Espectáculos

Luis Y. Aragón, pintor por naturaleza

El artista, nacido en esta ciudad en 1939, realizó sus primeras pinturas en el municipio de Matachí

El Diario
El Diario
El Diario
El Diario
El Diario

Susuky Cortez Leo/El Diario

viernes, 06 diciembre 2019 | 20:55

Chihuahua siempre ha sido cuna de grandes artistas que han dedicado sus vidas a la búsqueda del arte y han puesto el nombre de Chihuahua en alto con su arte, tal es el caso del pintor y escultor chihuahuense Luis Y. Aragón, conocido principalmente por su trabajo en murales esculpidos, así como el diseño de Gawí Tónara Award.

El maestro, con la sencillez que lo caracteriza, nos recibió en su taller y platicó en entrevista exclusiva para El Diario de Chihuahua sobre su amplia trayectoria y sus próximos proyectos.

Relató cómo inició en el mundo del arte:

“Desde muy chavo me daba por dibujar, desde que estaba en la escuela, desde el cuarto año me daba por dibujar y me salían muy bonitos los dibujos y por hacer esculturitas. Ahí empezó todo. Yo creo que eso viene pues no sé si en la memoria genética, cuenta uno con disposición para cantar, bailar, pintar. Además mi madre siempre pintaba, solo que ella pintaba puras cosas religiosas y yo la veía. Tuve además maestros que siempre me apoyaron y me impulsaban mucho; así que desde niño lo traigo. No sé si sea don o defecto,. como quieran llamarle”, expresó.

Comenzó sus estudios en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado "La Esmeralda", en 1955. Estudió con Manuel Rodríguez Lozano, Raúl Anguiano, Pablo O'Higgins y Carlos Arnaldo Lang. Su carrera siguió y fue así que Aragón comenzó su carrera en 1959, con una exhibición individual llamada El repartidor de símbolos, en la galería Excélsior, patrocinada por Manuel Rodríguez Lozano.

“Para mí, empezar una carrera es cuando ya está uno conociendo los materiales, y creo que es cuando realmente empieza uno, porque cuando uno está demasiado chavo y no se tiene un concepto de qué es la pintura realmente, sino que solo obedeces a un impulso, pues para mí no se entra en la verdadera pintura y en el verdadero trabajo de arte, que es cuando ya se empieza a conocer la postura dentro de los otros pintores de cualquier época”, dijo.

Sus primeras pinturas

El pintor y escultor chihuahuense compartió cuáles fueron las primeras pinturas que realizó: “Cuando íbamos de vacaciones a Matachí, porque mi abuelo ahí tenía un rancho, y me daba por pintar tarahumaras, y me iba a la parte alta de la Sierra Tarahumara. Me gustaba mucho su ambiente. Además entraba en asuntos de historia, se mezclaban con leyendas, para mí la historia es básica la literatura, porque es la que te da las ideas, la que hace pensar, la que hace que algo sea llamativo. Primero con la literatura te metes a lo visual. Así me iba con mi cuadernito y mis lápices. Ahí a unos los dibujaba y otros me los imaginaba. En ese entonces vendí muchos cuadros que dibujé. Por ahí pasaban autoridades como candidatos y gobernadores, quienes me los compraban. Ahí fue también cuando empecé a tomar más en seio todo esto”, narró.

La mayoría de su trabajo más conocido es en los murales, que pueden ser encontrados en varias partes de México, especialmente en Chihuahua y en la CDMX, en donde también ha sido exhibido y en otros países de América y Europa. Su trabajo en los murales incluye técnicas variadas usando acrílico, óleo y otras, principalmente para alcanzar color y textura. Esto también incluye murales en blanco y negro.

Orgullo chihuahuense

Nacido en Chihuahua, Chihuahua, en el año de 1939, contó que dentro de su carrera existen muchos parteaguas: “El primero fue cuando se me ocurrió salir de Chihuahua, y como había leído mucho sobre el Valle de la Muerte se me ocurrió irme para allá y ahí tomé un trabajo en una fábrica de sosa cáustica, que estaban haciendo rieles para que los trenes atravesaran el desierto del Valle de la Muerte. Ahí me dio por pintar más, y ese fue otro de los parteaguas de mi carrera. Fue sin duda un estrujamiento. Y después llegue a Los Ángeles, California, y me fui a visitar las tabernas de Tijuana. En ese tiempo se estaba acabando la Segunda Guerra Mundial y ahí entraban muchos militares de Estados Unidos, y se me ocurrió dibujarlos a tinta china, que hablaban de las miserias humanas. Eso fue lo que más me impactó, sin que nadie me condicionara, e hice una serie de apuntes y dibujos que después los presenté en Bellas Artes. Gracias a uno de los dirigentes de una línea área que le gustaron mis dibujos y me invitó ir a ver, y ahí empezamos hacer exposiciones internacionales. Apenas iba yo saliendo de la juventud y me llevaron a diferentes partes de Bélgica, Francia, España, diferentes partes de Europa”.

Agrega que: “a lo mejor fue muy temprano y no lo valoricé bien porque me llevaban a exponer lo que ni yo sabía que era exponible. Entonces para mí no fue un gran esfuerzo el lograr exposiciones. Y lo mismo me pasó con Bellas Artes, me lo dieron casi sin yo pedirlo y ahí puse la primera exposición que se llamó “Y fui con los ángeles a un baño nocturno en aguas rituales”, y ahí continúe exponiendo”, dijo.

Su legado

Durante la amena entrevista con el artista chihuahuense, este refirió que dos de sus hijas también siguen su legado: “Mi hija Nayura ha llevado varias exposiciones  dentro de la República Mexicana y en España y otros lados, y otra hija mía que también pinta muy bien, pero que no quiere exponer ni quiere nada, pero siempre está haciendo pintura”.

A qué le saben todos sus años de trayectoria

El maestro Aragón expresó que “unos años me saben feos y otros muy buenos. No todos los años son iguales, hay años amargos, dulces, y otros que no son ni dulces ni amargos”.

Lo más satisfactorio

Con su peculiar forma de contestar, un poco sarcástica y con humor, comentó el maestro qué ha sido lo más satisfactorio que le ha dado su carrera: “Nada! (dijo sonriente). Todavía estoy esperando la satisfacción, lo que pasa es que la pintura no se hace por esperar satisfacción, se pinta y los pintores no sabemos por qué, se pinta como ofrenda a lo desconocido. Mientras menos entendamos de dónde venimos o a donde vamos es mejor”.

Y dijo que de las cosas que le faltan por hacer son: “Andar en globo. Nunca me he subido a un globo, ni me he subido en una nave extraterrestre. Eso me falta por hacer”

A las nuevas generaciones les aconseja:

“Preocúpense más por lo espiritual que por lo material. Andan dándose en la madre por vender más droga, por matar más gente o tener un territorio. Siempre ha sido la lucha eterna por los territorios, pero con cualquier motivo la gente se pelea por un pedazo de tierra para gobernarlo, y la cultura se va por otro camino que tampoco sabemos a dónde llegue, pero mientras te divierte”.

Además, con su particular estilo, el artista chihuahuense dio su opinión sobre lo que el presidente de la Republica comentó en una de sus conferencias mañaneras, en la cual dijo que para erradicar la violencia y corrupción lo mejor es la cultura:

“Si, aunque él no entienda lo que es cultura, pero es cierto, pero él no tiene idea lo que es cultura, cada persona tiene un idea diferente”.

Su próxima exposición

“Estoy preparando mi próxima exposición para Casa Redonda para el año que entra. Para esta muestra estoy pintando puras madonas como yo me las imagino, y lo que importa en este tipo de pinturas son las texturas, es el nuevo concepto de color, porque creo que uno como pintor tiene que proponer e inventar algo que se salga uno fuera de los otros pintores. Yo considero que este tipo de tratamiento donde, se da un color más mesurado, donde se trata de vencer el color pero al mismo tiempo hacer resaltar otro, para que otras partes del cuadro resalten las texturas y que creen otros efectos”, aseveró.

La muestra estará conformada por 40 cuadros, la cual comentó es una exposición que son madonas que le vienen en sueños. Esta exhibición se tiene contemplado que se lleve a cabo en los meses de febrero o marzo del 2020.

Proyectos

Adelantó también que se encuentra trabajando en un nuevo libro, el cual ya inició a escribir desde hace tiempo, y además dijo que se encuentra organizando junto con su familia, todos sus descendientes, el llevar a cabo una fundación que le dará impulso al arte y a su legado.

Sus murales

El primero fue en 1959 para el Centro Deportivo de Polanco en la Ciudad de México. En 1961 fue elegido para crear el mural “La barca de la vida” para la Ciudad de México. En 1971 fue elegido para crear una estatua monumental llamada “Escultura al educador latinoamericano.” El trabajo pesa 110 toneladas y está en Toluca. Creó otro mural para la Plaza de los Jaguares en la misma ciudad en 1972. En 1975 creó varios murales esculpidos para el Estado de México, incluyendo "Los Tlacuilos", una escultura/mural de 600m2 que pesaba mil toneladas, en el centro de Naucalpan.

En 1980 creó el mural Da Mishy para la construcción del Centro Ceremonial Otomí, que representa un número de leyendas de esta gente. Inaugurada en 1988, Visión del Mictlán es un mural de arenisca de 300m2, localizado en la estación Barranca del Muerto en el Metro de la Ciudad de México.

Otros murales notables incluyen “Los Orígenes de Irapuato” y “El Caracol de Corte Transversal” en Guanajuato, así como “Los Diálogos del Sol y la Luna” y “La Música de los Números”, en la Universidad Autónoma de Chihuahua.

Otras esculturas incluyen “Madre agua” (1962) para el Saddleback Center en California, pero su mejor escultura es su diseño de “Gawí Tónara”, el cual fue premiado durante el Festival Internacional de Chihuahua. La estatua de bronce es el premio más alto para la cultura y las artes que fue recibido por Lucha Villa, Elsa Aguirre, Víctor Hugo Rascón Banda y Erasmo Palma.

Sus exposiciones

Desde 1959, Aragón tuvo sus exhibiciones individuales y colectivas en América y Europa, en países como México, su país natal (incluyendo el Polyforum Cultural Siqueiros y el Palacio de Bellas Artes), Estados Unidos, España, Colombia, Francia e Italia. En 1960 participó en una exhibición colectiva llamada “Nueva pintura mexicana”, que estuvo en Beirut, Bruselas y París. En 1962 participó en la primera escultura biennial en el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura. Fue invitado a exhibir su trabajo en Bruselas en 1965, viajando por Bélgica, Francia, España y el norte de África. En Bruselas creó una serie de dibujos basados en su experiencia en África. En 1976 la exhibió en la Pronaf en Ciudad Juárez.

Participó en el Salón Nacional de Pintura patrocinado por el INBA y el Salón de la Plástica Mexicana en 1996, del cual es miembro. Otras exhibiciones incluyen algunas hechas en Ciudad Juárez, el Festival Internacional de Chihuahua y el Encuentro Binacional de Artes Visuales Luis Y. Aragón.

Sus premios

Los premios de Aragón por su trabajo incluyen la medalla de Tlacuilo en 2002, por el Instituto Nacional de Bellas Artes y la Conaculta y Víctor Hugo Rascón Banda, Medalla del estado de Chihuahua en 2009.

Recibió el premio que él mismo diseño, el Gawí Tónara, en 2010 y una placa de bronce en honor a él fue puesta en state’s Rotunda of Illustrious Men.

Libros

Sus libros

En 2004 un libro sobre su trabajo llamado “Escultomurales y mundos oníricos de Luis Y. Aragón” fue publicado. Un evento anual llamado el “Encuentro Binancial de Artes Visuales Luis Y. Aragón” fue nombrado después de él. Patrocinado por el Instituto Chihuahuense de la Cultura, Conaculta y el Fondo Regional para la Cultura y las Artes del Noreste.

Ilustró un libro de poemas llamado Pubis al cielo, de Ramón Gerónimo Olvera Néder, aunque es mejor conocido por su trabajo en la escultura, especialmente los murales de esculturas y pinturas.