Espectáculos

Pone Beristain toque mexicano a fotografía de 'Black Widow'

El mexicano Gabriel Beristain agradece haber tenido control total de la fotografía de 'Black Widow', tras corregir varios filmes de Marvel

Reforma

Mario Abner Colina/Reforma

miércoles, 07 julio 2021 | 09:01

Ciudad de México.- Cuando las cosas se ponen difíciles, los estudios Marvel acuden al mexicano Gabriel Beristain. 

El cinefotógrafo, quien ama las gafas oscuras, admite sentirse una especie de agente secreto de las viñetas. Su nombre, si fuera personaje de cómics, sería "The Cleaner (El Limpiador)", bromea.

 Desde Iron Man (2008), Beristain se ha hecho cargo de la imagen de "reshoots", o fotografía adicional, en varios proyectos cuando la compañía no está satisfecha con los primeros cortes de los directores.

 "A Tony Stark había que darle humanidad más allá de la armadura, y eso hicimos", recuerda Beristain de aquel primer bloque del imperio Marvel.

 Con el paso de los años, se volvió de toda la confianza del estudio. Hizo lo mismo con secuelas de Iron Man, Thor: El Mundo Secreto, Los Vengadores, Guardianes de la Galaxia...

 Había, sin embargo, un impedimento para estar al frente: los directores contratados solían traer consigo a sus fotógrafos fetiche. El estudio no podía imponer al capitalino.

Pero Black Widow era su destino. Luego de que Rob Hardy (Ex Machina) abandonara el filme protagonizado por Scarlett Johansson, entró al quite y se quedó con el crédito principal.

"No fui la primera opción que Cate Shortland (la directora) tenía. Pero hicimos un gran trabajo. Yo creé el look de la película completamente.

 "Si algo tiene Black Widow es que su estilo visual es completamente diferente. Hay extravaganza y espectáculo, pero hay mucho realismo y drama, poco vistos en Marvel".

 La historia invita a conocer los orígenes trágicos de la superespía rusa Natasha Romanoff, así como verla reencontrarse con su "familia". Según Beristain, destaca su mensaje de empoderamiento femenino.

"La liberación de las mujeres en este mundo es que encuentren su propio lenguaje. En la película se muestran con fuerza, entereza, valor, coraje e inteligencia, sin perder su condición de humanas y sensibles a su realidad".

Scarlett, una de las mayores estrellas femeninas del cine, presenta otra cara aquí, literalmente, refiere Beristain. Se sacudió la vanidad y le pidió al mexicano no cuidarla. La belleza de esos tiempos se muestra imperfecta. 

"Me decía: 'No me cuides, Gaby. No hay necesidad de cuidarme, quiero ser como soy. Si se me salen las ojeras, ni modo'".

 Respecto a la acción, Beristain (Blade 2, SWAT) propuso que ésta evolucionara junto con el personaje y el drama. A veces, rememora, había que filmar cámara en mano las peleas, de manera cruda.

"Pero también contamos la historia estéticamente, como ballet. Hice un trabajo con tres cámaras para que las coreografías se dieran".

Una carrera atípica

 Nacido hace 66 años, Beristain es un viejo lobo de mar con casi cuatro décadas en la industria cinematográfica. Si su nombre no es tan conocido es por el camino solitario y atípico que tomó para su carrera.

 "Yo me fui a Europa primero, antes que a Estados Unidos. Me hice en Inglaterra. Hice ahí cosas muy interesantes. Y siempre he estado presente, lo que pasa es que no tengo equipo.

 "A Hollywood no vine como nuestros paisanos, que llegaron juntos: (Alfonso) Cuarón con 'Chivo' (Lubezki), (Alejandro G.) Iñárritu con Rodrigo Prieto, y Guillermo del Toro con Memo Navarro".

Llamó la atención de la crítica con Caravaggio (1986), biofilme del legendario pintor, hecha con un presupuesto minúsculo. Pensar en ella, después de haber filmado Black Widow, con un presupuesto de 200 millones de dólares, le divierte.

 "Nunca me he negado a la evolución técnica".