “Quiero ver a todos, abrazarnos. No sabes lo mucho que nos extrañamos. De repente nos dejamos de ver y es algo normal, ahora creo que nosotros también ya nos valoramos de otra manera”, dijo.

Sus palabras evocan una longevidad tremenda para Maldita Vecindad, nunca más otra separación.

Pato es cuestionado por la manera de apoyar al promotor Joaquín Jiménez, del Sin Frontera Fest, quien cobrará sólo 50 pesos la entrada al público para poder donar la mitad de la taquilla, el mismo empresario mencionó que es posible gracias a que las bandas otorgaron facilidades en cuanto a sus tarifas.

El guitarrista lo sostuvo y contextualizó muy bien la razón del por qué el género del rock saldrá adelante de una u otra manera de esta crisis que se vive y se avecina.

"Siempre hemos sido muy accesibles y eso nos ha permitido gran movilidad, pues las particularidades de cada localidad son distintas, y por otro lado el rock jamás ha sido considerado parte de la gran industria del espectáculo.

"Ha sobrevivido y se ha adaptado a las circunstancias de acuerdo con pasajes de la historia, por ejemplo, en un tiempo fue prohibido a causa de Avándaro y, aun así, los grupos se formaron y se mantuvieron de mil formas posibles, y hoy vivimos el resultado. Gran parte de la escena del rock mexicano nunca ha sido bien pagada, sólo muy pocos grupos”, dijo.

Dijo que las prioridades, antes que los lujos, es comer, sostener sus viviendas y a sus familias.

Sobre la salud de su amigo y cofundador de la banda, Sax, quien está delicado de salud desde principios de marzo, dijo que, a petición de él y su familia, sólo su esposa Jessica Franco puede dar información y que, una vez recuperado, él mismo compartirá al público su situación.

"Se está recuperando. Ahí va. Esperamos que pronto vuelva a estar con nosotros porque es parte fundamental del grupo. Ahí va para arriba. Tiene una enfermedad en orden natural que quiere mantener en reserva”, fue lo único que mencionó.

El venezolano Héctor Hernández, El Panita, es parte del ensamble de La Maldita Vecindad desde hace un tiempo y sería el encargado de tocar provisionalmente las secciones del Sax.

Rafael Zepeda, mánager de la banda, dijo que el concierto en el que colaboran Pato y Roco junto a la Sonora Santanera, La Vecindad Santanera, que tenían programado para finales de mayo en la Arena Ciudad de México, sería reprogramado para noviembre, tentativamente.

SOLIDARIOS CON TARIFAS

Joaquín Jiménez, promotor del Sin Fronteras Fest, que también reunirá a Mi Banda El Mexicano, Cuca, Reyno y Delux, entre otros, rescató el festival con ayuda de las bandas.

"Se les planteó la intención y les gustó la idea, por ahí hicieron unos buenos descuentos y vino un tema de solidaridad con los proveedores. No pasó ni un día cuando ya teníamos el nuevo monto, para poder hacer algo interesante”, dijo vía telefónica a Excélsior.

El promotor no entró en detalles de los precios, pero calculó que puede que no sea ni 70 o 50% del costo original de algunos grupos, mientras que otros tocarán gratis, como The Red Pears.

Buscará que la donación se use para comprar cubrebocas y medicamentos, y que también, los interesados puedan donar material en especie para la población y centros

de salud.

La causa ha provocado que bandas locales quieran sumarse, por lo que Jiménez buscará incentivos en la parte municipal y cultural para poder montar otro escenario para ellos.