Espectáculos

Las redes sociales: el nuevo tribunal de los famosos

Cada vez es más común la exigencia de sanciones cuando los artistas generan indignación

Especial
Especial
Especial

Mauricio Ángel/Reforma

martes, 25 mayo 2021 | 10:46

Ciudad de México Gina Carano se enteró de su despido de la serie The Mandalorian a través de las redes sociales, donde el hashtag #FireGinaCarano se volvió tendencia como castigo tras sus publicaciones.

Cuando la actriz comparó la situación política en Estados Unidos con la Alemania nazi en sus historias de Instagram, usuarios recordaron que también había divulgado información falsa de un fraude electoral y se había burlado de quienes se refieren a sí mismos con pronombres de género con los que se identifican.

Su caso no es extraordinario, pues cada vez es más común la exigencia en redes de sanciones cuando los artistas generan indignación por publicar opiniones controversiales o políticamente incorrectas.

"Al tribunal digital de las redes sociales no le gusta que se toquen ciertos temas si no es de la forma en que se deben de hablar. Se ha recrudecido la cantidad de linchamientos digitales y el crecimiento ya no es exponencial, sino cuántico.

"Antes había entre cuatro y seis eventos grandes al año, en cambio ahora estamos en microlinchamientos y cancelaciones constantes, todo subrayado por la pandemia", explicó en entrevista Ana María Olabuenaga, publicista y escritora del libro Linchamientos Digitales.

De acuerdo a la autora, el algoritmo de las redes da preferencia a los contenidos que generan mayor interacción y entre ellos se incluyen los que implican juicios de valor e indignación.

En la llamada "cultura de la cancelación", los usuarios convocan a dejar de apoyar artistas cuando consideran que han tenido actitudes reprobables o se revela que cometieron actos incorrectos y delitos.

Pero el boicot ya no queda en redes, pues las compañías, producciones, organizaciones y hasta compañeros, colaboradores y famosos también han optado por distanciarse del "juzgado digital".

Olabuenaga menciona como el ejemplo clave que Donald Trump enfrentó un juicio político por "incitación a la insurrección" por tuits, señalados de provocar el asalto al Capitolio el 6 de enero, pero afirma que cualquiera puede estar en la mira.

"Cada vez hay una mayor exigencia de la gente de que la pena y el castigo se lleven a cabo por un brazo ejecutor en nuestro mundo palpable y de carne. Como está creciendo y es más evidente los efectos que tiene la indignación, las instituciones reaccionan más rápido.

"Si las instituciones no ejecutan el veredicto que dictó el tribunal moral, les va a afectar a ellos. Si no corrían a la piloto que dijo que deberían tirar una bomba en el Zócalo en los festejos del 15 de septiembre de 2019, después iban a ir a la línea aérea", comparó la también maestra en comunicación.

Escudos antipolémica

Cuando un artista llega a una agencia de representación, le hacen saber que sus redes no son sólo para compartir ideas y pensamientos, son oportunidades laborales.

"El talento debe ver sus redes como un mercado alterno a su profesión. Hay marcas que los siguen, hay intercambios y tienen un público más allá del de su trabajo.

"Hay un área comercial, si los estamos manejando en línea para productos y marcas, entramos a decirles cuándo tienen que bajar una publicación porque le pegan al lugar donde queremos llegar", explicó Sergio Scarpett, director de Make It.

El tema se complica en épocas electorales, pues los partidos políticos se acercan a famosos para pedirles su apoyo y eso puede traerles polémicas y críticas ajenas a sus áreas.

Como asesor de 54 talentos, el histrión Mauricio Islas los guía basándose en su experiencia como figura pública.

"Como agencia tratamos de guiarlos cuando suben un tuit que no debieron por las consecuencias que pueden tener, como management les comentas que eso puede generar problemas con televisoras y pueden no volverlos a llamar.

"Pero si esa es su decisión y aceptan que no les importan, no podemos hacer nada al respecto", destacó el protagonista de la telenovela Cielo Rojo.

Ningún talento de esta agencia ha sido expulsado de proyectos por sus publicaciones, pero sí por delitos, como el caso de Eleazar Gómez.

El actor salió de la telenovela La Mexicana y el Güero tras su detención por golpear, morder y tratar de asfixiar a su pareja, Stephanie Valenzuela.

"Ahí tratas de acercarte a las partes como un portavoz, no puedes estar en favor de nadie cuando intervienen las leyes, pero debes saber hasta dónde puedes actuar. A veces es mejor retirarte de la jugada para no perjudicarlos a ellos y al demás talento", dijo Scarpett.

Islas, quien ha enfrentado escándalos mediáticos previo a las redes sociales, considera que, al final, lo que tienen que entender las estrellas es que su comportamiento debe ser cuidadoso siempre.