Espectáculos

Me urge hacer el papel de una abuela aspiracional: Margarita Gralia

La actriz asegura que la tercera edad es tan disfrutable como los veintes o los cuarentas

Agencias

Agencias

miércoles, 28 agosto 2019 | 09:16

Ciudad de México.- A diferencia de algunas actrices que no aceptan el paso del tiempo y exigen papeles de la dama joven, Margarita Gralia urge a los productores la consideren para un personaje de abuela, siempre y cuando sea aspiracional.

Fue en 1997 cuando a través de la telenovela Mirada de mujer la artista interpretó a "Paulina”, una mujer liberal y de mentalidad abierta que incita a su mejor amiga “María Inés” a volverse a enamorar tras sufrir el engaño de su esposo.

En 2005 hizo a la empoderada “Paz Achaval-Urien”, dueña de una importante cervecera, para el melodrama Amor en custodia, y en la obra Tengamos el sexo en paz (1999) por primera vez habló sin tapujos sobre la sexualidad, el aborto y la virginidad.

"Con ese currículum y otros títulos jamás podría hacer a la abuela abnegada. Necesito que me hablen para ser la abuela fuerte, valiente y que saca las garras por ella y por su familia. Como ese papel no llega, yo sigo pasando la vida en San Miguel de Allende, ya no trabajo por trabajar”, platicó a Notimex en entrevista.

El personaje que le ofrezcan, además, debe ser una participación especial en serie o telenovela, pues Gralia, de 64 años, no desea pasar tanto tiempo al interior de un foro.

"Quiero a una mujer rica, que tenga carnita para ser interpretada, que tenga matices, que me atrape y atrape al público. Si mi línea ha sido la de una mujer aspiracional, no puedo cambiarla y menos si imparto conferencias sobre autoestima.

"Me parece ridículo que mis compañeras no quieran hacer a la madre o a la abuela. Hay que entender que los tiempos han cambiado, que uno se hace grande y que llegas a una edad en la que puedes hacer a otros personajes. No es un tema que me cree conflicto en lo más mínimo”, aseguró.

Si se trata de actuar, subrayó, “prefiero aquel papel sin limitantes, que me rete y me acomode, eso de estar fingiendo no se me da. La tercera edad es tan disfrutable como los veintes o los cuarentas”.