Espectáculos

Mantiene Natalia Lafourcade los pies en la tierra

La mexicana suma dos Grammy y 13 Latin Grammy

Fernanda Palacios / Reforma

sábado, 20 marzo 2021 | 08:33

Ciudad de México.- Con dos Grammy y 13 Latin Grammy en la bolsa, cosechados en poco más de 20 años de trayectoria, Natalia Lafourcade es reconocida tanto en México como en el mundo.

Podría pensarse que la veracruzana tiene claro su camino en la música, sin embargo, admite que saber encontrar su cauce y mantenerse fiel a su propuesta ha sido una labor que sigue explorando día con día.

"Es una de las cosas más difíciles de incorporar. Nunca se vuelve fácil porque mientras más avanzas y subes, la exigencia de afuera, pero, sobre todo, la de uno mismo, crece.

"En mi caso soy muy exigente, a veces dolorosamente perfeccionista, entonces no es fácil poderte mantener fiel a ti, a lo que quieres ser, caminar hacia donde quieres ir y forjar tu propio camino. Es un trabajo de todos los días, todo el tiempo", compartió, en entrevista exclusiva.

Para ello, la intérprete de "Hasta la Raíz" ha sabido rodearse de gente que, como su pareja, padres y amigos, la ayudan a mantener los pies en la tierra, a conectar con quién es y, principalmente, a no tomarse nada tan en serio.

"Mis padres y mi compañero son, definitivamente, figuras y pilares muy importantes, somos la mesa de cuatro y ellos me ayudan mucho a bajar y a reencontrarme. Mi compañero, que es un hermoso ser, mi maestro, es quien siempre me baja; yo estoy acelerada y él me pone en el piso, me reconecta, y gozo mucho de poder pasar tiempo con ellos.

"Y también ciertas amistades que tengo, amigos y amigas que son como maestros, estar con ellos y verlos crecer y desarrollarse me da mucha fuerza y me recuerdan sobre la sencillez y a no darle tanta importancia a todo", dijo la artista, de 37 años.

Lista para lo siguiente

Para cerrar el capítulo de Un Canto por México, vol. 1, que acaba de hacerla acreedora al Grammy por el Mejor Álbum de Música Regional Mexicana, sabe que deberá tomar tiempo para replantearse objetivos.

"Me ha encantado (entrar al género regional) y la verdad es que lo disfruto muchísimo y me siento muy feliz en este espacio, pero no sé bien musicalmente cómo voy a agarrar el camino que sigue.

"Lo que sí sé es que cada vez se acerca más mi momento de cerrar este ciclo. En mayo vamos a liberar el segundo volumen del disco y pretendo entregar este proyecto al cien, terminarlo y darme un tiempito a ver qué viene, volver un poco a mí, a meterme al estudio a componer y a buscar mi música y mi voz".

Eso sí, asegura que antes de decir adiós quedará pendiente la inauguración del Centro de Documentación del Son Jarocho, causa que guió desde un inicio y que espera terminar también para mayo, y con ella, el fandango que planea como celebración a un trabajo en el que si algo permeó fue el sentido de comunidad.

"Me da mucho orgullo saber que este disco se ha hecho en comunidad con un gran grupo de personas, tanto dentro del álbum como para quienes lo hicimos; (esta unidad) es algo que admiro mucho del son jarocho y de los fandangos, y que de pronto poco a poco se fue tejiendo esta historia, que tal cual es un canto por México y de México para el mundo.

"Y cuando veo el momento que atravesamos como mundo, pienso mucho en lo importante que es que nosotros logremos entrar en esa frecuencia mental y realmente tomarnos las manos, entendiendo que todos estamos hechos de lo mismo y que es tiempo de repararnos como humanidad, y me da mucho gusto saber que este es un proyecto que aporta un granito de arena a esta visión".