Espectáculos

Programas de comedia de EU dejan las bromas para hablar de racismo

El lunes por la noche, los anfitriones abordaron temas como las protestas y la brutalidad policial

The New York Times

martes, 02 junio 2020 | 10:41

En "The Tonight Show", Fallon comenzó abordando el clip recientemente descubierto de un episodio de 2000 de "Saturday Night Live", en el que usaba la cara pintada de negro para interpretar a Chris Rock. Dijo que lo sentía, avergonzado y "horrorizado".

“Amo a esta persona. Respeto a este tipo más que a la mayoría de los humanos. No soy racista. No me siento así", dijo Fallon en su monólogo. “Y, en cambio, lo que me seguían aconsejando era permanecer callado y no decir nada. Y ese es el consejo porque todos tenemos miedo".

Fallon dijo que inicialmente tomó ese consejo, pero finalmente decidió que "el silencio es el mayor crimen que los hombres blancos como yo y el resto de nosotros estamos cometiendo".

En "The Late Show", Stephen Colbert ofreció sus propios pensamientos y les dijo a sus televidentes que, si el presidente Trump no iba a resolver el racismo estadounidense, ellos deberían hacerlo.

“Estados Unidos ahora es oficialmente B.Y.O.P.: Be Your Own President (sé tu propio presidente)", terminó Colbert en su monólogo.

James Corden eliminó su habitual segmento "Tres cosas para alegrarte", reemplazándolo con una súplica a los espectadores no solo para tratar de comprender la ira de los manifestantes, sino para sentirla.

“Estas protestas tienen que resultar en un cambio. Porque cuando los atletas se arrodillaron pacíficamente en un partido de fútbol, el vicepresidente se levantó y se salió del estadio. Ahora un policía se arrodilla sobre el cuello de un hombre y nuestro presidente se esconde en un búnker", dijo Corden.

Van Jones habló con Conan O'Brien sobre las consecuencias del asesinato de Floyd y sobre los cambios de política que podrían combatir el racismo sistémico.

La alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, aparecerá el martes en el "Late Night with Seth Meyers".

“Deja de decir que el problema son solo unas pocas manzanas podridas. No es un problema de manzanas, es un problema de huerto”, dijo Meyers.