Espectáculos

Pandemia vuelve a opacar temporada de premios de Hollywood

El público sigue reacio a volver a los cines

The New York Times

The New York Times

domingo, 09 enero 2022 | 14:46

Nueva York.- Steven Spielberg dirigiendo un musical lleno de bailes por las calles de Nueva York. Lady Gaga canalizando sus raíces italianas. Will Smith vuelve a la pantalla grande. Se suponía que la temporada de premios de este año celebraría el regreso de Hollywood a la ostentación y el glamour. No más cubrebocas, no más premios socialmente distanciados o discursos de aceptación de Zoom, no más películas gratificantes que muy pocas personas habían visto.

Ahora, entre el pico de Ómicron y la decisión de NBC de no televisar los Globos de Oro este domingo debido a los problemas éticos que rodean al grupo que entrega los premios, la primera semana del calendario tradicionalmente frenético y llena de publicidad de Hollywood se ha reducido a un susurro. Los premios AFI fueron aplazados. Los Critics Choice Awards, programados para ser televisados este domingo por la noche con la esperanza de llenar el vacío dejado por la ausencia de los Globos, fueron pospuestos. El Festival de Cine de Palm Springs, una parada anual a lo largo de la campaña de premios, fue cancelado. Y la mayoría de esos premios favoritos impulsados por estrellas fueron bombardeados en la taquilla.

Los Premios de la Academia siguen programados para el 27 de marzo, con nominaciones para el 8 de febrero, pero no ha habido indicios de cómo será el evento. (La organización ya pospuso sus premios Governors Awards anuales, que durante los últimos 11 años han otorgado premios Oscar honoríficos durante una ceremonia no televisada). ¿Habrá un anfitrión? ¿Qué tal una multitud? Quizás lo más importante, ¿alguien lo verá? La Academia contrató a un productor de la película "Girls Trip" en octubre para supervisar el programa, pero no ha dado ningún detalle adicional y se negó a comentar para este artículo.

De repente, 2022 se ve inquietantemente similar a 2021. Hollywood está perdiendo nuevamente en gran medida su temporada anual de autocomplacencia superficial, pero también está viendo la mejor forma de publicidad del negocio del cine socavada en un año en que las películas lo necesitan desesperadamente. Y eso podría tener efectos de gran alcance en los tipos de películas que se hacen.